Mes y medio para que López Obrador tome posesión de su cargo. • Marco Antonio Mares
martes , noviembre 13 2018
Home / 3 Análisis Financieros / Mes y medio para que López Obrador tome posesión de su cargo.

Mes y medio para que López Obrador tome posesión de su cargo.

A 45 días… Falta mes y medio para que López Obrador tome posesión de su cargo. Hasta el momento, y a pesar de su doble discurso, en los hechos el pragmatismo se ha impuesto a la ideología, aunque...

A 45 días…

Falta mes y medio para que López Obrador tome posesión de su cargo. Hasta el momento, y a pesar de su doble discurso, en los hechos el pragmatismo se ha impuesto a la ideología, aunque haya tenido que renunciar a diversas promesas de campaña. Sin embargo, aún faltan decisiones trascendentales, y eso que todavía no empieza a gobernar.

Yo no me casé

López Obrador decidió antes del 1 de julio que a partir del 2 de julio empezaría a gobernar muy diferente a lo que sus predecesores habían hecho en el pasado, cuando los presidentes electos preferían no atraer los reflectores y dedicar los meses de la transición para cerrar heridas, amarrar alianzas, platicar con los nuevos dirigentes de las diferentes fuerzas políticas en el Congreso y preparar sus primeras decisiones de gobierno con su grupo de trabajo más cercano. La conformación del nuevo Gabinete era una incógnita que se despejaba hasta el 1 de diciembre.

Sin embargo, López Obrador, sin pleno conocimiento de la situación del país, con muchas ocurrencias de un grupo de ciudadanos que tampoco conocían del todo lo que pasa, y sin que esas ideas hubieran sido estudiadas a profundidad, decidió anunciarlas como políticas de gobierno.

El resultado, si no fuera López Obrador, sería una catástrofe de dimensiones mayúsculas. La mayor parte de las ocurrencias, o no son viables, sus costos son mayores que sus beneficios, traerían efectos secundarios no deseados, o se contraponen con otras políticas de gobierno, que sí son prioritarias para el buen desempeño nacional.

Sin embargo, López Obrador tiene una cualidad que ha demostrado ser una de sus principales fortalezas como político: no se responsabiliza de nada, a pesar de haberlo prometido y repetido una y mil veces, y encuentra incluso la forma de responsabilizar a terceros.

Promesas rotas López Obrador ganó las elecciones con más del 50% de los votos, ya que las “benditas redes sociales”, como él las bautizó, permitieron que personas que en su vida se hubieran hablado, se encontraran y estuvieran de acuerdo en que México necesitaba un cambio. Lo que nunca platicaron era cuál era ese cambio.

Unos quieren el cambio para que el Ejército saliera de las calles. “Besos y abrazos” fue un lema que le dio millones de votos a López Obrador; pero otros, que también querían el cambio, votaron para que los asesinos, secuestradores y extorsionadores finalmente recibieran un merecido castigo. “Ni perdón, ni olvido”, le han dicho a López Obrador en los llamados Foros de Pacificación

López Obrador no tenía un plan de seguridad durante su campaña, y con decir que todo el sistema era corrupto, era una solución suficiente, tanto para los que querían que el Ejército saliera de las calles, como para los que querían castigo para los criminales.

Ahora que debe gobernar, López Obrador es pragmático y realista, lo cual es una excelente noticia. Reconoce que los besos y abrazos no serán suficientes para pacificar al país y, en consecuencia, la semana pasada anunció que reclutaría a 50,000 jóvenes más para las fuerzas armadas. En los hechos, AMLO demuestra que estaba de acuerdo con la guerra contra el narco de Felipe Calderón y la mano dura de Peña Nieto.

Así, en un par de semanas cambió el discurso de “besos y abrazos”, que ya dejó atrás, por el de “serenar al país” creando una Secretaría de Seguridad Pública y reclutando personal para las fuerzas armadas.

Su equipo de redes sociales sigue muy activo, mientras hay cambios paulatinos en los medios de comunicación tradicionales, posicionando a sus plumas en diferentes espacios para dejar en el olvido la otra gran promesa de campaña: primero disminuir el precio de la gasolina, después congelarlo, y finalmente que sólo subiera en términos reales. Pero como demostramos en ediciones anteriores, la gasolina se seguirá moviendo bajo las leyes del mercado.

NAIM… Muy probablemente en campaña, su hoy secretario de Transportes, Jiménez Espriú convenció a López Obrador de la viabilidad de Santa Lucía, y AMLO usó esa bandera en pro de la ecología, en contra de la supuesta corrupción y buscando no dejar huella del pasado. Pero Santa Lucía es inviable en términos aeronáuticos y hay que buscar un plan “Plan B”.

AMLO no puede dejar de ampliar la capacidad aeronáutica del Valle de México, porque el mismo ya está saturado. Hay que encontrar opciones que dejen contentos a todos.

La solución al parecer es la consulta popular, que si está bien realizada, dirá lo que han dicho las casas encuestadoras profesionales al respecto: que la población prefiere Texcoco. En consecuencia, no habrá sido él quien haya decidido continuar con la magna obra, sino el “Pueblo Bueno y Sabio”. AMLO ha dejado entrever que si esa es la decisión, entonces procederá a su licitación donde varios grupos empresariales, usando su dinero, no recursos públicos, financiarán la obra hasta su conclusión. Al no haber dinero público, no habrá corrupción.

Una alternativa muy acorde a sus discursos, salvo por dos puntos. Por un lado, la Cuarta Transformación se basa en separar el poder público del poder económico, lo que en los hechos no sucedería; y en segundo término, por no invertir 4,000 mdd, el gobierno de López Obrador dejará ir la utilidad esperada de 20,000 mdd que tendrá el NAIM en los próximos 10 años. Una solución cortoplacista, cuando México necesitaba una visión de estadista que diera prioridad al largo plazo.

Por otro lado, si decidiera cancelar el NAIM, sería un pésimo mensaje para el resto del mundo, sobre todo en el sector financiero, donde la FIBRA E se promovió previa a su colocación, y ahora, por decisión del presidente que llega, habría cambios en un Fideicomiso, lo que resulta inaudito e impensable para quien invierte en este tipo de instrumentos a nivel mundial.

La necedad tiene consecuencias

López Obrador dice que una de sus grandes virtudes es haber sido necio y persistido cuando todos a su alrededor le decían que se retirara o cambiara su postura sobre algún tema, y que esa necedad lo llevó a la Presidencia después de tres campañas presidenciales. Sin embargo, dependiendo de la decisión que sea, será el precio que todo México podría pagar Construir el Tren Maya en lugar del NAIM, mientras éste se siga construyendo con recursos privados, traerá consigo un elefante blanco sexenal que deberá ser subsidiado con recursos públicos, y que alguno de los próximos presidentes simplemente cancelará, como sucedió con el Tren Tapatío de pasajeros que se reinauguró en tiempos de Salinas y posteriormente dejó de funcionar.

Insistir en la construcción de la refinería de 2 Bocas, en Tabasco, es una decisión mucho más complicada, porque si se destinan recursos que podrían irse a exploración y extracción de crudo, entonces las calificadoras de deuda rebajarán la calificación de Pemex y ello es un grave problema, ya que la paraestatal debe 100,000 mdd.

Decirle no al fracking en Tamaulipas implica que México seguirá importando gas natural deEU, cuando lo mejor sería extraerlo del suelo mexicano en alguna medida. De momento, se ha negado rotundamente a llevar a cabo dicho procedimiento, pero igual que con la gasolina, podría cambiar de opinión o ver la forma de que alguien más se responsabilice de esa decisión, y él, como buen demócrata, cumplir con el mandato.

López Obrador es una persona que no quiere perder el cariño de la gente, pero gobernar implica tomar decisiones polémicas y complicadas, que generan ganadores y perdedores. De momento, su equipo sigue manejando con gran habilidad las redes sociales y mantienen la confianza en el cambio prometido en campaña. Cada elector tiene una percepción muy diferente sobre lo que el cambio verdadero realmente implica y, en consecuencia, muchos saldrán decepcionados.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.