domingo , agosto 25 2019
Home / 3 Análisis Financieros / Captación bancaria tradicional mantiene su ritmo de crecimiento.

Captación bancaria tradicional mantiene su ritmo de crecimiento.

Captación bancaria tradicional mantiene su ritmo de crecimiento. En noviembre de 2018 la tasa de crecimiento nominal anual de la captación tradicional (vista + plazo) de la banca comercial fue de...

Captación bancaria tradicional mantiene su ritmo de crecimiento.

En noviembre de 2018 la tasa de crecimiento nominal anual de la captación tradicional (vista + plazo) de la banca
comercial fue de 9.8% (4.8% real), ligeramente mayor a la del mes anterior (9.4%), pero menor a la tasa de
crecimiento nominal registrada en noviembre de 2017 (10.9%). Este resultado reflejó una ligera recuperación en el
crecimiento de la captación a la vista que logró compensar la desaceleración de la captación a plazo. En el caso de
los depósitos a la vista, la tasa de crecimiento anual nominal fue de 5.1% (0.4% real), 1.1 puntos porcentuales (pp)
mayor a la tasa nominal alcanzada el mes previo. Esta recuperación reflejó tanto una mayor preferencia por liquidez
como una sustitución hacia depósitos en moneda extranjera (ME) como alternativa para mantener cierto poder de
compra. Por su parte, los depósitos a plazo registraron una tasa de crecimiento anual nominal de 17.7% (12.4% real),
por debajo de la tasa anual nominal de 18.3% la registrada en octubre de 2018. La mayor demanda por liquidez para
fines transaccionales estaría explicando esta moderación en el ritmo de crecimiento del ahorro a mayor plazo. Como
resultado de este desempeño, la captación a la vista contribuyó con 3.2 pp a la tasa de crecimiento de 9.8% de la
captación tradicional, mientras que la captación a plazo contribuyó con 6.6 pp. De esta forma, aunque la captación a
plazo representa una menor proporción de la captación total (40% vs 60% de la captación a la vista), su alto
dinamismo (que acumula catorce meses consecutivos con tasas de crecimiento nominal a doble dígito) le permite
contribuir en mayor medida al desempeño de la captación tradicional.

Depósitos a la vista recuperan su dinamismo impulsados por la captación de personas físicas

En noviembre de 2018, la captación a la vista (60.3% de la captación tradicional) registró una variación anual nominal
de 5.1% (0.4% real), mayor a la tasa de 4.0% reportada el mes previo, pero menos de la mitad de la tasa nominal
observada el mismo mes del año anterior (10.5%). El dinamismo de la captación a la vista de las personas físicas fue
suficiente para compensar la desaceleración registrada en el resto de los segmentos. Como resultado del desempeño
por segmentos, los depósitos de exigibilidad inmediata (DEI) de las personas físicas contribuyeron con 5.8 pp a la tasa
de crecimiento de 5.1% de la captación total, los DEI de empresas aportaron 0.8 pp, mientras que los de OIFs y SPNF
restaron 0.4 pp y 1.2 pp respectivamente.

Los DEI de personas físicas (43.5% de la captación a la vista), crecieron a una tasa anual nominal de 14.8% (9.7%
real). Esta es la tasa de más alta observada para este tipo de captación desde abril de 2017, manteniendo por cuarto
mes consecutivo un crecimiento de doble dígito. Parte de este desempeño se originó por el dinamismo de los
depósitos a la vista en ME, que en noviembre registraron una tasa de crecimiento nominal de 37.0%, la cual es la tasa
más alta reportada desde marzo de 2017. Este incremento podría estar respondiendo a una acumulación de saldos en
ME de los particulares como alternativa para preservar su poder de compra, ante la lentitud con la que se ha ido
moderando la inflación y la depreciación observada en el tipo de cambio. Adicionalmente, los depósitos en moneda
nacional (MN) también aceleraron su crecimiento (de 12.3% en octubre a 13.9% en noviembre), desempeño que
probablemente estuvo asociado a una mayor demanda de liquidez para fines transaccionales, impulsada por el
programa anual de promociones en compras “El Buen Fin”. Este repunte temporal también se observó en el indicador de ventas de la ANTAD (tiendas iguales) que en noviembre de 2018 registró una variación porcentual anual nominal
de 9.9%, 2.4 pp por encima de lo observado el mes anterior.

En noviembre de 2018, los DEI de empresas (40.9% de la captación a la vista) reportaron una tasa de crecimiento
anual nominal de 2.0% (-2.6% real), continuando con la desaceleración registrada a partir de junio de 2018. Esta
reducción en su dinamismo se observa tanto en los depósitos en ME como en MN. En el caso de los depósitos a la
vista en ME de las empresas (valuados en dólares), en noviembre de 2018 registraron una variación anual de -16.8%,
acumulando cinco meses consecutivos de contracción. Parte de esta reducción en los saldos a la vista en ME de las
empresas podría estar asociada al uso de las disponibilidades para pagar mayores importaciones (el flujo mensual de
las importaciones no petroleras creció en dólares a una tasa promedio de 9.5% entre julio y noviembre de 2018,
mayor a la tasa de 7.7% el mismo periodo de 2017) y el servicio de la deuda contratada en ME (la cartera en ME del
crédito empresarial con la banca, valuada en dólares, registró una tasa promedio de crecimiento anual de 13.1% entre
enero y noviembre de 2018, significativamente mayor al 2.7% promediado en el mismo periodo del año previo).

Por su parte, los depósitos a la vista en MN de las empresas también registraron un menor ritmo de expansión en
noviembre de 2018, al registrar una tasa de crecimiento anual nominal de 8.4%, menor a la tasa de 11.4% reportada
el mes previo y de 16.9% en noviembre del año anterior. Este resultado podría estar reflejando un menor dinamismo
en los ingresos de las empresas. En particular, algunos índices de ingresos por el suministro de bienes y servicios
entre enero y octubre de 2018 mostraron tasas promedio anuales de crecimiento menores a las observadas en el
mismo periodo del año previo: para el comercio al por mayor dicha tasa promedio disminuyó de 3.2% entre enero y
octubre de 2017 a 2.5% en el mismo periodo de 2018 y para servicios privados no financieros pasó de 4.7% a 3.5%.

La captación a la vista de otros intermediarios financieros (OFIs, 5.7% de la captación a la vista) profundizó su
contracción en noviembre de 2018, al registrar una caída de 6.7% nominal (10.9% real), mayor a la registrada el mes
anterior (-4.9%) y con ello registrando cinco meses consecutivos de contracción. El resultado de noviembre podría
estar reflejando una menor necesidad de mantener disponibilidades ante una disminución en la demanda por los
servicios de financiamiento que estos intermediarios ofrecen, como se refleja en el menor ritmo de expansión de su
cartera total, que pasó de un crecimiento nominal de 11.3% en julio a 7.4% en noviembre.

Finalmente, los DEI del sector público no financiero (SPNF, 10% de la captación a la vista) continuaron mostrando una
contracción en noviembre de 2018, al registrar una variación anual nominal de -10.3% (-14.3% real), mayor a la
contracción registrada el mes previo y muy por debajo de la tasa de crecimiento de 19.9% reportada en noviembre de
2017. Esta reducción se originó principalmente por la caída en captación a la vista del gobierno federal y de los
organismos y empresas públicos. Dicha pérdida de dinamismo podría estar asociada a una aceleración en la
ejecución del gasto ante el cambio de administración (el gasto total del gobierno federal creció 10.4% en términos
nominales en noviembre y los de organismos y empresas 44.2%, en ambos casos las tasas más altas reportadas en
el segundo semestre de 2018).

Depósitos a plazo desaceleran su ritmo de expansión

La tasa de crecimiento anual nominal de la captación a plazo (39.7% de la captación tradicional) fue de 17.7% en
noviembre de 2018 (12.4% real). Esta tasa fue menor a la del mes inmediato anterior (18.3%), pero mayor a la
registrada el mismo mes de 2017 (11.8%). A pesar de la moderación en su tasa de crecimiento, el ahorro de
empresas y particulares continúa siendo la mayor fuente de impulso al crecimiento de la captación a plazo, mientras
que los depósitos de OFIs y SPNF recuperaron dinamismo. La aportación al crecimiento nominal de 17.7% en la
captación a plazo se distribuyó entre los distintos segmentos de la siguiente manera: el sector privado aportó 15.1pp
(empresas, 4.9 pp y personas físicas, 10.2 pp); SPNF contribuyó con 0.1 pp y los OFIs tuvieron una aportación de 2.5 pp.

Los depósitos a plazo de las personas físicas (49.2% del total a plazo) continúan siendo el segmento con mayor
dinamismo al registrar en noviembre una tasa de crecimiento anual nominal de 21.4% (15.9% real), menor a la tasa de
22.4% reportada en octubre de 2018, pero mayor a la tasa de 19.0% registrada en noviembre de 2017. Esta
moderación en el dinamismo podría tener origen en una mayor preferencia por liquidez como se comentó
anteriormente. Por su parte, los depósitos a plazo de las empresas (29.2% del total) lograron una tasa de crecimiento
anual nominal en noviembre de 16.6% (11.4% real), menor a la tasa de 23.6% reportada en octubre, pero
manteniendo la tendencia de crecimiento de doble dígito observada a partir de agosto de 2018. El principal motor del
dinamismo de este tipo de depósitos ha sido el entorno de mayores tasas de interés (entre enero y noviembre de
2018, la tasa de interés pagada por este tipo de depósitos se incrementó 70 puntos base.

En el caso de los depósitos a plazo de OFIs (20.1% de la captación a plazo), en noviembre registraron una tasa de
crecimiento anual nominal de 12.0% (6.9% real), mayor a la tasa de 4.6% observada el mes previo, pero aún debajo
de la alcanzada en noviembre de 2017 (14.4%). La recuperación en el dinamismo observado en los depósitos a plazo
de estos intermediarios podría estar reflejando una menor necesidad por liquidez, ya que la menor demanda
registrada por sus servicios de intermediación, les estaría permitiendo acumular disponibilidades a un mayor plazo,
beneficiándose de las mayores tasas de interés. Por su parte, la captación a plazo del SPNF (1.4% del total) continúo
profundizando su desaceleración, acumulando seis meses consecutivos de reducción en sus saldos, que en
noviembre registraron una variación anual nominal de -10.3%, mayor a la caída de -4.9% reportada el mes previo.
Esta menor capacidad para mantener recursos a mayor plazo estaría asociada a una mayor necesidad de recursos
líquidos para ejercer su presupuesto.

Los Fondos de Inversión de Deuda (FIDs) mantienen un dinamismo moderado

En noviembre de 2018 la tasa de crecimiento anual nominal del saldo de las acciones de los FIDs fue 7.9% (3.0%
real), mayor al crecimiento nominal de 4.4% registrado el mes previo y de 6.2% reportado en noviembre de 2017. Con
este resultado, los FIDs detuvieron la tendencia de desaceleración que empezó a registrarse a partir de mayo de 2018
(cuando el crecimiento de estos instrumentos registró una tasa de 11.2% anual nominal). La desaceleración en el
dinamismo de estos instrumentos estaría asociada al entorno de mayores tasas de interés que hace relativamente
menos atractivo a los FIDs respecto a la captación a plazo.

Los recursos de residentes siguen siendo la principal fuente de impulso de crecimiento de los Activos Financieros Internos Netos (FN)

Los activos financieros internos netos de billetes y monedas (Activos Financieros Netos, FN) incluyen todos los
instrumentos de ahorro e inversión financiera con que se dispone dentro del país y que se administran por bancos y
por otros intermediarios financieros. En noviembre de 2018, los FN reportaron un crecimiento anual nominal de 2.1%
(-2.5% real), menor a la tasa de crecimiento nominal observada en octubre (3.0%) y también 7.8 pp por debajo del
crecimiento observado el mismo mes del año anterior (9.9%), con lo cual los FN mantienen la tendencia de
desaceleración que se ha observado a partir de junio de 2018.

En noviembre de 2018, los FN en poder de residentes (79.5% del total) disminuyeron su ritmo de expansión al
registrar una tasa de crecimiento nominal de 4.5% (-0.2% real) menor a la tasa de 5.8% anual nominal del mes previo
y al crecimiento de 10.1% de noviembre de 2017. Por un lado, el ahorro voluntario disminuyó su tasa de crecimiento
anual nominal de 5.4% en octubre a 4.0% en noviembre. Entre los rubros que redujeron su dinamismo respecto al
mes previo se encuentran la captación a plazo, los valores públicos y los instrumentos de renta variable. Por su parte,
los instrumentos que mostraron un mejor desempeño respecto al observado en octubre fueron: los depósitos a la vista, los FDIs y los acreedores por reporto. En el caso de instrumentos de ahorro obligatorio (fondos de ahorro para la
vivienda y el retiro), se observó también una desaceleración, al registrar en noviembre una tasa de crecimiento anual
nominal de 6.0% (vs 7.0% en octubre y 12.1% en noviembre de 2017).

En el caso de FN en poder no residentes (20.5% del total) en noviembre registraron de nuevo una contracción, al
registrar una variación anual nominal de -6.1% (-10.3% real), prácticamente igual a la tasa de -6.2%% nominal
observada en octubre y significativamente por debajo del crecimiento de 9.1% de noviembre de 2017. En este caso, el
menor dinamismo observado en noviembre de 2018 se explica principalmente por la reducción en el valor de la
tenencia de no residentes de instrumentos de renta variable, valores públicos y FIDs, mientras que los acreedores por
reporto siguen mostrando un fuerte dinamismo. Cabe señalar que la reducción en el saldo de los valores en renta
variable por parte de no residentes se debió principalmente a un efecto valuación, debido a la contracción mensual de
5.0% que registró el IPC.

Te recomendamos leer

Las principales bolsas en el mundo operan con resultados positivos.

Reporte de apertura de mercados  Apertura de Mercados Las principales bolsas en el mundo operan …