lunes , abril 22 2019
Home / 3 Análisis Financieros / México creció 2.03% en 2018.

México creció 2.03% en 2018.

México creció 2.03% en 2018. México habría crecido 1.80% en el cuarto trimestre de 2018 (4T18) únicamente, y con ello habría llegado a 2.03% en todo el año, por debajo del 2.07% del 2017, cuando...

México creció 2.03% en 2018.

México habría crecido 1.80% en el cuarto trimestre de 2018 (4T18) únicamente, y con ello habría llegado a 2.03% en todo el año, por debajo del 2.07% del 2017, cuando se implementó el “gasolinazo”, y del 2.92% del 2016 y el 3.29% del 2015. La cifra de crecimiento apenas se ubica por encima del crecimiento poblacional observado en el año y es producto de la baja productividad, del enorme gasto social (que no permite gasto en infraestructura), y las negociaciones del TLCAN —ahora T-MEC— que retrasaron diversas inversiones.

Durante el 4T18 la economía global continuó expandiéndose, pero a menor ritmo, sobre todo en China y Europa. En EU, por el cierre parcial de su Gobierno, no se dieron a conocer datos sobre su actividad económica. En este contexto se acentuaron las señales de desaceleración en la actividad económica derivado de las medidas proteccionistas de diversos países y las guerras comerciales en curso, todavía por definirse.

Los organismos internacionales han empezado a reducir sus perspectivas de crecimiento para 2019 hacia niveles de 3.2 – 3.5% para la economía global, desde el 3.7% estimado para 2018. Un punto en contra es que en este momento la mayoría de las economías han alcanzado altos niveles de endeudamiento y ello eleva la posibilidad de que las condiciones financieras internacionales se tornen más restrictivas. Tanto la FED en EU, como el Banco Central Europeo, continúan sus preparativos para una posible recesión en el año 2020. Las autoridades mexicanas ya dejan ver que sería el entorno global el culpable en caso de que la economía nacional se deteriore rápidamente en los próximos 18 meses. Es decir, ya tiene al culpable fuera de México.

Para el cierre de 2018 la preocupación en los mercados financieros respecto al efecto de las disputas comerciales sobre la actividad económica global y a las condiciones financieras más restrictivas, generó una recomposición de carteras hacia activos de menor riesgo. Por tanto, los índices accionarios en economías avanzadas y emergentes registraron pérdidas en el 4T18, mientras que el dólar estadounidense se debilitó por  el cierre parcial de su Gobierno y malos reportes sobre las ventas de sus empresas en Asia, en específico China, que se ha convertido en uno de sus principales mercados.

De acuerdo con cifras preliminares del INEGI, la actividad económica de México durante 2018 registró una expansión como resultado, principalmente, del crecimiento de los sectores primario y terciario. En el 4T18 el PIB registró un crecimiento anual de 1.8% y en todo el 2018 al 2.03%, como ya se mencionó.

A su interior, las Actividades Primarias y los servicios se incrementaron 2.4% y 2.8%, respectivamente, mientras que la producción industrial cayó -0.6%, arrastrada por la producción petrolera y la construcción.

Fuerte desaceleración

Con datos desestacionalizados, la Estimación Oportuna del PIB Trimestral reportó un incremento real de 0.3% en el 4T18 con relación al 3T18. Si usáramos la metodología estadounidense tendríamos que decir que la economía nacional creció a una tasa anual de sólo 1.2%, al suponer que en los próximos trimestres la economía crecerá al mismo ritmo.

Por componentes, las Actividades Primarias crecieron 1.9% y las Terciarias 0.8%, mientras que las Secundarias disminuyeron -1.1% durante el 4T18 respecto al 3T18. Es preocupante que la administración del presidente López Obrador insista en que Pemex se ha fortalecido, cuando todos los especialistas dicen que la inversión para evitar mayores caídas en la producción requiere de por lo menos 200,000 mdp adicionales en el Presupuesto de Pemex para 2019.

Si Pemex no logra detener la caída en su producción de crudo en los próximos 3 meses, una nueva reducción en su calificación será inevitable, pues sus ingresos seguirán bajando, al tiempo que sus costos de operación continuarán subiendo con el inicio de la construcción de la Refinería de 2 Bocas y la operación de las pipas en lugar de ductos, disminuyendo su capacidad para pagar su deuda, que es lo que estudian las Calificadoras.

Al ser Pemex el principal contribuyente del gobierno mexicano, reduce sus ingresos y aumenta sus costos. Por ende, el gobierno disminuirá su capacidad de pago de su propia deuda, a lo que, además, debe sumarse menores ingresos por el desabasto de gasolina, bloqueos de la CNTE, huelgas, despidos masivos, salidas de inversiones, etc. De esta manera, menor capacidad de pago de la deuda soberana se traducirá en menor calificación para la deuda soberana nacional, como fichas de dominó que van cayendo una tras otra.

A futuro

En su comparación anual, la Estimación Oportuna del PIB reportó una alza de 1.9% en el 4T18 frente al 4T17. Por actividades económicas, el PIB de las Actividades Terciarias avanzó 2.8% y el de las Primarias 2.5%; en cambio, el de las Secundarias cayó -0.6%. México ya está creciendo por debajo del 2.0 por ciento.

El desabasto de gasolina le costó al país alrededor de 50,000 mdp. Los bloqueos de trenes cargados de materias primas, alimentos, componentes automotrices, etc. generaron pérdidas por 30,000 a 40,000 mdp, a lo que ahora deben sumarse huelgas de maquiladoras en Matamoros y diversas empresas de varios rubros en todo el país.

Durante 8 años México no tuvo una sola huelga, lo que ahora ha cambiado de forma repentina y se traduce en menor producción, consumo, recaudación y, en general, una caída de la actividad económica.

40 diputados de Morena pertenecen a la CNTE, lo que le dio inmunidad a sus agremiados para llevar a cabo bloqueos en Michoacán, sin ser molesta dos por la autoridad. Hoy los trabajadores saben que no pasa nada, que no habrá represión mientras digan que su causa es justa, noble y pelean por mejores salarios, y tengan el apoyo de diputados de Morena.

Para tomarse en cuenta Antes del 15 de febrero conoceremos las cifras de empleo ante el IMSS de enero. Mientras que en diciembre es normal que se pierdan muchos empleos, en enero empiezan las contrataciones y se crean entre 80,000 y 120,000 nuevos empleos. Una cifra negativa en enero sería catastrófica para el ánimo de inversionistas y provocaría elevada volatilidad en los mercados.

El 28 de febrero conoceremos el Informe de Finanzas Públicas de la SHCP a enero. Ahí sabremos qué tanto dejó de recaudar el gobierno por el desabasto de gasolina en enero, tanto de IEPS como de IVA. El IEPS representa el 6% de los ingresos totales del gobierno, por lo que una caída en él podría significar que el gobierno no pueda cumplir su meta de superávit primario para 2019.

Sin lugar a dudas, las ocurrencias y gobernar con inexpertos está pasando factura al gobierno de López Obrador al cierre de los primeros dos meses de su mandato, lo que es preocupante, porque la economía nacional, que atravesará por una coyuntura complicada los próximos 24meses, no cuenta con los soportes necesarios para desligarse del resto del mundo, y está socavando rápidamente la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros. Tal vez lo más preocupante es que al presidente López Obrador le interesa más la política que la economía

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.