Análisis 11 Junio, 2018. • Marco Antonio Mares
lunes , octubre 22 2018
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 11 Junio, 2018.

Análisis 11 Junio, 2018.

Crédito al sector privado en abril de 2018 registra un crecimiento interanual de 10.7% nominal En abril de 2018 el saldo de la cartera de crédito vigente otorgado por la banca comercial al sector...

Crédito al sector privado en abril de 2018 registra un crecimiento interanual de 10.7% nominal

En abril de 2018 el saldo de la cartera de crédito vigente otorgado por la banca comercial al sector privado registró una tasa de crecimiento anual nominal de 10.7% (5.9% real). Esta tasa nominal fue 0.3 puntos porcentuales (pp) menor a la observada en el mes previo (11.1%) y 5.2 pp menor a la registrada en abril de 2017 (15.9%). La menor tasa de crecimiento nominal de la cartera de crédito al sector privado de abril en comparación con la del mes anterior se debió al menor dinamismo del crédito al consumo (7.9% en abril vs a 8.2% de marzo), y a empresas (14.2% vs 14.5%), que no fueron compensadas por el ligero mayor crecimiento del crédito a la vivienda (8.2% vs 7.9%). Ahora bien, por lo que respecta a la comparación del crecimiento interanual se tiene que en abril todos los componentes del crédito al sector privado registraron un menor dinamismo: consumo, -3.2 pp (7.9% vs 11.0%) empresas, -4.5 pp (14.2% vs 18.7%), y vivienda, -2.4 pp (8.2% vs 10.6%). Las cifras anteriores indican que en abril de 2018 la desaceleración del ritmo de crecimiento del saldo de la cartera de crédito al consumo ha sido moderada con respecto al mes anterior, pero comparado con el mismo mes del año anterior ésta ha sido mayor. En gran medida el menor ritmo de crecimiento del crédito al sector privado que se ha observado desde octubre de 2017 a abril de 2018 se debe al menor dinamismo de la actividad económica como puede observarse mediante el índice global de actividad económica (IGAE). Por ejemplo, en los primeros nueve meses de 2017 la tasa de crecimiento anual promedio del IGAE fue 2.0% y de octubre de 2017 a marzo de 2018 bajó a 1.3%. Esto significa que el menor ritmo de expansión de las fuentes que generan ingreso también se ha visto reflejado en un menor ritmo de crecimiento de todas las categorías de crédito al sector privado.

Crédito al consumo: la mayoría de sus componentes reportaron un menor dinamismo en abril con respecto a marzo

En abril de 2018 la tasa de crecimiento anual nominal del crédito vigente al consumo fue 7.9% (3.2% real), tasa un poco menor a la tasa promedio del primer trimestre de 2018 de 8.2% (3.1% real). El único de sus componentes que registró una mayor tasa de crecimiento nominal con respecto al mes inmediato anterior fue el de créditos personales (10.1% en abril vs 9.5% en marzo). En el resto de los componentes del crédito al consumo, el crecimiento fue menor: tarjeta de crédito o TdC, 7.5% en abril vs 8.3% en marzo; automotriz, 15.9% vs 16.0%; bienes muebles, 11.6% vs 14.2%; nómina, 4.6% vs 4.8%; y otros, -5.6% vs -2.8%. En la comparación anual todas las categorías de crédito al consumo reportaron menor ritmo de crecimiento en abril de 2018 con respecto al mismo mes del año anterior tanto en términos nominales como reales. Así, en abril de 2018 TdC creció 7.5% en términos nominales en tanto que en el mismo mes de 2017 la tasa fue 9.6%; automotriz, 7.5% vs 20.9%; bienes muebles, 11.6% vs 28.3%; nómina, 4.6% vs 8.4%; personales, 10.1% vs 13.6%; y otros, -5.6% vs -1.6%.

Un factor que posiblemente explica el menor dinamismo del crédito al consumo es la moderación de la actividad económica. Adicionalmente, también se ha registrado un menor optimismo por parte de los consumidores, como lo muestra el Índice de Confianza al Consumidor, pues en abril este indicador registró una tasa de crecimiento anual de 1.7%. Esta es la tasa más baja reportada en este índice desde agosto de 2017 a pesar de la recuperación que se ha observado en el salario real promedio de cotización diaria al IMSS. Es más, debido al aumento de la inflación que se presentó a inicios de 2017 este salario promedio mostró tasas de crecimiento anuales negativas desde febrero de 2017 hasta febrero de 2018. Sin embargo, en marzo y abril de 2018 las tasas anuales de este salario han vuelto a ser positivas. Con ello, podría esperarse un mayor dinamismo del crédito al consumo en el futuro en tanto que el salario real continúe registrando tasas de crecimiento positivas en los siguientes meses. Por último, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la tasa de interés implícita a 12 meses del crédito al consumo se ha mantenido estable desde enero de 2017 a abril de 2018, y su promedio durante ese lapso ha sido de 27.8%. Es decir, en la medida en que las tasas de interés del crédito al consumo prácticamente no se han modificado se tiene que éstas no han sido un elemento que haya influido en disminuir su ritmo de crecimiento.

Por otro lado, la evolución de las ventas al menudeo en el mercado formal y las ventas de automóviles en el mercado interno podrían estar incidiendo negativamente en el crédito al consumo. En este sentido, en abril de 2018 las tasas de crecimiento anuales reales de las ventas de tiendas iguales y de tiendas totales de entidades comerciales asociadas a la ANTAD (Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales) fueron de -4.5% para el caso del índice de tiendas iguales y de -1.5% para el de tiendas totales. Por su parte, la venta al público de automóviles ligeros, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en el lapso de enero a abril de 2018 registró una contracción con respecto al mismo periodo de 2017 de 9.4%, además de que la tasa de crecimiento anual de estas ventas en abril fue de -4.6%. Un mejor desempeño en el futuro cercano de las ventas de ANTAD y de las ventas internas de automóviles ayudará a impulsar el ritmo de crecimiento del crédito al consumo.

Crédito a empresas: su evolución posiblemente esté asociada a una mayor demanda de crédito en moneda nacional

En abril de 2018 la tasa de crecimiento anual nominal del saldo de crédito de la banca comercial vigente a empresas fue de 14.2% (9.3% real). Esta tasa nominal fue menor en 0.3 pp a la del mes anterior y 4.5 pp menor a la del mismo mes de 2017. Cabe mencionar que la tasa de crecimiento promedio nominal anual del crédito a empresas de enero a abril de 2018 fue 14.8% (9.2% real), menor a la tasa anual promedio registrada en todo 2017 (15.2%), aunque en términos reales (descontando la inflación) su desempeño en el primer tercio de 2018 ha sido mejor que en todo 2017: 9.2% real en los primeros cuatro meses de 2018 vs 8.7% real para todo 2017. El comportamiento positivo del crédito a empresas contrasta con el comportamiento de la inversión fija bruta realizada por el sector privado en 2017. De acuerdo con el INEGI, en ese año la inversión fija bruta del sector privado registró una tasa de crecimiento real anual negativa de -0.6%. Por lo que respecta al lapso de enero a marzo de 2018 el índice mensual de la inversión fija bruta registró una tasa de crecimiento promedio anual de 1.7%.

Los datos anteriores indican que el importante ritmo de crecimiento que ha tenido el crédito a empresas no ha estado del todo asociado con el comportamiento de la inversión fija bruta en el pasado reciente. Por otra parte, cabe observar que, de acuerdo con datos de Banxico sobre el endeudamiento no bancario de empresas procedente del extranjero, se tiene que en 2017 este tipo de financiamiento registró una tasa de crecimiento anual nominal de solo 0.1% (-5.2% real) y que en el primer trimestre de 2018 la tasa de crecimiento anual de este tipo de financiamiento fue de 2.7% nominal (-2.5% real). Asimismo, hay que tener presente que, de acuerdo con la CNBV, la tasa de interés implícita del crédito a empresas a 12 meses aumentó de enero de 2017 cuando se ubicó en 7.2% a abril de 2018 al llegar a 9.2%. Es más, el promedio de esta tasa de interés en 2017 fue de 8.1% y en los primeros cuatro meses de 2018 ésta aumentó a 9.0%.

El comportamiento poco favorable que ha tenido la inversión fija bruta del sector privado, el aumento de las tasas de interés del crédito a empresas al mismo tiempo que se ha dado la contracción del endeudamiento no bancario a empresas que proviene del exterior sugiere que un factor importante que ha impulsado al dinamismo del crédito bancario a empresas ha sido una sustitución del financiamiento no bancario del exterior en favor del crédito bancario del país. El punto anterior podría indicar que lo que los demandantes del financiamiento a empresas estarían buscando es disminuir su exposición a los riesgos cambiarios al tener créditos denominados en moneda extranjera, como es el que se obtiene del exterior, por créditos denominados en moneda nacional.

Un aspecto que fortalece el último punto del párrafo anterior es que, con base en datos de Banxico de recursos y obligaciones de la banca comercial, la proporción del saldo de la cartera de crédito vigente otorgado en moneda extranjera con respecto al saldo de la cartera de crédito total ha disminuido. Por ejemplo, el promedio en 2016 fue de 25.6%, en 2017 bajó a 23.1% y para los primeros cuatro meses de 2018 continuó su tendencia decreciente situándose en 22.4%. Es más, de enero de 2017 a abril de 2018 el incremento del saldo nominal total de la cartera de crédito a empresas fue de 20%, siendo el 7.2% de ese aumento el que provino de créditos denominados en moneda extranjera y el 92.8% restante provino de créditos denominados en moneda nacional. Es decir, las cifras anteriores estarían indicando la posibilidad de que gran parte del dinamismo del crédito bancario a empresas que se ha observado desde el inicio de 2017 hasta abril de 2018 se debe a una mayor demanda de financiamiento en moneda nacional en detrimento de la que se concede en moneda extranjera, como es el caso del financiamiento externo, posiblemente porque las empresas asocien un mayor costo del financiamiento en moneda extranjera debido a la incertidumbre sobre la evolución del tipo de cambio.

Por otra parte, el comportamiento de la tasa de crecimiento anual nominal del crédito a empresas por sector del crédito de abril con respecto a marzo fue el siguiente: agropecuario, 13.5% en abril vs12.7% en marzo; minería, 16.2% vs 9.9%; electricidad, agua y gas, -7.3% vs -6.7%; construcción, 13.6% vs 12.8%; manufacturas, 16.8% vs 16%; servicios 13.4% vs 14.6%. Las cifras anteriores indican que las categorías de crédito de electricidad, agua y gas (que solo representa el 0.3% del crédito total concedido a empresas) y de servicios (representa el 51.2% del total) fueron las únicas cuya tasa de crecimiento anual disminuyó en abril y que el mayor dinamismo del resto de sectores (que representan en total el 48.5% restante de la cartera de crédito) no fue suficiente para compensar la contracción de los dos sectores referidos. Esto último posibilitó la disminución de 0.3 pp del crecimiento anual del crédito a empresas de abril en comparación con marzo.

Cartera de vivienda: mantiene ritmo de crecimiento alrededor de 8.0%

En abril de 2018 la tasa de crecimiento nominal anual de la cartera de crédito vigente a la vivienda fue de 8.2% (3.5% real). El crecimiento de abril fue 0.3 pp mayor a la tasa del mes anterior. Asimismo, la tasa de crecimiento anual de abril de 2018 fue menor a la registrada en ese mismo mes de 2017 (8.2% vs 10.6%). Cabe mencionar que de acuerdo con datos de Banxico sobre tasas de interés promedio de créditos a la vivienda en pesos a tasa fija se tiene que el promedio que éstas registraron en 2017 fue de 10.86% en tanto que para el lapso de enero a abril de 2018 fue de 10.71%. Estos datos señalan que las tasas de interés de los créditos a la vivienda se han mantenido en niveles relativamente estables, por lo que éstas parecen no haber influido en la desaceleración del crecimiento de este tipo de crédito a las familias. Por otra parte, y como se comentó en el caso del crédito al consumo, el menor dinamismo del crédito a la vivienda puede explicarse por un menor ritmo de crecimiento de la actividad productiva y por la evolución de los salarios reales. En la medida en que éstos últimos crezcan de manera sostenida a tasas relativamente altas se podrá reponer la pérdida de poder adquisitivo que los salarios reales tuvieron en 2017 y se fortalecerá la capacidad de pago de los hogares y, por tanto, también la demanda del crédito a la vivienda.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.