Análisis 27 Noviembre, 2017. • Marco Antonio Mares
martes , diciembre 12 2017
Home / 3 Análisis Financieros / Análisis 27 Noviembre, 2017.

Análisis 27 Noviembre, 2017.

LA MEJOR FORMA DE REDUCIR LA VULNERABILIDAD A SUCESOS EXTERNOS ES LA FORTALEZA INTERNA Recientemente el Banco de México corrigió a la baja su estimación de crecimiento de la economía para el pres...

LA MEJOR FORMA DE REDUCIR LA VULNERABILIDAD A SUCESOS EXTERNOS

ES LA FORTALEZA INTERNA

Recientemente el Banco de México corrigió a la baja su estimación de crecimiento de la economía para el presente año al reducirla de un rango de 2.0% a 2.5% a uno de 1.8% a 2.3%, tras considerar una desaceleración en el tercer trimestre del año como consecuencia de efectos transitorios como los sismos de septiembre y a una contracción de la plataforma petrolera. En este contexto, el INEGI informó que en el tercer trimestre el PIB registró una disminución trimestral de 0.3%, que lo llevó a un crecimiento anual de solo 1.6%, el más bajo desde principios del 2004. Sin embargo, para el 2018 el banco central mantiene sin cambio su pronóstico de un rango de entre 2.0% y 3.0%, lo que pareciera indicar que no se anticipan riesgos importantes para la economía el próximo año.

Si bien es cierto que esta corrección de pronósticos de crecimiento refleja en buena medida efectos temporales durante el tercer trimestre, la evolución de diversos indicadores económicos muestra que la economía ya venía desacelerándose desde principios del año. Cifras sobre el comportamiento del consumo apuntan a una moderación del mercado interno, lo que se corrobora la tendencia a la baja del ritmo de avance del PIB en los primeros tres trimestres del año.

Aunado a ello, se debe tener en cuenta que la economía mexicana deberá enfrentar diversos aspectos que podrían convertirse en factores que inhiban un mayor ritmo de avance de la actividad económica, por lo que es fundamental trabajar en el fortalecimiento interno, que es la mejor manera de reducir la vulnerabilidad a eventos externos.

Es claro que existen señales de alerta, entre las que sobresale el tema de la renegociación del TLCAN, debido a la insistencia del gobierno de los Estados Unidos de corregir su déficit comercial con nuestro país mediante la reducción del intercambio comercial. Aunque esto representa solo una medida parcial, ya que mientras nuestro vecino del norte no resuelva la situación de su déficit fiscal y de gasto, que es mayor que su producción, lo único que lograría con esta medida sería cambiar de país superavitario, es decir que, al reducir su déficit con México tendría que incurrir en déficit con otro país dada su necesidad de productos del exterior. Sin embargo, si los Estados Unidos logra los beneficios que busca en las mesas de renegociación que se están llevando a cabo, puede tener una incidencia negativa en el aparato productivo mexicano, la creación de empleos y por supuesto, en los ingresos de los trabajadores. Hay que recordar que poco más del 60% del comercio total de México (exportaciones + importaciones) se realiza con los estados Unidos.

Otro tema al que quizá no se le ha dado la relevancia suficiente, pero que puede representar un serio problema para México, es la reforma fiscal que aprobó la cámara de representantes de los Estados Unidos y ahora está a la espera de la propuesta del Senado.

La propuesta de la Cámara contempla la reducción de la tasa impositiva corporativa de 30% a 20%, una disminución en el impuesto personal, además de una importante simplificación del sistema tributario, entre otras medidas. Independientemente de las discusiones en el Senado estadounidense, existe alta probabilidad de que se ratifiquen los cambios fiscales, ya que se justifican como visión de largo plazo al estar en línea con los avances de países desarrollados en materia de reducir su régimen impositivo. De hecho, de aprobarse la tasa de 20% en Estados Unidos, la tasa de 30% de México sería significativamente superior a la de nuestro principal socio comercial y aún más que la tasa promedio mundial.

En este entorno, nuestro país podría perder competitividad fiscal en el ámbito internacional, además de que correría el riesgo de perder parte de su base impositiva como consecuencia de que existe la posibilidad de que algunas empresas sean atraídas por un sistema tributario menos oneroso. Hasta ahora nuestro país había sido más benévolo en materia fiscal que los Estados Unidos en materia del impuesto sobre la renta. De concretarse este escenario, nuestro sistema fiscal deberá buscar volverse competitivo, por lo que es fundamental analizar si existe la posibilidad y capacidad para hacerlo. No obstante, habría que revisar la tasa impositiva efectiva y marginal.

Sin duda, seguir avanzando en el saneamiento de las finanzas públicas es posiblemente la principal herramienta para fortalecer la estabilidad macroeconómica e instrumento para hacer frente a los eventos del exterior. Posiblemente es el momento para retomar propuestas como la que ha hecho el CEESP desde hace algunos años, en el sentido de voltear a ver los impuestos al consumo como una fuente importante de ingresos recurrentes y una manera de restar presión a los impuestos directos. Reducir en un punto porcentual la tasa del ISR tanto para personas morales como físicas implica una pérdida recaudatoria de 44.1 mil millones de pesos, en tanto que aumentar la tasa de IVA en un punto porcentual, significaría un incremento de casi 50 mil millones de pesos en su recaudación.

México no tiene el espacio fiscal para llevar a cabo medidas tan agresivas como las propuestas en los Estados Unidos, aunque en algún momento se deberá considera la posibilidad de hacerlo, no solo para compensar el impacto proveniente del sistema fiscal estadounidense, sino para seguir la tendencia de la mayoría de los países desarrollados y mantener su competitividad fiscal.

En lo inmediato, se puede hacer frente a esta situación si realmente se trabaja decididamente en el fortalecimiento de las finanzas públicas a través de un ejercicio eficiente y transparente de los recursos que lleve a una reducción del déficit y de los niveles de deuda, de tal manera que esto contribuya a reducir las presiones que generan sobre la cuenta corriente y el comportamiento de la inflación. Para consolidar un escenario positivo, es fundamental unificar los esfuerzos con el combate a la corrupción, impunidad e inseguridad que se vive en el país. Solo de esta manera mejorará la confianza de los inversionistas.

Fortalecer la estabilidad macroeconómica mediante finanzas públicas fuertes, así como con un entorno de claro estado de derecho y certeza jurídica, es la mejor forma de hacernos menos vulnerables al exterior. Cualquier país con estas características es destino ineludible para la inversión nacional y extranjera, además de que representa un sólido estímulo para el crecimiento y la generación de empleos.

México 

Durante los primeros quince días de noviembre, los precios al consumidor aumentaron 0.92%, con lo que superó prácticamente todos los pronósticos, además de resultar el alza más pronunciada para el mismo lapso desde el año 2011. Este comportamiento respondió principalmente al aumento quincenal de 5.78% en el rubro de precios de energéticos, dentro de los cuales la mayor incidencia provino del repunte de 24.69% en electricidad, que fue el origen de poco más de la mitad del incremento total del indicador general de precios, como consecuencia de terminación de las tarifas eléctricas de temporada cálida en diversas ciudades del país. Los precios agropecuarios también mostraron presiones al reportar un aumento de 2.48%. De esta manera la inflación quincenal no subyacente ascendió a 11.98%. Por su parte, el indicador subyacente tuvo un aumento de 0.28% en la primera mitad de noviembre, lo que representó el más alto para el mismo lapso desde 2008. De esta manera, la inflación anual se ubicó en 6.59%, la subyacente en 4.85% y la no subyacente en 11.98%.

Según cifras desestacionalizadas del INEGI, a partir del tercer trimestre del 2016 se observa una moderación constante en el ritmo de crecimiento trimestral de la economía, de tal manera que en el tercer trimestre del presente año las cifras muestran una caída de 0.3%, con lo que su comparación anual se ubicó en 1.6%, que es su menor avance en los últimos 14 trimestres. Las actividades primarias reportaron un aumento trimestral de 0.5% y uno anual de 0.8% Sin embargo, el sector secundario acumuló dos caídas trimestrales al contraerse 0.6%, con lo que de igual forma su evolución resultó negativa en 0.7% respecto al mismo lapso del año pasado. Por su parte, el sector terciario registró una caída trimestral de 0.1%, que fue la primera cifra negativa en los últimos 17 trimestres. En términos anuales tuvo un avance de 2.5%.

México

De acuerdo con la evolución del indicador global de la actividad económica (IGAE), durante septiembre la economía se contrajo 0.5%, resultado que se relaciona en parte con los efectos generados por lo sismos registrados ese mes. No obstante, en su comparación anual el IGAE reportó un avance de 0.9%, aunque este es el más bajo desde principios del 2014. Durante el noveno mes del año, el mayor dinamismo se registró en las actividades primarias al registrar un crecimiento de 3.5%, de tal manera que comparado con el mismo mes del año pasado, reportó una alza de 3.2%. Por el contrario las actividades secundarias tuvieron una caída mensual de 0.4%, en tanto que las terciarias cayeron 0.8%. Esto llevó a que en términos anuales se observara una caída de 1.0% y un avance de 1.9%, respectivamente.

Por el lado del consumo, se observa que durante septiembre las ventas al menudeo reportaron una disminución de 0.3%, lo que propició que comparado con el mismo mes del año pasado, su comportamiento también mostrara una caída de 0.3%, que fue la primera cifra negativa desde octubre del 2013. El descenso mensual del indicador general de ventas al menudeo respondió a la caída que reportaron seis de los nueve segmentos que lo integran, resaltando la disminución de 3.1% que tuvieron en el mes las ventas de artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal, la caída de 2.1% en las realizadas exclusivamente a través de Internet, y catálogos impresos, televisión y similares, así como la baja de 1.6% en las de enseres domésticos, computadoras, artículos para la decoración de interiores y artículos usados.

Estados Unidos 

The National Association of Realtors, informó que con base en cifras ajustadas a tasa anual, durante octubre la venta de casas existentes fue 5.48 millones de unidades, cifra que superó tanto el pronóstico del mercado que anticipaba 5.42 millones de viviendas vendidas, como el dato del mes previo que reportó 5.37 millones. En términos relativos esto significó un incremento mensual de 2.0%, aunque en términos anuales resultó inferior en 0.9%. Por zona geográfica, el mayor aumento mensual en la venta de viviendas usadas se reportó en noreste, donde se reportó un avance de 4.2%. Le siguió la zona oeste con un incremento de 2.4%, el sur con 1.9% y el medio oeste con 0.8%.

El Conference Board señaló en su informe mensual que durante octubre el indicador líder de la economía tuvo un avance de 1.2%, superando tanto el aumento de 0.1% del mes previo, como el pronóstico del mercado que anticipaba una ganancia de 0.8%. El mayor contribuyente al avance del indicador líder fue el promedio semanal de solicitudes de desempleo, que aportó 0.45 puntos porcentuales. Le siguió la aportación de 0.17 puntos proveniente de la evolución de los permisos de construcción y 0.14 puntos originados en el diferencial de tasas de interés. El único componente que tuvo una incidencia negativa fue el de las nuevas órdenes de los fabricantes para bienes de capital ajenos a defensa, excluyendo aviones, que restó 0.03 puntos

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *