Análisis 13 Noviembre, 2017. • Marco Antonio Mares
viernes , noviembre 24 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 13 Noviembre, 2017.

Análisis 13 Noviembre, 2017.

¿CONSUMO DÉBIL? A pesar de que la actividad económica reporta resultados positivos, su ritmo de crecimiento anual, según el indicador global de la actividad económica, ha mantenido un comportamie...

¿CONSUMO DÉBIL?

A pesar de que la actividad económica reporta resultados positivos, su ritmo de crecimiento anual, según el indicador global de la actividad económica, ha mantenido un comportamiento lateral, incluso con una ligera tendencia a la baja en los últimos meses.

Diversas opiniones consideran que el desempeño de la actividad económica del país refleja en buena medida el impulso del mercado interno y el mejor desempeño del sector externo. No obstante, la evolución de los indicadores muestra una moderación en el ritmo de avance en estas actividades que puede convertirse en un freno más que en un motor de crecimiento si no se plantean medidas de política económica para un mayor impulso.

Por el lado del sector externo, será la renegociación del TLCAN la que determine en buena medida la evolución del intercambio comercial de México, especialmente con los Estados Unidos, lo que podría afectar la parte exportadora mexicana si se concreta el objetivo del gobierno de los Estados Unidos de aplicar medidas para reducir su déficit con nuestro país.

En el caso del mercado interno, las señales apuntan hacia una moderación en la evolución el consumo lo que, junto con las expectativas sobre los resultados del TLCAN, pueden ser en buena medida la razón de que el ritmo de avance de la economía no sea más elevado y por lo tanto, los pronósticos de crecimiento tampoco se hayan corregido al alza de manera significativa. De hecho, en la última edición de la Encuesta de Especialistas realizada en octubre por el Banco de México, se observa que el pronóstico del PIB para el 2017 fue de 2.10%, manteniéndose sin cambio respecto a la encuesta previa después de un ligero ajuste a la baja.

El moderado avance del consumo responde a factores como: el efecto inflacionario en el poder adquisitivo de los salarios, el tipo de cambio, la caída en términos reales de las remesas provenientes del exterior, el menor crecimiento del financiamiento al consumo y el incremento de las tasas de interés.

Durante el 2016 las remesas familiares provenientes del exterior se convirtieron en una fuente importante de recursos para los hogares, lo que impulsó el ritmo de crecimiento de las ventas de establecimientos comerciales. A lo largo de ese año, entraron remesas al país por un total de 505 mil millones de pesos, lo que significó un aumento de 111 mil millones respecto a lo obtenido un año antes, y fue el mayor flujo de recursos por este concepto desde que se inició su registro. Este comportamiento respondió a la rápida depreciación de la moneda a lo largo del año. Sin embargo, para el 2017, aunque en términos de dólares las remesas familiares continuaron llegando a nuestro país, la

apreciación del tipo de cambio propició un efecto contrario sobre la evolución de las remesas en pesos. Las cifras disponibles indican que en el periodo enero – septiembre ingresaron al país 401 mil millones de pesos, 34 mil millones más que en el mismo lapso del 2016, aunque esta cifra significó poco menos de la mitad de lo que recibió el país en los primeros nueve meses del año pasado comparado con 2015.

La inflación ha jugado un papel importante en la evolución del consumo, toda vez que su rápido crecimiento en lo que va del año, ha incidido negativamente en el poder adquisitivo de la moneda. Si se excluye el efecto inflacionario de la evolución de las remesas denominadas en pesos, se tiene que ya acumulan cuatro meses consecutivos con variaciones negativas, resaltando la caída anual de 13.5% real durante septiembre.

Sin duda el tipo de cambio incidió en la evolución de diversos precios de bienes al consumidor, de tal forma que la inflación también ha impactado en la evolución de las revisiones de salarios contractuales, las cuales muestran cifras negativas en los nueve meses que se tiene registro para el presente año. Evidentemente, esto tiene un impacto negativo sobre la evolución del consumo.

El ligero repunte de la inflación durante octubre que la llevó a niveles de 6.37%, después de que en septiembre mostrara una disminución tras su nivel más alto registrado en los últimos 15 años, se estima que para los próximos meses, al menos en los que resta del año, la inflación se mantendrá en niveles superiores a 6%, impactando negativamente en el poder adquisitivo de los hogares.

Asimismo, medidas de política monetaria llevaron a un rápido incremento de las tasas de interés, con el objetivo de evitar mayores presiones inflacionarias. Sin embargo, esta medida encareció el crédito al consumo. De acuerdo con los datos del Banco de México, tan solo en lo que va del año la TIIE aumentó en poco más de 1.5 puntos porcentuales, propiciando que el financiamiento al consumo redujera significativamente su ritmo de crecimiento. Mientas que en julio del 2016 el financiamiento al consumo creció 10.2% anual en términos reales, en septiembre del presente año aumentó solo 2.7%.

La actividad productiva también muestra señales de debilidad, lo que poder ser indicio de que el PIB de la segunda mitad del año reporte avances inferiores a lo estimado. Las cifras

más recientes indican que en septiembre la actividad industrial registró una disminución mensual de 0.4%, lo que propició que en términos anuales su comparación fuese negativa en 1.0%, con lo que acumuló tres meses consecutivos a la baja.

Es claro que la economía requiere de tasas de crecimiento más altas en un entorno de estabilidad macroeconómica, con el objetivo de mejorar el  bienestar de los hogares.

México 

Durante octubre los precios al consumidor reportaron un aumento de 0.63%, lo que significó el porcentaje más alto para el mismo mes desde el año 2000. Con este resultado, la inflación anual se ubicó en 6.37%, ligeramente por arriba del registro de septiembre (6.35%) que había dado señales de un cambio de tendencia después de su nivel más alto en los últimos 17 años reportado en agosto. El alza mensual de los precios respondió principalmente al incremento de 1.76% en el subíndice no subyacente, como consecuencia del repunte de 4.15% en los precios de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, toda vez que los precios agropecuarios disminuyeron 1.88%. Por su parte, la inflación subyacente mensual fue de 0.25%. En su comparación anual, la inflación subyacente fue de 4.77% y la  no subyacente de 11.40%.

Cifras desestacionalizadas indican que en septiembre la producción industrial tuvo una caída mensual de 0.4%, respondiendo principalmente a la baja de 6.2% en la producción minera y a la disminución de 0.1% en la manufacturera. Por el contrario, la generación de electricidad, agua y gas aumentó 1.8%, en tanto que la construcción lo hizo en 0.8. De esta manera, la variación anual de la actividad industrial del país mostró una caída de  1.0%, con lo que acumuló tres meses consecutivos con cifras negativas.

Durante agosto la inversión fija bruta tuvo un repunte de 1.5%, después de haber caído 1.2% un mes antes. Este comportamiento reflejó el aumento de 1.9% en la adquisición de maquinaria y equipo, especialmente importada, que creció 3.3%. La adquisición de maquinaria y equipo nacional aumento solo 0.4% en el mes. Por su parte, la inversión en construcción se contrajo 0.1% en el mes, lo que resulta extraño cuando sus componentes tuvieron resultados positivos: la inversión residencial aumentó 0.6% y la no residencial 0.2%. No obstante, la variación anual del indicador general de inversión fue de 0.1%

México

Cifras desestacionalizadas del INEGI, indican que durante agosto el indicador mensual del consumo privado en el mercado interior tuvo un repunte mensual de 0.2%, después de haber caído 0.1% en julio. Este avance provino del incremento de 0.3% que registró el segmento de consumo de bienes y servicios de origen nacional, dentro del cual el consumo de bienes aumentó 0.2% y el de los servicios 0.5%. Por el contrario, el consumo de bienes importados se contrajo 2.6% en el mes, lo que significó su segundo mes consecutivo con resultados negativos. Estos resultados llevaron a que el indicador general reportara un crecimiento anual de 3.0%. No obstante, mantiene una tendencia a la baja en los últimos cuatro meses. El consumo de bienes y servicios registró un incremento anual de 2.7%, y el consumo de bienes importados, a pesar de su baja mensual, tuvo un avance anual de 5.7%.

Después de acumular ocho meses consecutivos con resultados positivos, en octubre el indicador de confianza del consumidor reportó una disminución de 0.4 puntos respecto al mes previo. Este comportamiento reflejó un deterioro de la confianza en cuanto a la situación actual y futura, tanto de los hogares como de la economía en su conjunto, así como en la opinión en cuanto a las posibilidades de adquirir bienes duraderos. A pesar de su comportamiento mensual, el indicador general de confianza del consumidor tuvo una ganancia de 1.3 puntos respecto al registro del mismo mes del año pasado. Sin embargo, su nivel se ubica en 36.3 puntos, muy lejos de la línea de los 50 puntos, que representa nivel de expansión.

Estados Unidos

La Reserva Federal informó que en septiembre el crédito total al consumo aumentó en 20.8 mil millones de dólares en septiembre, cifra que superó tanto el pronóstico del mercado que anticipaba un aumento de 18.3 mil millones, como el resultado del mes previo, cuando se reportó una alza de 13.1 mil millones. El crecimiento en septiembre fue impulsado principalmente por el crédito no revolvente, que subió 14.4 mil millones de dólares, impulsado muy probablemente por la actividad de préstamos vinculados a la demanda de automóviles. Por su parte, el crédito revolvente aumentó en 6.3 mil millones.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *