Análisis 12 Junio, 2017. • Marco Antonio Mares
jueves , octubre 19 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 12 Junio, 2017.

Análisis 12 Junio, 2017.

CRECIMIENTO DESIGUAL EN EL PAÍS En la segunda mitad del 2016 la actividad económica del país comenzó a dar señales de un mejor comportamiento, lo que se consideraba como el posible inicio de una...

CRECIMIENTO DESIGUAL EN EL PAÍS

En la segunda mitad del 2016 la actividad económica del país comenzó a dar señales de un mejor comportamiento, lo que se consideraba como el posible inicio de una paulatina recuperación, como consecuencia de los efectos provenientes de las reformas estructurales.

Sin embargo, a lo largo del país se siguen observando grandes diferencias entre el ritmo de avance de las entidades federativas, por lo que al parecer no todos se han visto beneficiados por la políticas públicas de crecimiento.

Los datos más recientes del indicador sobre la evolución de la actividad económica por entidad federativa, reportados en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), muestran diferencias importantes en las tasas de crecimiento económico. Por ejemplo, durante el cuarto trimestre del año las entidades con mayor dinamismo fueron Michoacán y Aguascalientes, que reportaron avances de 10.0% y 8.7%, respectivamente, mientras que por el contrario, Tabasco y Campeche fueron los estados que tuvieron el peor desempeño al reportar caídas de 10.7% y 8.6%, en el mismo orden.

No obstante, llama la atención que independientemente del indicador que se evalúe, Campeche y Tabasco se mantienen entre los lugares más bajos en la lista de resultados. Esto se relaciona en buena medida al efecto que tuvo la caída de la producción petrolera en estas dos entidades, que además de generar prácticamente el 90% de la producción total del país, es el principal soporte de la actividad económica de estas entidades, aun cuando ha vendido perdiendo terreno en los últimos años. Datos disponibles hasta el 2015 indican que en el caso de Campeche, la minería petrolera representó 79.3% del PIB estatal, en tanto que para Tabasco la participación fue de 59.1% Evidentemente la caída de la producción petrolera en el país y en especial en esa zona geográfica, sin un estímulo eficiente para impulsar a las actividades productivas no petroleras, simplemente ha convertido a estas dos entidades en lugares poco atractivas para la inversión.

El hecho de que la actividad productiva de estas entidades se basa en la minería petrolera, es la causa de que el indicador general de actividad industrial mantenga una tendencia a la baja. Cifras de febrero del presente año indican que en Campeche esta actividad cayó 11.0% y en Tabasco16.1%.

Evidentemente esto ha tenido un efecto negativo en el mercado laboral y en el bienestar de los hogares que se refleja en su capacidad de consumo en estas entidades. Las cifras del primer trimestre del presente año indican que en Campeche la tasa de condiciones críticas

de ocupación, que representa el porcentaje de la población ocupada que se encuentra trabajando menos de 35 horas a la semana por razones de mercado, más la que trabaja más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y la que labora más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos, se elevó a 18.9%, casi dos puntos porcentuales más que el mismo trimestre del año pasado y poco más de cuatro puntos por arriba del porcentaje reportado en 2013. En línea con estos resultados, en marzo de este año las ventas al menudeo en Campeche cayeron a una tasa anual de 9.8%, con lo que se acumularon nueve meses consecutivos con cifras negativas.

El financiamiento es un elemento fundamental para estimular la actividad productiva del país a través de la inversión, que es la principal fuente de crecimiento y bienestar. Sin embargo, en Campeche este ha sido uno de sus principales obstáculos. La falta de recursos crediticios se ha ido agudizando. De acuerdo con los datos del Banco de México, el saldo del crédito de la banca comercial al cierre del primer trimestre del presente año dirigido a esta entidad, registró una caída anual en términos reales de 13.9%, acumulando tres trimestres con variaciones negativas.

Es claro que la significativa brecha en el ritmo de crecimiento de las entidades federativas, sugiere que además de las reformas estructurales aprobadas en el 2014, se requieren políticas económicas específicas a nivel estatal e incluso municipal que estimulen la actividad productiva y generen un mejor entorno de negocios como incentivo a la inversión, que a final de cuentas es el principal insumo del crecimiento y de la generación de empleo.

La actividad regulatoria es un factor fundamental para estimular la actividad productiva. Hasta ahora, a nivel federal se han visto avances importantes en este tema, pero cuando se tiene que lidiar con la legislación estatal o municipal, se han observado serios obstáculos para instalar nuevos negocios y estimular la permanencia de los que ya están constituidos y operando. Si bien es cierto que de acuerdo con los trámites federales el tiempo para abrir un negocio en Campeche es en promedio de 11 días, cuando hay que lidiar con requisitos municipales adicionales, este tiempo se puede ampliar significativamente, al grado de convertirse en meses e incluso años.

Asimismo, las políticas fiscales estatales y municipales se han convertido simplemente en fuentes recaudatorias, en detrimento de la actividad productiva del estado y por supuesto en contra del crecimiento, la inversión y por supuesto, el bienestar de las familias.

La base del fortalecimiento de cada estado radica en políticas públicas que en conjunción con las federales, tengan el objetivo de estimular la actividad de las empresas mediante un buen entorno de negocios y el bienestar de las familias.

México

Durante mayo los precios al consumidor reportaron una disminución de 0.12%, la cual se atribuye principalmente al efecto proveniente de la disminución de 1.30% en el subíndice de precios no subyacente, que reflejó principalmente la baja de 2.82% en el rubro de los precios de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, tras ser impulsado en buena medida por la disminución de 23.34% en el rubro de electricidad, como consecuencia del inicio de las tarifas eléctricas de temporada cálida en diversas ciudades del país. Por el contrario, los precios agropecuarios siguieron en ascenso al reportar una alza mensual de 1.21%. Por su parte, el subíndice de precios subyacente tuvo un aumento mensual de 0.28%, que fue el alza más pronunciada para el mismo mes desde el 2008. En este caso, la mayor incidencia provino del aumento de 0.48% en el rubro de mercancías, que es en donde se refleja en mayor media la incidencia que ha tenido el tipo de cambio. Los precios de los servicios aumentaron solo 0.10% en el mes. La inflación anual mantuvo su comportamiento ascendente para ubicarse en 6.16%, el porcentaje más alto desde abril del 2009. Por su parte, la inflación anual subyacente fue de 4.78% y la no subyacente de 10.60%.

Cifras del INEGI indican que durante abril la producción industrial mantuvo un comportamiento negativo al reportar una disminución mensual de 0.3%, lo que significó su tercer mes consecutivo con variaciones negativas. Aun cuando la actividad manufactura fue la única con resultados positivos al mostrar un avance de 0.6% después de dos caídas previas, no fue suficiente para compensar las pérdidas en los demás sectores que integran la actividad industrial. La construcción se contrajo 1.7% mensual, la minería 0.9% y la generación eléctrica, agua y distribución de gas 0.3%. Estos resultados propiciaron que en términos anuales la actividad industrial mostrara también una caída de 0.3%, aunque en este caso fue su quinto descenso consecutivo.

México

Por cuarto mes consecutivo, el indicador de confianza del consumidor mantuvo resultados mensuales positivos. En mayo reportó un aumento de 0.4% puntos, aunque también es evidente que su ritmo de avance vuelve a moderarse. Este resultado reflejó una mejor opinión en cuanto a la situación actual de la economía del país, rubro que tuvo una ganancia de 0.6 puntos. Asimismo, el indicador que recoge la opinión acerca de la posibilidad de adquirir bienes duraderos aumentó 1.6 puntos. Es importante señalar que estos resultados fueron suficientes para compensar la caída en los tres restantes rubros que integran el indicador de confianza del consumidor. Cabe mencionar que en abril, todos los rubros del indicador tuvieron variaciones positivas. Respecto al año anterior el indicador de confianza del consumidor se mantuvo a la baja al mostrar una disminución de 1.7 puntos, acumulando 16 meses consecutivos con resultados negativos.

Durante marzo la inversión fija bruta del país registró un incremento mensual de 0.9%, lo que significa una buena señal después de dos meses consecutivos con variaciones negativas. Sin embargo, este avance no se puede considera como un posible inicio de un proceso de recuperación, toda vez que en esta ocasión fue impulsado exclusivamente por el incremento de 1.9% en el rubro de inversión en maquinaria y equipo de origen importado, ya que la adquisición de maquinaria y equipo nacional y la inversión en construcción cayeron 1.4% y 0.3%, respectivamente. Evidentemente, estos resultados no fueron suficientes para revertir la tendencia negativa que mantiene su comparación anual, que de acuerdo con las cifras, en marzo la inversión resultó 1.3% menor a la del mismo mes del año pasado.

Estrados Unidos

La Reserva Federal informó que durante abril el crédito al consumo reportó un aumento de 8,100 millones de dólares, cifra que estuvo muy por debajo del aumento de 19,600 millones del mes previo y de los 15,000 millones de dólares que anticipaba el mercado. El aumento de abril estuvo impulsado principalmente por el crédito no revolvente, que tuvo un  aumento de 6,600 millones de dólares, para ubicar su saldo en 2.81 billones de dólares. El saldo del crédito revolvente, por su parte, sumó 1.011 billones de dólares, tras haber aumentado en el mes 1,200 millones de dólares. En términos relativos, durante abril el crédito al consumo aumentó a una tasa anual desestacionalizada del 2.50%, dentro del cual el crédito revolvente aumentó 1.75% y el no revolvente 3.0%

El Institute Supply Management informó que en mayo el indicador ISM no manufacturero se ubicó en 56.9 puntos, lo que significó una disminución de 0.6 en comparación con su nivel previo. Respecto al pronostico del mercado resultó una décima inferior. A pesar de esto, sumó 89 meses consecutivos por encima de la línea de los 50 puntos, es decir, en el rango de expansión. De los rubros que integran el indicador general, el índice de precios disminuyó de 57.6 en abril a 49.2 puntos en mayo; el índice de nuevas órdenes bajó de 63.2 a 57.7 puntos; el nuevo índice de órdenes de exportación bajó de 65.5 a 54.5 puntos, mientras que el índice de importaciones cayó de 53.0 a 48.5 puntos. Por el contrario, el índice de empleo subió de 51.4 a 57.8 puntos.

 

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *