Análisis 02 Octubre, 2017. • Marco Antonio Mares
jueves , octubre 19 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 02 Octubre, 2017.

Análisis 02 Octubre, 2017.

Amenaza de 300,000 mdp El Plan Fiscal de Donald Trump incluye una reducción del ISR corporativo al 20% y, en caso de que México no ajuste su tasa impositiva para las empresas, los grandes contrib...

Amenaza de 300,000 mdp

El Plan Fiscal de Donald Trump incluye una reducción del ISR corporativo al 20% y, en caso de que México no ajuste su tasa impositiva para las empresas, los grandes contribuyentes podrían optar por abrir oficinas en EU y pagar bajo sus leyes, lo que significaría que el gobierno de México dejaría de percibir alrededor de 300,000 mdp por concepto de ISR empresarial. Dicha cantidad es tres veces lo que se recauda con la reforma fiscal y dos veces si se grava con IVA medicinas y alimentos, por lo que sería un duro golpe.

La reforma fiscal Trump

La semana pasada Donald Trump presentó su reforma fiscal, que consiste en reducir el ISR empresarial a 20% —la tasa de ISR para personas que ganan más de 250,000 dólares anuales—, facilitar el pago de impuestos bajando deducciones, y hacer mucho más amigables los formatos y cálculo del pago de impuestos en EU. De momento, incluso al interior del Partido Republicano hay dudas, ya que muchos están en contra del déficit presupuestal. Es decir, su gobierno gasta más de lo que obtiene por impuestos, y recortarlos sólo incrementaría el déficit y EU tendría que recurrir a la emisión de más deuda para financiarlo.

El gobierno de Trump no ha explicado cómo piensa obtener los recursos que se recortarían si se acepta el plan fiscal, pero suponen que conforme los empresarios tengan más dinero en su poder, invertirán en mayor medida y esas inversiones harán que su economía crezca más y aumente la recaudación por encima de los recortes. Lo cierto es que empresas como Apple, Microsoft y otras de alta tecnología, que se verían ampliamente beneficiadas, tienen cuentas de banco que superan los 100,000 mdd y para invertir prefieren pedir prestado en lugar de usar su dinero, por lo que recortarle los impuestos a las grandes empresas no significa que exista más inversión.

Quienes apoyan el recorte señalan que las grandes empresas estadounidenses tienen subsidiarias en Europa, principalmente Irlanda, cuyo ISR es mucho menor y, por ende, un mayor ISR hace que las grandes empresas de EU mantengan su dinero fuera del país, que
sería el segundo gran objetivo de Donald Trump: lograr una repatriación exitosa de capitales que genere mayor inversión, lo que tampoco es seguro, pero es el objetivo de un Gabinete de gobierno que se estima podría salir beneficiado de forma personal en 340 mdd anuales de ahorro en el pago de impuestos con estas medidas, ya que se trata en su mayoría de hombres ricos de negocios, incluido el Presidente con sus múltiples empresas. Será en octubre cuando se discuta el plan de reforma fiscal, que tiene mejores probabilidades de ser aprobado que el plan de salud en contra del Obamacare, y que sería la bandera de los republicanos para buscar las elecciones del Congreso, a celebrarse en noviembre del 2018, por lo que necesitan demostrarle a sus votantes que sí son una mayoría unida en el Congreso, aunque hasta el momento no ha logrado una sola victoria legislativa..

Cifras de México

En Tendencias investigamos cuál es la situación del ISR empresarial y qué tipo de contribuyente es quien más aporta. Obtuvimos documentos de trabajo, tanto del SAT como de la SHCP, y encontramos que, de manera muy preocupante, el ISR empresarial representa el 56.54% de los ingresos tributarios totales de México, es decir que la suma del IVA y del IEPS no alcanzan a sumar el ISR. De ese gran total, que para junio del 2017 fue de 832,841 mdp, 453,494 corresponde al ISR tributado por las empresas, mientras que el resto son retenciones de sueldos y salarios o ISR tributado por personas físicas con actividad empresarial.

Tanto el SAT como la SHCP estiman que para el 2017 la tributación del ISR ronde 1.7 billones de pesos y, en consecuencia, alrededor de 900,000 mdp correspondería al ISR empresarial. Para pagar impuestos en EU se requiere de una estrategia fiscal que no todas las empresas pequeñas pueden llevar a cabo. Por eso seguimos buscando y encontramos que 69% del total del ISR empresarial recaudado en México lo aportan las empresas que facturan más de 500 mdp de ingresos al año, los llamados “grandes contribuyentes”, quienes sí tienen los incentivos y el capital suficiente para llevar a cabo estrategias fiscales “agresivas”, como las llaman los despachos contables, las cuales consisten en abrir oficinas en EU, crear una empresa (matriz) que compre a la empresa mexicana (subsidiaria) y declarar bajo las leyes de EU, manteniendo intacta la operación en México. Siguiendo con la ruta del dinero, podemos decir que México espera ingresos por ISR de 1.7 billones en el 2017 y 2018. De ese gran total, alrededor de 900,000 millones y 1 billón corresponde  al ISR empresarial y cerca de 700,000 mdp lo aportan los grandes contribuyentes.

Siendo conservadores y suponiendo que de los grandes contribuyentes, sólo la mitad lleve a cabo una estrategia fiscal agresiva totalmente legal dentro del marco de las leyes mexicanas y estadounidenses, y decidan tributar de acuerdo a las leyes de EU, la Hacienda mexicana podría resentir en un par de años una merma en sus ingresos de 200,000 a 400,000 mdp, ya que las empresas que tributen en EU —ahorrándose alrededor de 100,000 a 200,000 millones— dejarán de entregar esos recursos al gobierno mexicano.

A futuro

Si la reforma fiscal de Trump pasa en EU en octubre—lo cual es muy probable que suceda, porque el Obamacare se quedó a dos votos y esta reforma tiene más posibilidades de concretarse en año preelectoral—, México ya no tendrá tiempo de hacer cambios a
sus estimados de recaudación en el 2018 y la SHCP deberá hablar con los grandes contribuyentes para que no lleven a cabo estrategias fiscales agresivas, aunque muchas lo harán, ya que está en su interés propio hacerlo. Para el 2019 México deberá anunciar algún programa que de forma gradual baje el ISR empresarial, tal vez en un periodo de 5 años, de 30 a 20%, con una reducción de 2% cada año, si no quiere perder una gran cantidad de esos ingresos.

Para la FED, el Banco Central de EU, será un dolor de cabeza adicional, ya que si bien algunas grandes empresas tienen mucho dinero acumulado en sus cuentas, para otrasla reducción del ISR sí será una bocanada de aire que les permitirá mayores gastos, mientras que para las personas físicas, el pagar menos ISR podría significar en rangos altos mayor ahorro, pero también algo de gasto adicional. En suma, estamos hablando de más dinero en la economía, mayor crecimiento esperado de corto plazo, pero al mismo tiempo, mayor inflación, por lo que la FED deberá subir su tasa de referencia. En cuanto a la relación del dólar con el resto de las monedas, habrá un fortalecimiento frente al euro, al peso mexicano e incluso un menor precio estimado del oro, ya que se esperaría la reacción de la FED subiendo su tasa de referencia

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *