Análisis 03 Julio, 2017. • Marco Antonio Mares
lunes , octubre 23 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 03 Julio, 2017.

Análisis 03 Julio, 2017.

UN ENTORNO DIFÍCIL PARA ELEVAR EL CRECIMIENTO Tras once reformas estructurales aprobadas, dentro de las cuales se han realizado ajustes importantes a las políticas públicas, la economía mexicana...

UN ENTORNO DIFÍCIL PARA ELEVAR EL CRECIMIENTO

Tras once reformas estructurales aprobadas, dentro de las cuales se han realizado ajustes importantes a las políticas públicas, la economía mexicana aún permanece en niveles de crecimiento y bienestar muy por debajo de lo que se requiere para sustentar un futuro estable y favorecedor para los hogares

Al inicio del sexenio se anticipaba un ritmo de crecimiento de aproximadamente 5% como resultado de los beneficios de las reformas estructurales, incluso se esperaba que la economía pudiese tener un crecimiento promedio de 3.0% aún sin los efectos de dichas reformas. Las cifras más recientes indican que el comportamiento de la actividad económica muestra avances inferiores a ambas expectativas, e incluso los pronósticos de los especialistas del sector privado no anticipan que mejoren al menos en los próximos diez años, si consideramos que su pronóstico promedio para ese periodo es de 2.75%, según los resultados de la Encuesta de Banco de México realizada durante mayo.

Asimismo, el gasto público creció significativamente contribuyendo para que el nivele de la deuda total del país superara el 50% del PIB, lo que significó un aumento de 12.5 puntos del producto entre 2012 y 2016. Si bien es cierto que a partir de este año se aprecian acciones más decididas para reducir su peso, es evidente que no será posible revertir todo el aumento previo.

Una de las cuestiones más preocupantes, es el fuerte aumento del gasto público que si bien en el presente año comienza a mostrar señales de una disminución en lo que corresponde a gasto programable, es importante decir que buena parte de ello sigue respondiendo a la reducción del gasto en inversión física, aunque el gasto corriente ya muestra indicios de ajustes más pronunciados. Sin embargo, el trabajo en materia de eficiencia de los recursos aún no refleja buenos resultados. De hecho, los niveles de pobreza y desigualdad siguen elevados y el ritmo de crecimiento de la economía no ha visto un beneficio claro del considerable aumento del gasto público. Utilizando las cifras de cuentas nacionales, el gasto público (consumo más inversión) reporta una incidencia negativa al crecimiento desde el 2015.

Asimismo, el aumento de los precios al consumidor tras el impacto de la fuerte depreciación del tipo de cambio en la primera parte del año y de los ajustes en precios públicos, propiciaron que en la primera quincena de junio la inflación se ubicara en 6.30%, su nivel más alto en los últimos ocho años, lo que seguramente incidirá negativamente en el nivel adquisitivo de los hogares. Lo preocupante es que esta dinámica se mantenga por más tiempo de lo esperado dado que probablemente todavía no se recienta en su totalidad el efecto del tipo de cambio sobre los precios al consumidor, lo que podría elevar las expectativas inflacionarias.

Existen opiniones de que el impacto sobre la capacidad de compra de las familias no será tan drástico dada la evolución que han mantenido los indicadores de consumo. No obstante, los datos recientes ya comienzan a reflejar signos de debilitamiento. Buena parte de la dinámica que mantiene el consumo se atribuye al aumento del empleo formal y del salario real cuando, por una parte, la formalización no significa en su totalidad nuevos puestos de trabajo, y por otra, los efectos sobre el salario aún no se recienten en su totalidad.

Un factor que explica en buena medida el dinamismo de las ventas de establecimientos comerciales y diversos servicios, es el considerable aumento en las remesas familiares provenientes del exterior ya que, como resultado de la depreciación del tipo de cambio, su flujo en pesos se incrementó significativamente. Durante 2016 fueron 111 mil millones de pesos adicionales que entraron a la economía y en los primeros cuatro meses del año van 28 mil millones de pesos más.

La corrupción, impunidad e inseguridad son otros temas que ha tomado fuerza en los últimos años, contrario a los objetivos oficiales de reducir su impacto en el sector productivo y en el bienestar de los hogares. Los costos de la inseguridad se han elevado y las unidades productivas y los hogares ha tendido que invertir más recursos en seguridad, afectando su ingreso disponible. El aumento en el número de robos y asesinatos, así como la gravedad en materia de corrupción e impunidad que involucra a funcionarios de alto nivel y cuantiosos recursos del erario, se han convertido en factores determinantes del ambiente de negocios en el país.

La confianza del consumidor y la empresarial se mantienen en niveles históricamente bajos y no hay claras señales de que mejore significativamente en el corto plazo, sobre todo en entorno como el que se menciona. De hecho, los hogares mantienen una negativa percepción sobre el futuro de la economía en su conjunto, pero lo preocupante es que la desconfianza de los directivos empresariales se centra en buena medida en la negativa percepción que tienen para invertir.

Los datos del INEGI indican que tanto en el sector construcción como en el de comercio, el indicador que recoge la opinión sobre este tema se ha mantenido 72 meses por debajo del umbral de los 50 puntos, es decir desde que se inició la publicación de estos indicadores. En el caso del sector manufacturero han sido 114 meses por debajo de la línea de los 50 puntos, aunque hay que recordar que en este caso el indicador se comenzó a publicar en 2004.

Aunque las expectativas de crecimiento, al menos para el presente año han comenzado a mejorar modestamente, es importante considerar que en principio pueden estar influenciadas por efectos estadísticos ya que, si se evalúa el entorno general de la actividad económica, política y social del país, es claro que las condiciones para un mayor ritmo de crecimiento y bienestar de los hogares demanda mucho más esfuerzo del que se ha venido haciendo.

Inversión, estado de derecho y reglas claras son los insumos fundamentales para estimular el crecimiento económico y mejorar el bienestar de los hogares.

México

Después de dos meses consecutivos a la baja, en abril el indicador global de la actividad económica (IGAE) regresa a terreno positivo al reportar una tasa de crecimiento mensual de 0.1%. Este avance respondió principalmente al impulso proveniente del aumento de 0.5% en las actividades terciarias, impulsado en buena medida por el aza de 2.2% en el rubro del sector comercio y de 2.4% en la actividad de transportes, correos y almacenamiento e información en medios masivos. Por su parte, las actividades secundarias cayeron 0.3% en el mes, en donde a excepción de la industria manufacturera que creció 0.6%, el resto de actividades que integran el sector secundario tuvieron resultados negativos. Por su parte el sector primario se contrajo 0.9%. Esto comportamiento contribuyó para que el IGAE reportara un crecimiento anual de 2.8%.

En mayo el valor total de las exportaciones de mercancías reportó un incremento anual de 12.9%, después del modesto avance de 4.5% que tuvo el mes previo. Las exportaciones petroleras reportaron una baja anual de 3.5%, como consecuencia de la caída en la plataforma de exportación, después de haber acumulado ocho meses consecutivos con resultados positivos. Por su parte, las exportaciones no petroleras aumentaron 13.8%, impulsadas por una alza de 23.4% en las ventas agropecuarias, de 60.5% en la extractivas y de un incremento de 12.9% en las exportaciones manufactureras. El valor total de la importación de mercancías creció 14.7%, resultado del aumento de 10.7% en la importación de bienes de consumo, del alza de 15.9% en la de bienes intermedios y de 11.1% en la adquisición de bienes de capital. El resultado del intercambio comercial durante mayo fue deficitario en 1,079.2 md, de tal forma que en el periodo enero-mayo el saldo comercial acumuló un déficit de 2,971 millones de dólares.

Estrados Unidos

De acuerdo con la tercera estimación del Departamento de Comercio, durante el primer trimestre del año el PIB creció a una tasa anualizada de 1.4%, porcentaje superior a la estimación previa y al pronóstico del mercado, que anticipaba un avance de 1.2%. El crecimiento del  gasto de consumo personal se revisó al alza de 0.6% al 1.1%, impulsando su contribución al crecimiento del PIB de 0.44 a 0.75 puntos porcentuales. El crecimiento de las exportaciones también se revisó al alza de 5.8% al 7.0%, de tal forma que su contribución pasó de 0.69  a 0.82 puntos porcentuales. La inversión privada añadió 0.60 puntos porcentuales al crecimiento del PIB frente a los 0.78 puntos en la segunda estimación. Esto se debió a una revisión a la baja del crecimiento del gasto no residencial, que pasó del 11.4% al 10.4%. Por el contrario, el gasto gubernamental y los inventarios tuvieron una incidencia negativa al crecimiento. No obstante, el crecimiento del PIB en el primer trimestre fue mejor de lo esperado, aunque el panorama general plantea una evolución inferior al potencial.

El Departamento de Comercio también informó que durante mayo el ingreso personal aumentó 0.4%, porcentaje superior en una décima de punto porcentual tanto al reportado un mes antes como a la estimación del mercado. El gasto personal por su parte subió 0.1%, como lo esperaba el mercado, luego de un aumento de 04% en abril. La tasa de ahorro personal como porcentaje del ingreso disponible aumentó del 5.1% en abril al 5.5% en mayo, con lo que fue la tasa más alta desde septiembre de 2016.

El Conference Board informó que en junio el Índice de Confianza del Consumidor se ubicó en 118.9 puntos, nivel que superó los 117.6 puntos del mes previo y los 116.7 puntos que anticipaba el mercado. El Índice de Situación Actual aumentó de 140.6 en mayo a 146.3 en junio, en tanto que el Índice de Expectativas bajó de 102.3 a 100.6 puntos. El informe de la Conference Board refleja que si bien los consumidores ven que la economía sigue expandiéndose, no prevén que el ritmo de avance se acelere.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *