viernes , abril 26 2019
Home / 3 Análisis Financieros / Se requiere un entorno de certidumbre para crecer.

Se requiere un entorno de certidumbre para crecer.

SE REQUIERE UN ENTORNO DE CERTIDUMBRE PARA CRECER Recientemente el INEGI dio a conocer su estimación preliminar del PIB durante el cuarto trimestre del 2018, en la que señala que en ese lapso la...

SE REQUIERE UN ENTORNO DE CERTIDUMBRE PARA CRECER

Recientemente el INEGI dio a conocer su estimación preliminar del PIB durante el cuarto trimestre del 2018, en la que señala que en ese lapso la economía creció a una tasa trimestral de 0.3%, de tal manera que respecto al año previo su crecimiento fue de 1.9%. Con estos datos, se observa que durante todo el año la actividad económica creció a una tasa anual de2.0%, porcentaje inferior a la estimación de los especialistas, que anticipan un crecimiento promedio de 2.1%, tanto para el trimestre como para todo el ejercicio.

Esta estimación refleja un debilitamiento en la última parte del año, que quizá haya sido mayor en el último mes, en línea con los efectos ocasionados por el desabasto de combustibles en diversas entidades del país que afectaron la actividad productiva. Aunque generalmente el dato definitivo que dará a conocer el INEGI dentro de un mes prácticamente no muestra cambios respecto a la estimación preliminar, dada la coyuntura que se vivió en el último mes del año, no sería extraño que hubiese una corrección a la baja. Sin embargo, habrá que esperar los datos para saber cual fue el efecto real.

La situación continúa complicándose y es probable que en la primera parte del presente año la economía muestre un avance mínimo, esto en respuesta al efecto de una menor actividad después del desabasto de combustibles, que aún sigue en algunas entidades, así como por las pérdidas del sector productivo como consecuencia del bloqueo de las vías férreas en Michoacán que han afectado seriamente a algunas actividades productivas. Incluso se han hecho anuncios de que en la frontera algunas empresas maquiladoras están a punto de dejar al país con el consecuente impacto sobre el empleo y bienestar de las familias.

Si bien no hay muchos datos que determinen el impacto en los diferentes sectores, la estimación del PIB del cuarto trimestre parece anticipar que sí hubo un debilitamiento. Al menos dos indicadores se tienen para diciembre mediante los cuales se puede inferir algunos efectos.

Por una parte, está la tasa de desempleo que se ubicó en 3.6% en diciembre del 2018, la más alta desde el mismo mes del 2016. Esto puede estar reflejando la importante disminución en el empleo formal que, según las cifras del IMSS, en diciembre se perdieron 378,561 puestos de trabajo, la cifra más alta para el mismo mes al menos desde 1997, que es el lapso de la serie que publica el instituto. Aunado a ello, está el despido de un importante número de servidores públicos con el objetivo de generar ahorros presupuestales, como anticipó el nuevo gobierno.

Por otro lado, está el reporte oportuno de la balanza comercial, en el que se indica que en diciembre las importaciones registraron una disminución anual de 0.8%, la primera variación negativa en los últimos 20 meses. Lo relevante es que este comportamiento reflejó en buena medida la caída de 7.5% en las importaciones petroleras, donde las importaciones de consumo petroleras cayeron 15.5% y las intermedias 2.8%, dentro de las cuales las gasolinas tienen un importante peso relativo.

Un aspecto que hace más compleja la coyuntura es el hecho de que la incertidumbre se ha ido fortaleciendo, y eso puede incidir en el flujo de inversión y por ende, inhibir la posibilidad de que en este año la economía se acerque a un crecimiento de 2% o mayor.

Los temas de corrupción y estado de derecho no son recientes. Sin embargo, la preocupación de diversos organismos nacionales e internacionales aumenta cuando no se perciben señales de una estrategia clara para contrarrestar estos problemas.

Recientemente Transparencia Internacional dio a conocer los resultados de su Índice de Corrupción para 2018, en el que se aprecia que México perdió tres posiciones para ubicarse en el lugar 138 de un universo de 180 países, al obtener su calificación más baja desde que forma parte de este indicador. Asimismo, el World Justice Project, en su edición 2017-2018 sobre el Índice de Estado de Derecho, ubica a México en el lugar 92 de 113, resaltando el tema de justicia penal en el que ocupa la posición 105.

Sin duda un ambiente de certeza jurídica que inhiba la corrupción e impunidad es fundamental para impulsar la actividad productiva del país. Dejar que diversos grupos bloquen vías férreas, carreteras o roben combustible, sin tener una sanción como lo estipula la ley, genera un ambiente poco propicio para invertir. Los dueños del capital deben estar seguros de que sus recursos están seguros.

Hasta ahora las señales no han sido del todo positivas. La baja de calificación de la deuda de Pemex que anunció la calificadora Fitch Ratings, es una señal no solo de la situación financiera de la empresa petrolera, sino de la visión que pueden tener los mercados de la economía en general, debido al severo cuestionamiento que se ha hecho de las decisiones e instrumentación de políticas del nuevo gobierno que en principio han generado desequilibrios en la actividad productiva del país.

El objetivo del nuevo gobierno se debe centrar en generar un entorno de certidumbre con propuestas que conduzcan a un mayor crecimiento y bienestar de la población. Debe dejar de desestimar los análisis que van en contra de su posición y concentrarse en políticas que estimulen la actividad productiva, la inversión y el empleo. De lo contrario, la apercepción de los especialistas seguirá apuntando a un debilitamiento de la economía, como se aprecia en los más recientes resultados de la encuesta de expectativas del Banco de México publicada el viernes pasado, en la que la tasa promedio de crecimiento para 2019 y 2020 se volvió a ajustar a la baja para ubicarse en 1.80% y 1.92%, respectivamente.

México

El Banco de México dio a conocer los resultados de su encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado correspondiente a enero del presente año, en la que se observa un nuevo ajuste a la baja en los pronósticos de crecimiento del PIB para 2019 y 2020, al ubicarse en 1.80% y 1.92%. En materia de inflación, el pronóstico para 2019 se mantuvo sin cambio en 3.85% mientras que para 2020 se corrigió de 3.74% a 3.75%. De acuerdo con los especialistas, dentro de los factores que pueden limitar el ritmo de crecimiento sobresalen: la incertidumbre política interna, falta de estado de derecho, inseguridad pública, impunidad y corrupción.

El INEGI dio a conocer su estimación preliminar sobre el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre del 2018, en la que señala que en ese lapso la economía creció a una tasa trimestral de 0.3% y a una anual de 1.9%. Por actividades, las primarias reportaron un avance trimestral de 1.9% y un incremento anual de 2.5%. Las actividades terciarias, que son las de mayor participación relativa en el PIB, aumentaron 0.8% respecto al trimestre previo, lo que les permitió un avance anual de 2.8%. Por el contrario, las actividades secundarias cayeron 1.1% en el trimestre, de tal manera que en su comparación anual mostraron una baja de 0.6%.

En diciembre pasado la actividad exportadora de México creció a una tasa anual de 4.3%, porcentaje que si bien superó el avance del mes previo (2,8%), sigue reflejando una importante debilidad respecto a meses anteriores. Las importaciones por su parte, cayeron 0.8%, su primera variación negativa en los últimos 20 meses. De esta manera, el saldo de la balanza comercial fue superavitario en 1,836.3 millones de dólares, de tal forma que el saldo para todo el año fue negativo en 13,704.4 millones.

Estados Unidos

El Departamento del Trabajo informó que durante enero las nóminas no agrícolas se incrementaron en 304 mil trabajadores, cifra que superó notoriamente tanto al resultado del mes previo cuando se generaron 222 mil empleos, como a la expectativa del mercado que anticipaba un aumento de 160 mil nuevos puestos de trabajo.

En enero las nóminas del sector privado aumentaron en 296 mil persona, muy por arriba del pronóstico del mercado que esperaba la creación de 160 mil empleos en este sector.

De esta manera, la tasa de desempleo del primer mes del año se elevó a 4.0%, una décima por arriba de la expectativa del mercado que anticipaba que se mantuviera sin cambio en 3.9%. Es importante considerar que este resultado refleja en parte, el efecto del cierre parcial del gobierno de los Estaos Unidos, pero también la confianza de la población de obtener un empleo con mayor facilidad, por lo que la demanda por un puesto de trabajo aumenta.

El Census Bureau informó que en noviembre el gasto en construcción aumentó a una tasa mensual de 0.8%, superando el avance de 0.1% del mees previo y por arriba del pronóstico del mercado que anticipaba un aumento de 0.3%. Este resultado respondió principalmente al impulso proveniente del incremento de 3.4% en la construcción residencial, ya que la no residencial se contrajo 1.0%. La construcción del sector privado tuvo un avance de 1.3%, en tanto que la del sector público cayó 0.9%. El gasto total en construcción aumentó a una tasa anual 3.4%, resultado de un aumento de 0.6%  en el gasto residencial y de un avance de 5.5% en el gasto no residencial.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.