Análisis 10 Julio, 2018. • Marco Antonio Mares
domingo , julio 15 2018
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 10 Julio, 2018.

Análisis 10 Julio, 2018.

En mayo el crecimiento anual del crédito al sector privado siguió siendo de dos dígitos y fue de 12.6%. En mayo de 2018 la tasa de crecimiento nominal anual del saldo de la cartera de crédito vig...

En mayo el crecimiento anual del crédito al sector privado siguió siendo de dos dígitos y fue de 12.6%.

En mayo de 2018 la tasa de crecimiento nominal anual del saldo de la cartera de crédito vigente total otorgado por la banca comercial al sector privado fue 12.6% (7.7% real). Si bien este crecimiento fue mayor al del mes anterior (10.8%) también fue menor al del mismo mes de 2017 (14.3%). La categoría de crédito bancario más dinámica en mayo fue el otorgado a empresas, que alcanzó una tasa de crecimiento anual nominal de 17.4% (12.3% real), mayor a la tasa del mes inmediato anterior (14.3%) y a la del mismo mes de 2017 (16.8%). Por su parte, el crecimiento del crédito al consumo fue 7.7% (3.1% real), y éste fue menor al del mes previo (7.8%) y al del mismo mes de 2017 (10.5%). Asimismo, el crecimiento del crédito a la vivienda fue 8.3% (3.6% real), similar a la tasa observada el mes inmediato anterior (8.2%) y menor a la del mismo mes de 2017 (10.0%). La aportación al crecimiento del crédito total al sector privado de mayo por parte de sus componentes fue la siguiente: el crédito a empresas contribuyó con 9.5 puntos porcentuales (pp) de los 12.6 pp que creció en ese mes; crédito al consumo, aportó 1.9 pp; y crédito a la vivienda, 1.6 pp. Es decir, el componente más dinámico y que en mayor medida aportó al crecimiento del crédito total en mayo fue el concedido a empresas. Lo anterior está relacionado con la sustitución de fuentes de financiamiento por parte de las empresas, las cuales han reducido la demanda de financiamiento externo en favor del crédito bancario. Mientras persista esta sustitución de fuente de financiamiento se podrá esperar que la tasa de crecimiento del crédito total que la banca otorgue al sector privado siga creciendo a una tasa nominal de dos dígitos.

Crédito al consumo: a lo largo de 2018 ha registrado ligera desaceleración

En mayo de 2018 el crecimiento anual nominal del saldo de la cartera crédito vigente al consumo fue 7.7% (3.1% real). Esta tasa fue ligeramente menor a la del mes anterior (7.8%) y 2.8 pp por debajo de tasa observada mismo mes de 2017 (10.5%). El comportamiento de los seis segmentos que componen esta categoría de crédito fue el siguiente: el crédito automotriz (13.1% de la cartera de consumo) registró una tasa de crecimiento anual de 16.0%, similar a la del mes previo (15.9%). Por su parte, el crédito para adquirir bienes muebles (1.1% de la cartera) creció 9.4%, menor a la tasa de 11.6% registrada el mes previo. Los créditos personales (20.9% del crédito al consumo crecieron 9.2% a tasa anual nominal, menor al del mes anterior (9.7%). El financiamiento a través de tarjeta de crédito o TdC (37.7% del crédito al consumo) creció 7.2%. Esta tasa fue ligeramente menor a la del mes anterior (7.4%). Por su parte, el crédito de nómina (23.7% de la cartera) registró una tasa de crecimiento de 4.8%, la cual fue mayor a la del mes previo (4.%).

Cabe mencionar que en la comparación de las tasas de crecimiento anuales de todas las categorías de crédito de mayo de 2018 con las del mismo mes de 2017 se aprecia una importante desaceleración. Asimismo, resalta el hecho de que la tasa de crecimiento anual promedio del IGAE de enero a mayo de 2017 es similar a la del mismo periodo de 2017. Esto indica que una parte importante de la desaceleración del crédito al consumo en los últimos doce meses puede deberse a causas como la pérdida de poder adquisitivo que tuvo el salario real a lo largo de 2017, el cual empezó a recuperarse apenas en marzo de este año. Otro dato relevante es el que proporciona el indicador de ventas de tiendas totales (TT) de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD). De enero a mayo de 2018 las tasas de crecimiento anual promedio nominal y real de las TT fueron de 7.5% y de 2.0%, respectivamente, ligeramente menores a las observadas en el mismo periodo de 2017. Por otro lado, el índice de confianza del consumidor se recuperó a lo largo de 2017 de la fuerte contracción que éste registró en enero de ese año. Sin embargo, en enero y febrero de 2018 este índice se volvió a contraer de manera importante para empezar a mejorar a partir de marzo. Esto último podría indicar una mayor cautela por parte quienes demandan crédito al consumo debido a que consideran posible que existan eventos en el futuro que podrían afectar su nivel de ingreso o su capacidad de pago.

Ahora bien, cabe resaltar que los dos subíndices de la confianza del consumidor que preguntan i) si la persona o algún miembro de su familia piensa comprar automóvil nuevo o usado en los próximos dos años y ii) si la persona piensa remodelar su casa, se deterioraron de manera importante en 2018 con respecto al comportamiento que tuvieron en la segunda mitad de 2017. Esto podría indicar que en términos generales la confianza del consumidor ha mejorado, aunque en casos concretos que pudieran incidir sobre una mayor demanda de crédito al consumo, como es la compra de automóvil o la remodelación de una casa, han empeorado. Esto y la evolución menos favorable del indicador de TT de la ANTAD, podría estarse reflejando en un menor dinamismo de la demanda de nuevo crédito al consumo.

Crédito a empresas: su favorable comportamiento podría deberse en parte a la sustitución del financiamiento externo por crédito bancario

En mayo de 2018 la tasa de crecimiento anual nominal del crédito a empresas fue 17.4% (12.3% real). Esta tasa fue mayor a la del mes anterior (14.3%) y a la del mismo mes de 2017 (16.8%). La tasa de crecimiento del crédito a empresas de mayo es la más alta desde abril de 2017 (18.7%). El dinamismo del crédito a empresas se puede analizar desde el punto de vista de la moneda en que se otorga, pues este se concede en moneda nacional (MN) o en moneda extranjera (ME). En mayo de 2018 el saldo del crédito a empresas en MN ascendió al 76% del total y el concedido en ME a 24%. Al analizar el aumento mensual del saldo del crédito vigente total a empresas de abril a mayo de 2018 se tiene que el 38% de este aumento mensual provino del crédito concedido en MN, el 30% por efecto valuación de la cartera de crédito denominada en ME debido al aumento mensual del tipo de cambio en ese lapso y el 32% restante se debió a la contratación de nuevo crédito en ME.

Ahora bien, desde la perspectiva de la comparación anual de mayo con respecto a lo que sucedió hace 12 meses, se tiene que, de mayo de 2017 a mayo de 2018, el 67.9% del aumento en el saldo del crédito bancario a empresas se concedió en MN, en tanto que 25.6% provino de nuevo crédito concedido en ME y el restante 6.5% del dinamismo tuvo su origen en el efecto de valuación de la cartera de crédito en ME dado el ajuste del tipo de cambio que se presentó en el periodo referido. Las cifras anteriores señalan que el efecto de los ajustes del tipo de cambio en la valuación de la cartera de crédito a empresas ha incidido en la tasa de crecimiento del crédito en ME valuado en pesos y por lo tanto en la tasa de crecimiento de la cartera de crédito total. La magnitud en que incide la valuación del tipo de cambio en el saldo del crédito vigente total a empresas depende tanto de la magnitud del ajuste del tipo de cambio en el periodo considerado como de la participación de la cartera en M.E. dentro de la cartera de crédito total a empresas.

Por otra parte, datos de Banco de México de fuentes alternativas de financiamiento al sector privado disponibles hasta el primer trimestre de 2018 (1T18) indican que desde 1T17 a 1T18 las tasas de crecimiento anuales reales del financiamiento que las empresas obtienen del exterior han sido mínimas (0.1% en 1T17) o negativas (los demás trimestres) y, por consiguiente, las tasas de crecimiento nominales han sido bajas. En contraparte, en este periodo el saldo del crédito vigente a empresas concedido por la banca comercial ha crecido a tasas altas como se ha comentado. La relación inversa que se ha presentado entre el crecimiento del crédito bancario a empresas y el reducido o decreciente dinamismo del financiamiento que éstas obtienen del exterior señalan la posibilidad de que las empresas estén sustituyendo en cierto grado al financiamiento que proviene del exterior con crédito bancario del país. Esta situación explica en gran medida por qué el crédito bancario a empresas ha crecido a tasas altas. Esto podrá seguir sucediendo en tanto las empresas decidan continuar sustituyendo el financiamiento externo por crédito bancario del país.

Por otra parte, en mayo el comportamiento del crédito bancario a empresas por sector de actividad fue el siguiente: agropecuario, 15.9% vs 13.5% del mes anterior (MA); minería, 23.1% vs 16.2% MA; electricidad, agua y gas, -2.5% vs -7.3% MA; construcción, 16.2% vs 14.0% MA; manufacturas, 21.3% vs 16.9% MA; servicios, 16.5% vs 13.4% MA.

Cartera de vivienda: en mayo su crecimiento fue de 8.3%, el cual está en línea con su crecimiento promedio de enero a mayo de 2018 de 8.1%

En mayo de 2018 el crecimiento nominal anual de la cartera de crédito vigente a la vivienda fue de 8.3% (3.6% real). Esta tasa fue ligeramente mayor a la del mes anterior (8.2%) y menor a la del mismo mes de 2017 (10.0%). Este crédito a familias ha estado registrando tasas de crecimiento anuales nominales de un dígito desde junio de 2017 y de este último mes a mayo de 2018 su tasa de crecimiento promedio ha sido de 8.8%. Una importante razón por la cual se ha desacelerado el crecimiento del crédito a la vivienda es la pérdida del poder adquisitivo del salario real promedio de los trabajadores afiliados a empresas formales registrados en el IMSS. Otro factor importante es el encarecimiento del precio promedio de la vivienda. De acuerdo con el indicador que la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) publica, el incremento anual del índice de precios de la vivienda a nivel nacional en 4T17 fue de 7.4% y este aumento anual para el primer trimestre de 2018 fue de 8.7%. Las cifras anteriores indican que quienes desean adquirir una vivienda se encuentran con un salario real que se deterioró y que desde hace pocos meses empezó su proceso de mejora en tanto que al mismo tiempo enfrentan con el incremento del precio de la vivienda mayor al aumento de los precios que se registra el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). En este sentido, se tiene que un mayor precio de la vivienda también es otro factor que contribuyó a restar dinamismo a la demanda de crédito a la vivienda.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.