Análisis 12 Junio, 2017. • Marco Antonio Mares
viernes , octubre 20 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 12 Junio, 2017.

Análisis 12 Junio, 2017.

Perspectiva Semanal México La Semana Modelando la Calificación Crediticia de México: Recorte Poco Probable (y Sin Impacto de Mercado) Nuestro análisis sugiere que el status de grado de inversión...

Perspectiva Semanal

México

La Semana

Modelando la Calificación Crediticia de México: Recorte Poco Probable (y Sin Impacto de Mercado)

Nuestro análisis sugiere que el status de grado de inversión de México no se encuentra en riesgo. Aún más, una degradación de un escalón en la calificación crediticia no es necesariamente nuestro escenario central. La incertidumbre respecto del futuro de la calificación crediticia de México continúa vigente. Lo anterior tras los anuncios de las calificadoras Moody’s, S&P y Fitch en los cuales colocaron bajo una perspectiva negativa tal calificación en marzo, agosto y diciembre del 2016, respectivamente. Con el fin de evaluar el riesgo de degradación de calificación, nosotros estimamos la función de reacción de las tres principales agencias de calificación crediticias y los pronósticos resultantes sugieren que un recorte en la calificación crediticia no parece ser el escenario central para este año. De hecho, un amplio intervalo de confianza estadístico (95%) sugiere que, aún en el caso de materializarse un escenario alternativo de degradación, éste sería de solamente un escalón.

¿Deberíamos de esperar un impacto significativo en los mercados financieros bajo un escenario alternativo de recorte en calificación crediticia? No. En nuestro caso no encontramos evidencia de reacciones de mercado tras otros anuncios de cambio en la calificación crediticia. Lo anterior resultó de un análisis estadístico que evaluó la existencia de cambios estructurales alrededor de las fechas de modificaciones pasadas en la calificación crediticia de México. Se utilizó la paridad cambiaria del peso mexicano frente el dólar y la tasa de los bonos gubernamentales a 10 años tanto en pesos (BonoM) como en dólares (UMS) como referencia de la reacción de mercado a las decisiones de calificación crediticia. No encontramos evidencia robusta de una reacción de mercado significativa a cambios e n la calificación crediticia dentro de la zona de grado de inversión.

Encontramos que tanto algunas variables macroeconómicas como fiscales son relevantes para explicar la calificación crediticia. En línea con diversos análisis empíricos sobre modelos de calificación crediticia, probamos la significancia de diversas variables clave para explicar las decisiones de las agencias. En particular, estimamos modelos de regresión múltiple utilizando datos macroeconómicos como el crecimiento del PIB, PIB per cápita, inflación, grado de apertura comercial, crédito de banca privada, balance de cuenta corriente y precios del petróleo; e indicadores fiscales tales como la deuda externa bruta, balance fiscal ampliado e ingresos petroleros. Las estimaciones econométricas confirman la relevancia de muchas de las variables mencionadas anteriormente, formas funcionales similares y cercanos tamaños de los parámetros.

Banxico anuncia subasta con fines de regulación monetaria

El próximo miércoles 14 de junio, el Banco de México realizará una subasta de Cetes con fines de regulación monetaria por un monto de hasta 17,950 millones de pesos. En esta ocasión los valores ofertados serán Cetes a 175, 294 y 343 días. La colocación se realizará el jueves 15 de junio.

EUA: sesgo negativo en cifras de inventarios y mentas al mayoreo

La cifra definitiva de abril de los inventarios mayoristas implicó una revisión a la baja de su ritmo de caída mensual, ubicándose en -0.5% frente al -0.3% preliminar y al incremento registrado en marzo de 0.1%. El dato sorprendió negativamente a la expectativa del consenso de -0.3% mensual y su comportamiento se explicó por una caída en inventarios de automóviles, equipo de cómputo y también de bienes no duraderos. En tanto, las ventas al mayoreo disminuyeron 0.4% mensual en abril, mientras que se observó una revisión a la baja en el desempeño de las ventas el mes anterior a -0.2% desde 0.0% previo. La cifra también sorprendió negativamente a la previsión del consenso (+0.2%) y el resultado se explicó principalmente por una caída en las ventas de bienes no duraderos y de maquinaria. En contraste, se aceleraron las ventas mayoristas de automóviles. En general, las cifras de comercio al por mayor sugirieron que en abril el consumo mostró señales de pérdida de dinamismo.

La Producción Industrial Descendió en Abril más de lo que Anticipamos

La producción industrial (PI) se contrajo 4.4% en términos anuales sobre la base original, siendo su mayor caída desde el -4.9% anual que registró en octubre de 2009. Pero cabe notar que este resultado reflejó en buena medida el impacto adverso del calendario de la semana santa, que implicó menos días laborables que en abril de 2016. Pero incluso cuando este efecto se elimina utilizando la base ajustada por estacionalidad, se observa que la PI tuvo un desempeño negativo en abril, al disminuir 0.3% tanto a tasa mensual como anual, esta última siguiendo a una caída de 0.2% anual en marzo.

La producción manufacturera sigue como el sector industrial más fuerte, al aumentar su producción 0.6% mensual y 5.1% anual en abril sobre la base desestacionalizada. Un buen desempeño a pesar de la relativa debilidad que mostró la demanda externa en ese mes, al caer las exportaciones manufactureras 3.1% anual en términos de dólares, sobre la base ajustada. Pero también consideramos que la producción del sector enfrentó una disminución en la demanda interna. Pero la mayor sorpresa provino de la caída de la actividad de la construcción, la cual cayó 1.7% mensual, confirmando que la caída del gasto público en infraestructura (-0.5% mensual) se acompañó de un fuerte descenso en el gastos en edificación (-1.5% mensual).

Así, las cifras recientes apuntan a que la PI esta de nueva cuenta entrando en una fase de desaceleración, pero que esperamos se revierta en los próximos meses, dada la fuerte integración con la manufactura estadounidense, sobre la cual prevemos que mantendrá su recuperación en el corto plazo. Aunque otros indicadores de actividad económica apuntan a que la desaceleración industrial podría resultar temporal (por ejemplo, el de la producción automotriz de mayo), los débiles resultados de la industria del primer mes del segundo trimestre implican un incremento en los riesgos a la baja para nuestra previsión actual de la actividad económica de los siguientes meses. No obstante, por ahora reiteramos nuestro pronóstico de crecimiento del PIB de 1.0% para el segundo trimestre.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *