Análisis 07 Agosto, 2017. • Marco Antonio Mares
Jueves , Agosto 17 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 07 Agosto, 2017.

Análisis 07 Agosto, 2017.

¿ES FACTIBLE REDUCIR LOS INGRESOS PÚBLICOS?

Los resultados recientes de los principales indicadores económicos, si bien no muestran una dinámica de expansión robusta, si mantienen un comportamiento positivo, que ha sido suficiente para que la percepción de consumidores y de directivos empresariales vaya mejorando paulatinamente.

Los reportes más actualizados del INEGI, muestran que en julio los diferentes indicadores de confianza empresarial reportaron variaciones absolutas positivas, después de varios meses de constantes caídas. En el caso de la confianza del consumidor, a pesar de que se mantuvo en terreno negativo, su comportamiento lo ubica muy cerca de cruzar la línea hacia una dinámica positiva.

Buena parte de esta mejora en la confianza refleja la evolución positiva del consumo privado y de una mejor opinión en cuanto a la decisión de las empresas de invertir, como lo muestra el repunte mensual de 2.9% en la inversión fija bruta durante mayo, lo que permitió que en su comparación anual creciera 1.1%, su primera variación positiva en los últimos cinco meses.

No obstante, se percibe cierto grado de preocupación por el desempeño de la economía en la segunda mitad del año, la cual está relacionada con la expectativa de lo que sucederá durante la negociación del TLCAN, dado el nerviosismo por la posibilidad de que el intercambio comercial de nuestro país se vea afectado.

Por otro lado, aunque parece ser que la inflación retomará su comportamiento a la baja, según el resultado de la primera quincena de julio, cuando la variación anual de los precios al consumidor se ubicó en 6.28%, después de su punto más alto de los últimos ocho años registrado en la segunda quincena de junio de este año, cuando reportó un incremento de 6.33%, se espera que el cierre del 2017 se ubique ligeramente por arriba de 6.0%, según los resultados de la más reciente Encuesta Sobre las Expectativas de los Especialistas del Sector Privado, que realizó el Banco de México, lo cual sin duda tendrá un efecto negativo sobre el salario real. Asimismo, existe la expectativa de que el aumento de las tasas de interés incida en la evolución del consumo, ocasionando una moderación en la evolución del mercado interno.

No obstante, el ajuste al alza de los pronósticos de crecimiento de la economía mexicana ante la certidumbre de que la actividad productiva, especialmente el mercado interno mantendrá un gradual avance, aunado a los mejores resultados de las finanzas públicas, fueron factores determinantes para que en las últimas semanas tanto la calificadora Standard & Poor’s como Fitch Ratings, revisaran positivamente la calificación de la deuda soberana de México de negativa a estable, con lo que prácticamente se desvanece el nerviosismo de una baja en la calificación.

El reporte de la Secretaría de Hacienda muestra que en la primera mitad del presente año las finanzas públicas continúan mejorando, en línea con el objetivo de lograr un superávit primario al final del presente ejercicio fiscal. Las cifras resaltan el buen trabajo que las autoridades hacendarias están haciendo en materia de gasto, que en el primer semestre resultó 2.7% inferior en términos reales respecto al mismo periodo del año pasado y 33,246.3 millones de pesos menor a lo que se había programado para ese lapso.

En cuanto a los ingresos, el sector público registró un incremento anual de 7.6% durante la primera mitad del año, lo que permitió superar en 477,203.3 millones de pesos la meta prevista pare este periodo. Incluso sin considerar el efecto del remanente de operación del Banco de México, la diferencia respecto a la cifra estimada fue superior a los 200 mil millones de pesos.

Esta favorable diferencia en la evolución entre ingresos y gastos del sector público, permitieron mantener un balance público superavitario, y excluyendo intereses, el superávit primario se elevó a 416,691.1 millones de pesos, lo que equivale a 2.0% del PIB, porcentaje muy por arriba del 0.4% estimado para todo el año.

Estos resultados tuvieron una incidencia favorable en la evolución de la deuda del sector público, factor que impulsó a las calificadoras a mejorar la percepción de la deuda soberana de nuestro país. En este contexto, al cierre del primer semestre del año el Saldo de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), que es el concepto más amplio de la deuda pública, sumó 9,304,111.8 millones de pesos, lo que representó una disminución de 493,327.8 millones respecto al cierre del 2016, monto que equivale a poco más de dos puntos del PIB.

Tal parece que la confianza en el desempeño de la actividad económica del país, dados los resultados recientes y el desempeño de las autoridades hacendarias en materia del manejo de las finanzas del sector público, supera la incertidumbre de los posibles efectos de la renegociación del TLCAN, lo que refleja la confianza que existe en el equipo integrado por el sector público y privado para lograr acuerdos favorables para México.

Es importante señalar que, en este proceso de consolidación de las finanzas públicas, cualquier propuesta que implique una disminución en los ingresos, especialmente de las fuentes recurrentes, como son los recursos tributarios, en particular el Impuesto Sobre la Renta (ISR), podría revertir la favorable tendencia a la baja que ha comenzado a mostrar la deuda total del sector público. Hay que recordar que una menor deuda contribuye directamente a proteger el poder adquisitivo.

En este momento sería un error e incluso una irresponsabilidad considerar una disminución de los ingresos del sector público. Se debe tener en cuenta que en buena medida estos han aumentado en los años recientes gracias al remanente de operación del Banco de México. La posibilidad de beneficios tributarios podría pensarse una vez que la disminución de la deuda y que las fuentes de ingresos recurrentes se hayan consolidado.

México

Durante julio la confianza empresarial mejoró significativamente respecto al mes previo, lo que llevó a que en comparación con el mismo mes del año pasado mostrara resultados positivos después de varios meses a la baja. Las cifras indican que el indicador de confianza empresarial del sector construcción tuvo un repunte mensual de 1.7 puntos, lo que permitió que respecto al año pasado tuviese una ganancia de 1.2 puntos, que fue la primera después de haber tenido pérdidas desde enero del 2015. En el caso del sector manufacturero la confianza empresarial mejoró en 0.7 puntos en el mes y 0.6 puntos respecto a julio del 2016. Por su parte, el sector comercio vio una mejora de 1.3 puntos en su indicador de confianza, lo que llevó a que en términos anuales la ganancia fueses 1.2 puntos.

El indicador de confianza del consumidor también mejoró durante julio al reportar una avance de 0.6 puntos, respondiendo a la mejor percepción todos sus rubros. Sin embargo, en comparación con el mismo mes del año pasado reportó una disminución de 0.1 puntos, con lo que si bien acumuló 18 meses consecutivos con cifras negativas, esta fue la menor en todo ese lapso. Esta diferencia negativa respondió principalmente a la baja de percepción sobre la situación actual de la economía y la opinión de los consumidores en cuanto a la posibilidad de adquirir bienes duraderos.

La mejora gradual que muestran los niveles de confianza, se refleja en un mejor desempeño de la inversión fija bruta, que de acuerdo con las cifras del INEGI, en mayo tuvo un repunte de 2.9% respecto al mes previo, con lo que en términos anuales esto representó una ganancia de 1.1%, que fue su primera variación positiva en los últimos cinco meses. El repunte mensual de la inversión respondió por una parte, al alza de 2.5% en la adquisición de maquinaria y equipo, especialmente de la de origen importado que aumentó en 6.7%, en tanto que la nacional se contrajo 4.7%. Por otro lado, la inversión en construcción creció 1.9% en el mes.

Estrados Unidos

Como se esperaba, el mercado laboral siguió mostrando un robusto comportamiento al alza. El reporte del Departamento del Trabajo señala que durante julio la nómina no agrícola aumentó en 209 mil personas, superando los 181 mil que anticipaba el mercado. Esto contribuyó para que en julio la tasas de desempleo se ubicara en 4.3%, en línea con el pronóstico del mercado e inferior en una décima de punto porcentual respecto al porcentaje del mes previo. Sin embargo, es importante señalar que el crecimiento de los salarios ha estado por debajo de lo previsto, situación que podría incidir en un retraso por parte de la FED para elevar sus tasas de interés nuevamente.

El Departamento de Comercio informó que durante junio el ingreso personal se mantuvo sin cambio, después de haber aumentado 0.3% un mes antes. El mercado anticipaba un incremento mensual de 0.3%. Por su parte, el gasto personal creció 0.1% como lo anticipaba el mercado. En términos anuales el ingreso personal disponible aumentó 1.4%, mientras que el gasto en consumo personal se elevó 2.4%. De esta manera, la tasa de ahorro personal como porcentaje del ingreso disponible disminuyó de 3.9% en mayo a 3.8% en junio.

De acuerdo con el reporte del Census Bureau, durante junio el gasto en construcción disminuyó 1.3%, resultado que contrasta con el alza de 0.5% que anticipaba el mercado y el aumento de 0.3% de un mes antes. La disminución de junio respondió principalmente a la caída de 5.3% en el gasto en construcción pública, toda vez que el gasto en construcción privada se redujo 0.1%. No obstante, en términos anuales el gasto total en construcción subió 1.6%, como consecuencia de un aumento de 5.3% en la construcción privada, que fue suficiente para compensar la caída de 9.5% en el gasto en construcción pública.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *