Análisis 06 Octubre, 2017. • Marco Antonio Mares
jueves , octubre 19 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 06 Octubre, 2017.

Análisis 06 Octubre, 2017.

MXN: re-pricing del escenario base local y externo en la antesala de una reñida elección presidencial. La reciente depreciación del peso mexicano, a nuestro juicio, se explica tanto por factores...

MXN: re-pricing del escenario base local y externo en la antesala de una reñida elección presidencial.

La reciente depreciación del peso mexicano, a nuestro juicio, se explica tanto por factores locales como externos, pero dominados por los primeros y no por los segundos. Durante un tiempo, el escenario base del mercado minimizó la amenaza de una Fed hawkish, contó con un reemplazo dovish de Janet Yellen, vio a Europa y al mundo desarrollado alcanzando a Estados Unidos y descartó la aprobación de cualquier plan fiscal de la administración Trump. Estos cuatro elementos fueron responsables de la depreciación del dólar estadounidense desde el inicio del año, hasta el mes pasado cuando el mercado comenzó a cuestionar a los cuatro.

Es demasiado pronto para aceptar que estamos en un cambio de tendencia de la depreciación del dólar, pero hasta ahora la probabilidad de que estas premisas ocurran está aumentando y el mercado está actuando en consecuencia. Por lo tanto, la apreciación reciente del dólar estadounidense se ha sentido también contra las monedas de los mercados emergentes, incluyendo el peso, aunque como argumentaremos, el peso se ha depreciado más que el promedio de sus pares emergentes demostrando que hay factores locales o particulares a México explicando el resto del reciente movimiento.

Los factores locales que se suman a la reciente depreciación del peso incluyen la posibilidad de un retraso en las negociaciones del TLCAN y la falta de espacio para una respuesta fiscal a un recorte en las tasas de impuestos corporativos en EU. Con respecto al TLCAN, la última ronda de negociaciones terminó sin acuerdos significativos y con un sentido de desacuerdo sobre temas claves, llevando al mercado a cuestionar el escenario base de un proceso rápido que finalizaría en diciembre. Un fracaso de las negociaciones del TLCAN conduciría definitivamente a una moneda más débil, lo que el mercado ha empezado a incorporar, inicialmente con una pequeña probabilidad.

Se puede argumentar que en el mundo de los mercados emergentes, México es más vulnerable que el resto a un recorte en las tasas de impuestos corporativos de EU, ya que las empresas que están indecisas entre poner una fábrica en México o EU para vender a este último mercado, podrían ser atraídas a EU con una tasa de impuestos más baja. Las cuentas fiscales de México están bajo una gran presión para alcanzar los objetivos de consolidación fiscal acordados con el Congreso y para acomodar el aumento de los gastos de pensiones, reduciendo así los gastos de inversión pública más necesarios. En este caso, difícil encontrar espacio para responder a los EE.UU. con tasas más bajas de impuestos a las empresas a menos que vayamos por mayores tasas de IVA, algo que no había conseguido tracción en el Congreso en el pasado. De lo contrario, la moneda tendrá que tomar el golpe.

Resalta que cuando la depreciación comenzó en junio de 2014, el peso mexicano fue el favorito del mercado por el resultado positivo de las reformas estructurales, pero a comienzos de 2016 surgieron dudas sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas con el débil crecimiento del PIB. Después, Trump complicó las cosas para México. En el gráfico 2 destacamos los eventos específicos que impulsaron al peso mexicano en primer lugar y luego de regreso a sus pares de mercados emergentes. Más recientemente, el último movimiento del peso (más débil) puede ser apuntado al final de la tercera ronda de negociaciones del TLCAN y al anuncio del plan fiscal de Estados Unidos.

La última vez que el MXN cotizaba en línea con sus pares el 25 de agosto en 17.62 a hoy en 18.32, podemos argumentar que de la depreciación de 70 centavos, sólo 15 centavos se deben a factores externos generales a todos los mercados emergentes (MXN debe cotizar a 17.77 sin riesgos locales) y 55 a factores locales o particulares a México. Como podemos ver en el gráfico 2, el huracán Harvey amenazó el suministro de gasolina a México y eso comenzó la separación del MXN de sus pares emergentes. Esa situación ha cedido pero el MXN no regresó y ahora es más débil debido a los otros factores mencionados.

En resumen: los factores externos generales a los mercados emergentes sólo explican una parte menor de la reciente depreciación del peso mexicano. Queremos creer que todavía hay una buena posibilidad para un resultado positivo de las negociaciones del TLCAN y que el plan fiscal de EE.UU. pudiera diluirse debido a las crecientes preocupaciones por el déficit, pero no podemos estar ciegos ante el escenario optimista que el mercado había incorporado en los precios y con qué rapidez el escenario se puede deteriorar y todo esto, los ajustes externos y locales, en la antesala de un proceso electoral complicado que el mercado todavía tiene que digerir.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *