Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Aaron Sánchez

El 2018

El próximo 1 de julio estamos llamados a dar un ejemplo al mundo de comportamiento cívico y madurez política.

Publicado

el

Ningún humano es ilegal…

El próximo año los mexicanos debemos tomar una decisión que tiene el potencial de cambiar el rumbo de nuestro país, y no puede pasarnos desapercibido que el ambiente político comenzará a dar señales de tensión provocando que se calienten los ánimos entre los seguidores de todos los candidatos.

El próximo 1 de julio estamos llamados a dar un ejemplo al mundo de comportamiento cívico y madurez política, pero no hablo sólo de los candidatos y de los principales actores de la vida pública; también los ciudadanos habremos de dar esta lección.

Por esta razón, no debemos olvidar que más allá de elegir a un nuevo Presidente, al ir a las urnas, nuestro voto será para reafirmar o modificar una parte de nuestra identidad como nación.

Esto se vuelve relevante, pues las elecciones pintan para estar llenas de ataques e incluso juego sucio, principalmente, en la arena digital de las redes sociales. donde la batalla no será por posicionar una ideología o hacer que los electores recuerden una propuesta, ese campo de batalla será usado exclusivamente para ensuciar al rival.

También veremos qué tan fuertes son nuestras instituciones para contrarrestar la manipulación de la información, ya que, como desde hace mucho tiempo no sucedía, estaremos expuestos a falsas noticias, difamaciones, ataques y verdades a medias entregadas deliberadamente.

Las campañas se desarrollarán a la par de una difícil negociación del TLCAN, habrá también elecciones intermedias en Estados Unidos y el mundo se encuentra lleno de incertidumbre y cambios.

Sí, estos puntos son relevantes, pero también, la inseguridad y la violencia nos dan poca estabilidad hacia adentro. La falta de Estado de Derecho y la irritación social son factores suficientes para abonar a la duda sobre si podremos procesar de manera correcta y pacífica estas elecciones.

Sin embargo, lo que no debemos olvidar es que sin importar quien resulte ganador del proceso, éste tendrá que lidiar con los retos y desafíos que ya están tocando a la puerta.

Nuestro trabajo como ciudadanos responsables que toman el control de su futuro es estar atentos a las propuestas, a los discursos, e incluso a los ataques para saber diferenciar quién será la mejor opción para llevar las riendas de México.

Lo más trascendental para 2018 es que aceptemos la primera y más importante regla de la democracia, y ésta es que la mayoría manda.

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad