México, EU y Canadá llegaron a un acuerdo comercial finalmente. • Marco Antonio Mares
jueves , noviembre 15 2018
Home / 3 Análisis Financieros / México, EU y Canadá llegaron a un acuerdo comercial finalmente.

México, EU y Canadá llegaron a un acuerdo comercial finalmente.

USMCA, más allá del comercio. México, EU y Canadá llegaron a un acuerdo comercial finalmente, pero el USMCA va mucho más allá del libre comercio, ya que habla de finanzas públicas sanas, Tipo de...

USMCA, más allá del comercio.

México, EU y Canadá llegaron a un acuerdo comercial finalmente, pero el USMCA va mucho más allá del libre comercio, ya que habla de finanzas públicas sanas, Tipo de Cambio, aspectos laborales, trasciende al presidente en turno, y crea un bloque económico cerrado a la “invasión comercial china”.

El USMCA es mucho más ambicioso que su predecesor el TLCAN. Es, sin lugar a dudas, un gran instrumento que corrige fallas del tratado anterior, como los mecanismos de revisión que ahora se adicionan; se moderniza porque tiene un capítulo especial para el comercio electrónico que no existía en 1994, pero al mismo tiempo sus negociadores trataron de poner las bases para que la zona conformada por los tres países, crezca, a pesar de sus presidentes actuales y futuros.

¿Por encima del presidente?

El USMCA contiene diversas disposiciones, que si bien parecen del ámbito comercial buscando la libre competencia y que no se den mecanismos artificiales para beneficiar o proteger a una economía y sus empresas, pone una camisa de fuerza por encima del presidente en turno.

Por ejemplo, en el Capítulo 33, en el artículo 33.2 —lo que además se confirma claramente en el artículo 33.4—, dice que las partes están de acuerdo en que se debe mantener un Tipo de Cambio libre. Es decir, López Obrador ya no podría regresar a las prácticas de intervención del mercado de cambios o poner bandas de flotación como sucedió en el sexenio de Salinas de Gortari, o en la actualidad en Argentina.

Igualmente, las partes se comprometen a mantener finanzas públicas sanas que apoyen el valor de sus monedas y a no llevar a cabo devaluaciones competitivas de las mismas, lo que de alguna manera frenaría las posibilidades de que López Obrador incurra en elevados déficits fiscales durante su administración, so pena de que EU y/o Canadá tuvieran la excusa perfecta para dar por terminado el USMCA.

El artículo 33.5 señala que las partes se comprometen a incrementar la transparencia, lo que en la práctica significa que López Obrador no podría desaparecer el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), aunque se ha expresado muy mal de sus integrantes por los altos sueldos que perciben y, en su opinión, el poco trabajo que realizan.

Igualmente, las partes se comprometen a publicar sus cifras de balanza comercial, balanza de pagos, lo que por cierto hoy ya se lleva a cabo. Para lograr que se cumplan los objetivos de finanzas públicas sanas, el artículo 33.6 crea un Comité Macroeconómico, cuyo objetivo es precisamente monitorear el cumplimiento de todo lo señalado en este Capítulo.

El Comité Macroeconómico se reuniría cada año para determinar qué es lo mejor para los tres países, como hoy sucede en Bruselas con la Comunidad Europea, donde se definen las políticas macroeconómicas aceptables, acordes a la coyuntura específica, y se llega a un acuerdo por consenso o por mayoría.

Como puede observarse, el USMCA logra que finalmente México tenga un Comité Fiscal que supervise sus cuentas macroeconómicas, lo que por tanto tiempo negó Luis Videgaray al frente de la SHCP, pero que ahora le deja a López Obrador y a los próximos presidentes de México.

¿Fin del USMCA?

Las partes se comprometen a firmarlo y la cláusula de extinción cambia de los 6 meses actuales, a que dos administraciones diferentes señalen a sus contrapartes que están en desacuerdo con el mismo, por lo que iniciaría, una vez que ello se notifique, un periodo de cuatro años para revisar las inconformidades de las partes, y si no hay un acuerdo en ese periodo, entonces concluiría.

Una cláusula da certidumbre a los inversionistas, ya que el plazo mínimo del acuerdo es de 16 años, y como hay cuatro años para negociar cualquier punto que genere malestar o controversia, es muy probable que en ese periodo se llegue a un nuevo acuerdo. Bien podría llamarse la “Cláusula Trump”, que protege principalmente a México de los cambios de carácter del presidente estadounidense o canadiense en turno.

Frenar a China

Después de las guerras que han ocurrido entre México y EU, es lógico que una parte de la población diga que no está de acuerdo en mantener la dependencia comercial y económica con EU, y que busque nuevas alternativas de inversión extranjera hacia nuestro país.

Si a lo anterior le sumamos que China está invirtiendo fuertes sumas de dinero en Asia, África y América Latina, y que tiene especial interés en los proyectos de líneas férreas, para EU resultaba fundamental frenar una posible alianza comercial entre China y México.

El USMCA señala que ninguna de las partes podrá celebrar un acuerdo comercial con una economía que no sea considerada “de mercado”, como es el caso de Venezuela, Cuba y, claro, China, ya que éstas podrían usar tácticas depredatorias, lo que apoyaría a las empresas de alguno de los países y ello les permitiría competir de forma desleal con las empresas de los otros dos países. Parece un argumento comercial, pero que en la práctica se convierte en una directriz de gobierno para los tres países de la región.

México sí puede invitar a cualquier empresa o gobierno a sus licitaciones internacionales para participar en sus proyectos de infraestructura, pero no puede celebrar acuerdos comerciales con esas economías sin avisar a sus contrapartes del USMCA, quienes podrían optar por salirse del mismo.

A futuro

En este momento, los Congresos de los tres países deben aprobar o negar el acuerdo que alcanzaron los Poderes Ejecutivos de sus respectivas naciones. No pueden cambiarlo ahí señalado, por lo que se trata de un “todo o nada”. Por esa razón es que el presidente Peña Nieto invitó al equipo de López Obrador a unirse a las negociaciones del USMCA para que, llegado este momento, el Senado mexicano, compuesto por una gran cantidad de “personajes de la izquierda”, lo aprobaran, aunque en muchos aspectos va en contra de su ideología y valores políticos por los que tanto lucharon.

En términos comerciales, el USMCA avanza mucho en cuanto a lo que se tenía en 1994, pero no se liberalizan todos los sectores productivos y permite a los países imponer aranceles comerciales a sus contrapartes, lo que parece contradictorio entre socios.

El USMCA es un instrumento muy poderoso de corte completamente neoliberal, que dicta políticas de mediano y largo plazos, sin importar el presidente en turno.

Si lo vemos desde la óptica de la izquierda tradicional mexicana, México está cediendo parte de su soberanía, ya que el USMCA le dicta parámetros que debe seguir y le impide tomar decisiones sobre su moneda, finanzas públicas, mercado laboral, etc.

Desde esa perspectiva, debemos señalar que sorprende que López Obrador, quien controla el Senado y, por ende, decidirá muy probablemente que se apruebe el USMCA, esté de acuerdo con el mismo.

AMLO demuestra, en los hechos, que su pragmatismo está por encima de su ideología y que está dispuesto a no cumplir muchas de las promesas que les hizo a sus seguidores más radicales, a cambio de obtener inversión extranjera, lo que es una buena noticia para México, dentro del doble discurso que caracteriza a López Obrador

Es interesante observar cómo los seguidores de AMLO le aplaudan que haya participado en las negociaciones de este acuerdo, ya sea porque no entienden lo negociado, o porque creen ciegamente en la palabra de LópezObrador, que les promete que el USMCA servirá a sus propósitos de mejorar sus condiciones de vida, lo que sí se logra, a pesar de que las inversiones sean extranj era s.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.