Análisis 08 Febrero, 2018. • Marco Antonio Mares
lunes , septiembre 24 2018
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 08 Febrero, 2018.

Análisis 08 Febrero, 2018.

¿Por qué esto es lo mejor que les podría pasar a los bonos? Los mercados financieros están teniendo éxito. El S & P 500 alcanzó un máximo de 2.872 el 26 de enero, luego cayó bruscamente a 2.6...

¿Por qué esto es lo mejor que les podría pasar a los bonos?

Los mercados financieros están teniendo éxito. El S & P 500 alcanzó un máximo de 2.872 el 26 de enero, luego cayó bruscamente a 2.650, una pérdida del 7,8%. Los mercados de bonos también cayeron con el rendimiento del bono del Tesoro de EEUU a 10 años alcanzando el 2,84%, un nivel no visto desde 2014.
Todo esto ha dejado a los inversores en estado de shock a medida que las ventas se relajan: los toros se han ido.
A medida que se recupera la volatilidad y los precios del mercado de renta variable se vuelven más bajos, el mercado de bonos corporativos están en punto muerto esperando una señal de venta que nunca llega. ¿Estamos al comienzo de una crisis financiera, o lo que estamos presenciando en estos días se debe a los cambios de convexidad? Es difícil de decir, pero ciertamente estamos en el punto donde los inversores se dividen en dos grupos: los que hablan de crisis y los que hablan de una mera corrección.
¿Los bancos centrales realmente velan por los mercados?
Aquellos que creen que la debilidad actual en los mercados financieros representa una corrección también creen firmemente que los bancos centrales harán todo lo posible para evitar otra crisis. Sin embargo, estamos entrando en una fase en la que será difícil pronosticar el comportamiento de estas instituciones.
La inflación está aumentando en los EE. UU. y la reforma fiscal republicana que entrará en vigor este año impulsará el crecimiento y el gasto, lo que dará un nuevo impulso a la economía. Pero, ¿realmente las personas gastarán más si las acciones continúan colapsándose? La verdad es que los efectos de los altos precios de las acciones podrían desaparecer rápidamente, dejando que los gastos se contraigan de nuevo.
En este punto, los inversores podrían esperar que la Reserva Federal dé marcha atrás en sus planes de disminución gradual de estímulos, pero si no lo hace, los mercados tendrían otra razón más para vender.
En el otro lado del Atlántico, la inflación continúa retrasada y la fortaleza del euro no le da al Banco Central Europeo otra opción más que pensar en subir los tipos de interés. Además, como ya destacamos la semana pasada, la inestabilidad política pesa sobre el BCE. El spread de la periferia / Alemania está en su nivel más estrecho a pesar de que la crisis catalana sigue sin resolverse e Italia celebrará elecciones en un mes; esta es una clara señal de que los inversores creen que el BCE adoptará un enfoque “de hacer todo lo que sea necesario” para apoyar a la eurozona.
Sin embargo, si la caída de las bolsas se profundiza, el BCE puede hacer muy poco al respecto.
¿El high-yield y los mercados emergentes quedan fuera de juego?
Aunque los bonos del Tesoro están cayendo, el mercado de bonos aún se sustenta en la sólida demanda de los inversores y la reciente ampliación de los diferenciales no es una indicación de una venta en el mercado crediticio. En las últimas semanas, hemos observado que los inversores se vuelven más selectivos, y el spread entre las emisiones clasificadas en dólares estadounidenses y clasificadas en BB se ha disparado a medida que los inversores buscan un mayor retorno invirtiendo en activos de mayor riesgo.
La realidad es que los impagos aún se encuentran en línea con su base histórica y tanto los bonos EM como los HY aún se benefician de un entorno macroeconómico acomodaticio, un fuerte repunte de las acciones y varias mejoras crediticias. La volatilidad que está sacudiendo el mercado en este momento solo hará que el mercado crediticio sea más deseable a medida que los diferenciales comiencen a ampliarse.
Esto puede ser lo mejor que obtengamos del crédito
En lugar de vender activos caros, los inversores están comprando la caída, ya que tienen que poner su dinero a trabajar y no hay activos suficientes para que puedan comprar en los niveles que necesitan. Si nos mantenemos cerca del grado actual de rigidez, podríamos ver incluso una mayor afluencia de inversores en deuda de grado de inversión, empujando los precios de estos activos aún más.
Después de todo, a la economía le está yendo bien, por lo que aunque los bonos grado de inversión están caros, no se los valora injustamente.
Teniendo en cuenta que los bancos centrales todavía nos respaldan ampliamente, lo único que amenazaría la tendencia actual sería una nueva caída del mercado bursátil.
¿Las bolsas seguirán cayendo?

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.