Análisis 22 Mayo, 2017. - Marco A. Mares
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 22 Mayo, 2017.

Análisis 22 Mayo, 2017.

BANXICO AUMENTA SU TASA DE INTERÉS

El Banco de México mantiene que las medidas de política monetaria que se han instrumentado (tres aumentos de tasas de interés en lo que va del año) y el mismo entorno de un crecimiento menos pronunciado ayudará a reducir la posibilidad de presiones inflacionarias por el lado de la demanda agregada, de tal manera que hacia finales del presente año la inflación podrá ir convergiendo hacia el objetivo de 3.0%. Las presiones actuales sobre los precios siguen siendo indudablemente una importante preocupación para las autoridades monetarias del país.

Es evidente que estas medidas van más allá de solo tratar de atenuar el aumento de los precios, la decisión de aumentar las tasas de interés puede estar más relacionada con la necesidad de ajustes estructurales en los que el Banco Central no puede incidir directamente.

Lo inquietante es que esta decisión de elevar las tasas de interés se haya tomado debido a que no hay otra alternativa o simplemente porque puede ser la menos dañina. Si bien el aumento de las tasas de interés busca frenar la demanda interna y con ello los precios, es claro que también incidirá negativamente en el ritmo de crecimiento, que ya de por sí es significativamente bajo aun cuando los pronósticos más recientes reportaron una modesta mejora.

Sin embargo, esto es mejor a no hacer nada. Hay que recordar que el objetivo principal del Banco de México es mantener el poder adquisitivo de la moneda, lo que implica controlar la evolución de los precios y su instrumento principal es a través de las tasas de interés. De lo contrario, la variable de ajuste sería el tipo de cambio, que dada la volatilidad por la que atraviesa, podría representar un efecto negativo mayor.

En una reflexión adicional, se podría inferir que la decisión del Banco de México también respondería a un deterioro de las cuentas externas que podría llevar a más presión en el tipo de cambio. Sin embargo, los datos disponibles al primer trimestre del año reportan una mejora en las operaciones de la balanza de bienes y servicios: cuatro meses consecutivos con aumentos importantes en la actividad exportadora, remesas y balanza turística positivas.

De otra parte, aunque todavía no se cuenta con información disponible para los primeros meses del año, la preocupación puede estar apuntando hacia mayores presiones generadas por el aumento del pago de intereses al exterior, lo que nos lleva nuevamente a una solución vía las finanzas públicas y no por el alza de tasas de interés.

Lo preocupante es que el Banco Central tenga que tomar estas medidas debido a que no hay indicios claros de que la mejor solución se ponga en marcha en el corto plazo, incluso en el mediano y largo plazo, que es la reducción del gasto público.

Aunque la disminución del gasto público también puede afectar el ritmo de crecimiento, es la mejor manera de moderar la demanda agregada sin efectos adicionales y de estabilizar los mercados financieros. Hay que tener presente que el fuerte aumento que el gasto tuvo en los años recientes ha propiciado también un significativo aumento de la deuda y con ello en el pago de su costo financiero. Reducir el gasto no encarece el crédito y además es un factor que mejora la confianza de los inversionistas.

Hay que recordar que para la calificación del país, las calificadoras consideran el nivel de deuda como uno de los principales factores.

El aumento de las tasas de interés representa un atractivo para la inversión financiera, que no necesariamente redunda en mayores recursos prestables para invertir, sobre todo cuando el costo del crédito se encarece. La solución óptima nos lleva nuevamente a una reducción del gasto público. Sin embargo, para ello habrá que avanzar en la erradicación de los niveles de corrupción en todos los niveles de gobierno y en la mejor asignación de los recursos, pero existe un posible obstáculo: el periodo electoral.

Como sabemos, los periodos electorales se caracterizan por importantes aumentos en el gasto público destinado a los partidos políticos, y por lo tanto, podría suceder que en los procesos estatales que se avecinan este año y el periodo presidencial del próximo año sean momentos de elevado gasto. La Secretaría de Hacienda debería mantenerse ajena a la presión política y mantener su política de cierre del 2016 y del primer trimestre del 2017. Es la mejor manera de proteger el poder adquisitivo de los salarios.

No obstante, un aspecto que llama la atención, es que el control del gasto se ha ido complicando notoriamente. La clasificación del gasto público indica que el gasto programable es en el que se puede tener un mayor campo de acción en cuanto a posibles ajustes. Las cifras más recientes, del primer trimestre del presente año, muestran indicios de una menor asignación de recursos de este tipo. Sin embargo, el aumento del gasto se ha ido concentrado en rubros en los que hay menor margen de acción, que es el gasto no programable, que se ha visto afectado por el aumento en el costo financiero de la deuda.

Las cifras indican que el gasto ejercido en el primer trimestre del año fue 65,982 millones de pesos (mp) superior al reportado en igual lapso del año pasado, aumento que se originó en su totalidad en el incremento de 80,142 mp en el gasto no programable, dentro del cual el 42.5% se originó en los recursos destinados a cubrir el costo financiero. El gasto programable resultó menor en 14,161 mp, a pesar de un incremento en el renglón de pensiones.

Sin duda el control y mayor eficiencia del gasto público es la herramienta más efectiva para fortalecer la estabilidad macroeconómica y propiciar un mayor crecimiento económico. La política fiscal es fundamental, por lo que es necesario concentrar esfuerzos para fortalecerla. Un tema de análisis que quedó en la mesa tras el Foro True Economic Talks, organizado por el CEESP, es la relevancia que puede tener un Consejo Fiscal para contribuir a mejorar y cuidar las finanzas públicas del país, sobre todo en ausencia de un equipo responsable como el que tiene hoy la Secretaría de Hacienda.

México

El INEGI dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional del Ocupación y Empleo para el primer trimestre del presente año. En ellos se resalta que la población ocupada sumó 52.9 millones de personas, lo que representó el 96.6% del total de la población económicamente activa. Evidentemente eso significó que la población desocupada, que sumó un total de 1.8 millones de personas representara solo el 3.4% de la PEA, que es el porcentaje más bajo desde el segundo trimestre del 2008. Un aspecto relevante también fue la disminución de la tasa de subocupación que pasó de representar 7.9% de la población ocupada en el primer trimestre del año pasado a 7.1% en el mismo lapso del presente año, lo que significó una disminución de 330 mil personas en esta condición que concentra a aquellos ocupados con la necesidad de trabajar más tiempo, lo que se traduce en la búsqueda de una ocupación complementaria o de un nuevo trabajo con mayor horario.

Sin embargo, la precarización del empleo siguió estando presente. Por una parte, aunque la tasa de informalidad laboral se redujo de 57.4% a 57.2% en el periodo que hemos considerado, en términos absolutos se incrementó en 523 mil persona. Aunado a esto, La tasa de condiciones críticas de ocupación, que incluye a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos aumentó de 14.0% en el primer trimestre del 2016 a 14.4% en el mismo periodo de este año.

Estados Unidos

El reporte de la Reserva Federal señala que durante abril la producción industrial aumentó a un ritmo mensual de 1.0%, porcentaje que además de superar significativamente la previsión del mercado de 0.3%, fue su mayor alza desde febrero del 2014. El mayor aumento (1.2%) se reportó en la producción de la minería, después de haber caído 0.4% un mes antes. Por su parte, en abril la producción manufacturera aumentó 1.0%, después de que en marzo reportara una baja de 0.4%. Este avance estuvo impulsado por incrementos igualmente de 1.0% tanto en la producción de bienes durables como de no durables. Al interior del segmento del bienes durables, sobresale la ganancia de 5.0% en el rubro de vehículos de motor y sus partes. Por su parte, la producción de las empresas de servicios públicos creció 0.7%, después de un significativo avance de 8.2% en el mes previo. En términos anuales la producción industrial total creció 2.2%.

El Census Bureau informó que durante abril el inicio de construcción de casas sumó 1.172 millones de unidades a tasa anual, cifra que representó una disminución de 2.6% respecto al mes previo. Este descenso se debió a una disminución de 9.6% en las viviendas multifamiliares, mientras que en la construcción de viviendas unifamiliares se observó un avance de 0.4%. Sin embargo, en términos anuales el inicio de casas mantuvo un comportamiento positivo al crecer 0.7%. Por su parte, los premisos de construcción en abril sumaron 1.229 millones a tasa anual, lo que representó una caída de 2.5%. En este caso, el resultado se atribuye a la caída de 4.5% en los permisos para vivienda unifamiliar, ya que para la multifamiliar aumentaron 1.5%.

también puedes ver

¿Compraste carro? Hazlo deducible de impuestos

No todos los regimenes fiscales pueden obtener los beneficios fiscales de la compra y uso de vehículos, la LISR lo explica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *