domingo , septiembre 22 2019
Home / Aaron Sánchez / Tuvieron madre

Tuvieron madre

Enero tuvo muchas sacudidas políticas que hicieron del arranque de la administración de López Obrador una de las más intensas en varios sexenios

Ningún humano es ilegal…

El mes de enero tuvo muchas sacudidas políticas que hicieron del arranque de la administración del Presidente López Obrador una de las más intensas en varios sexenios.

Definitivamente la tragedia de la explosión de un ducto de gasolina atrajo todos los reflectores noticiosos y la atención de la sociedad y gobierno en general.

Lamentablemente, como sucede desde hace ya varios años, la sociedad mexicana y su gobierno se han visto incapaces de procesar más de un tema a la vez.

Ya nadie en el gobierno de López Obrador pone el dedo en la herida de los 43 normalistas desaparecidos o de la muerte de los niños en la guardería ABC en Sonora y de los derechos de las mujeres, tema que le sirvió de bandera tantas veces, parece no merecer una sola mención.

No importa que, en redes sociales y noticieros importantes, en días recientes explotara de manera transcendental una campaña de protección a favor de las mujeres en la Ciudad de México y área metropolitana después de conocerse otra forma en la que estas son atacadas en espacios públicos como el metro de la Ciudad de México.

Parece también no resultar relevante para el gobierno de Andrés Manuel que, en México, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), siete mujeres son asesinadas cada día.

Tampoco parece interesarse, ni el gobierno local, que seis de cada 10 agresiones contra mujeres en la vía pública son de índole sexual o que dos de cada tres mujeres mexicanas han experimentado algún tipo de violencia.

Sí, estos datos pintan de cuerpo completo a la sociedad mexicana que por tradición ha siempre sido muy violenta contra las mujeres.

Sin embargo, esto no es justificación para el gobierno de Andrés Manuel se haga a un lado y deje que la sociedad se organice para defender a las mujeres, pues, ya quedó claro, que ni el gobierno federal ni local piensan hacer nada para aplicar las leyes que debían protegerlas.

De otro modo, no se explica por qué este no es un tema prioritario en sus agendas más cuando 56% de las entidades del país cuentan con alerta de violencia de género.

Tal vez, al gobierno no le interese entrar en este tema porque no puede justificar su absoluta incompetencia argumentando que son los errores y corrupción del pasado los que no los dejan trabajar.

Sería bueno que los promotores de la 4ª Transformación pusieran nombre y rostro a las ciento de mujeres quienes año con año sufren un ataque de cualquier índole y son humilladas por una autoridad que debía cuidarlas.

Pero, cómo podrían hacer esto, si bien la respuesta es que se necesita un cambio integral en la sociedad mexicana, a los integrantes de este gobierno les puede servir pensar que cada una de esas mujeres puedo ser su hija, su hermana o esposa y así, demostrar que alguna vez, cuando menos una vez, tuvieron madre.

 

Te recomendamos leer

Ningún humano es ilegal…

De política en nuestro tiempo…

Hemos sido testigos de una evolución en el país que resultó para algunos afortunadamente trágica y para otros lamentablemente conveniente.