Análisis 04 Septiembre, 2017. • Marco Antonio Mares
jueves , octubre 19 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 04 Septiembre, 2017.

Análisis 04 Septiembre, 2017.

EL CAMINO DE LA RENEGOCIACIÓN DEL TLCAN La semana pasada y previo al inicio de la segunda ronda de renegociación del TLCAN, el presidente Trump volvió a su discurso intimidatorio acerca de tomar...

EL CAMINO DE LA RENEGOCIACIÓN DEL TLCAN

La semana pasada y previo al inicio de la segunda ronda de renegociación del TLCAN, el presidente Trump volvió a su discurso intimidatorio acerca de tomar la decisión de dejar el acuerdo insistiendo en que ha sido considerablemente negativo para los Estados Unidos al propiciar la pérdida de negocios y empleos.

Las autoridades en México endurecieron su postura ante este esa posición al señalar que igualmente podrían dejar las negociaciones si se insiste en esa estrategia de intimidación.

Ante esta situación, que nos parece poco probable, algunos dirigentes empresariales estadounidense y mexicanos han comenzado a estudiar algunas opciones legales en caso de que el presidente estadounidense continúe con sus amenazas de desechar el TLCAN. Evidentemente esto deja clara la disposición de los principales actores del acuerdo de negociar condiciones comerciales que beneficien a los países involucrados, más que tirar por la borda los logrado durante tantos años.

El mismo Kevin Brady advirtió al presidente Trump de lo negativo que representa el uso de amenazas y retórica. Incluso señaló que más que un desastre, el TLCAN favorece la modernización y que ha sido considerablemente benéfico para los Estados Unidos de muchas maneras.

Evidentemente el hecho de que el equipo negociador de los Estados Unidos está en nuestro país para seguir el proceso de la segunda ronda de negociación, es una clara señal de esa disposición a seguir avanzando en busca de acuerdos.

No hay duda de que el grupo de empresarios estadounidenses que acompaña al equipo negociador está completamente convencido de que es fundamental seguir avanzando en busca de mejores condiciones para todos los países, y reconoce que dejar el TLCAN podría generarles mayores costos que beneficios. De hecho, varios grupos de productores agrícolas de los Estados Unidos publicaron un comunicado de prensa en el que reflejan su preocupación por que la renegociación del TLCAN pudiese ser utilizada para imponer nuevas barreras comerciales en lugar de eliminarlas.

Dada la disposición de los tres países que integran el TLCAN de seguir negociando en busca de un entorno más benéfico que contribuya al crecimiento económico en mejores condiciones, la expectativa apunta a que el proceso de renegociación continuará aun cuando se sigan dando episodios de opiniones negativas.

De no ser así, es claro que habrá que plantear opciones que compensen una salida del TLCAN en caso necesario. En este entorno, se ha venido hablando de que México tendría

que pensar en un Plan B, aunque no se había dicho cuáles serían sus características específicas capaces de compensar los posibles efectos de un cambio en la política comercial.

Sin embargo, recientemente el presidente del CCE resaltó una serie de características de dicho Plan B que incluso aun cuando no haya necesidad de abandonar el acuerdo, se pongan en marcha para fortalecer la política comercial, de crecimiento económico y de creación de empleo.

En primera instancia, el Plan B implica una mayor diversificación del comercio para aprovechar la relación que a través de un tratado de libre comercio se tiene con 45 países. Mejorar el intercambio comercial con ellos sin duda ofrece beneficios mutuos no solo en la comercialización de bienes, sino también en el provecho que de esto se puede tener en materia de competencia y precios.

Ampliar la relación con los países de América del Sur debe ser la opción para traer los granos que México requiere, como maíz amarillo, canola y soya, entre otros. La importancia de fortalecer la relación comercial con otros países ofrece ganancias importantes. Por salud económica es tiempo de dejar de depender de un solo mercado.

Otro tema fundamental radica en la fortaleza de la certeza jurídica para las inversiones nacionales y extranjeras. Generar la confianza suficiente de la seguridad que puede tener el capital en nuestro país, es indispensable para estimular una mayor inversión productiva que nos lleve a un ritmo de crecimiento mayor con su consecuente efecto positivo en el empleo y bienestar de los hogares de los países involucrados.

Un aspecto importante también radica en tratar de reducir costos a las empresas, considerando la instrumentación de estímulos a la exportación de tal forma que haya un beneficio desde el momento de la producción de los bienes que se comercializan en el exterior. Aunado a esto, se debe buscar la mejor fórmula para que las pequeñas y medianas empresas se puedan integrar al mercado de exportación.

Sin duda la inversión juega un papel relevante si se considera que es indispensable para crear y mejorar todas las instalaciones relacionadas con el intercambio comercial, como puertos, aduanas y carreteras. La infraestructura es fundamental para el crecimiento del país.

Es claro que una parte importante de las exportaciones mexicanas se destinan a los Estados Unidos (80%), por lo que salir del TLCAN tendría en principio, un efecto relativamente importante en la actividad económica de nuestro país, ya que esta venta de bienes al vecino el norte equivale a 37% del PIB.

No obstante, todas estas medidas pueden compensar dicho efecto en el corto plazo, incluso aún fuera del TLCAN, los Estados Unidos requieren comerciar con nuestro país, aunque en condiciones distintas.

El hecho es que se debe generar la confianza de que México tiene opciones suficientes para seguir avanzando en materia comercial y en el camino del crecimiento y desarrollo económico.

México

Durante julio el valor total de la exportación de mercancías reportó un crecimiento anual de 8.0%, lo que significó su noveno mes consecutivo con variaciones positivas. Al interior de estas, el mayor dinamismo se registró en las exportaciones petroleras al registrar un incremento anual de 19.3%, respondiendo por una parte, a un precio del crudo que superó en 5 dólares al del año pasado, y por otra, a una la plataforma de exportación que superó en 109 mil barriles diarios la reportada en julio del 2016. Las exportaciones no petroleras crecieron 7.4%, impulsadas por una alza de 7.2% en las ventas manufactureras, 10.8% en las agropecuarias y 14.5% en las extractivas. Las importaciones, por su parte, aumentaron 6.6%, dentro de las que destaca el alza de 8.2% en a adquisición de bienes intermedios, seguido del crecimiento de 2.4% en las de bienes de consumo y de 0.4% en las de capital. De esta maneras, el saldo de la balanza comercial en julio fue deficitario en 1,522.6 millones de dólares, con lo que en los primeros siete meses el saldo acumuló un déficit de 4,432.4 millones.

El mejor desempeño que comienza a mostrar la economía es fuente importante para estimular la confianza de los agentes económicos. En este contexto, cifras del INEGI señalan que en agosto el indicador de confianza empresarial del sector construcción tuvo un avance mensual de 0.8 puntos, con lo que respecto al mismo mes del año pasado la ganancia fue de 2.5 puntos. En el caso del sector manufacturero el indicador de confianza tuvo un avance mensual de 0.1 puntos y uno anual de 0.8 puntos. Por su parte, el sector comercio registró una mejora de 0.6 puntos respecto al mes previo y una ganancia de 2.9 respecto al año pasado. Es importante señalar que en cuanto a la percepción sobre el momento adecuado para invertir, la opinión generalizada fue positiva.

Estados Unidos

El Departamento de Comercio dio a conocer su segunda estimación del comportamiento del PIB durante el segundo trimestre del año, en la que señala que este tuvo un crecimiento anualizado de 3.0%, porcentaje superior tanto a la estimación previa de 2.6% como a la expectativa del mercado, que anticipaba un crecimiento de 2.7%. Esta revisión al alza se atribuye principalmente a la corrección positiva en el desempeño del consumo privado al pasar de un crecimiento de 2.8% a uno de 3.3%. Asimismo, la inversión privada reportó un aumento de 3.5%, después de una cifra preliminar de 2.0%. El gasto público, por su parte, se corrigió a la baja de un avance de 0.7% a una variación negativa de 0.3%.

Cifras del Departamento del Trabajo indican que en agosto la nómina no agrícola aumentó en 156 mil nuevos puestos de trabajo, 27 mil menos de lo que anticipaba el mercado. Este resultado provino principalmente del aumento de 165 mil plazas en el sector privado, 70 en el sector productivo y 65 mil en el de servicios. En contraste, el empleo en el sector público se movió a la baja en 9 mil plazas. De esta manera la tasa de desempleo se ajustó al alza para ubicarse en 4.4%, una décima de punto porcentual por arriba del dato previo y de la estimación del mercado.

El departamento de Comercio informó que en julio el ingreso personal creció a un rimo mensual de 0.4%, ligeramente por arriba del 0.3% que estimaba el mercado. Este resultado reflejó el aumento de 0.5% en los salarios. Por su parte, el gasto personal creció 0.3%, una décima de punto porcentual por debajo de lo previsto.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *