Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Bernardo Altamirano

LAS PYMES Y LA PRIVACIDAD DE DATOS DE SUS CLIENTES

Publicado

el

El pasado 28 de enero se celebró el Día Internacional de la Privacidad de Datos. La razón para conmemorar este día a nivel global es aumentar la visibilidad de uno de los temas que cada vez cobra mayor relevancia en las relaciones comerciales y profesionales: la protección de datos personales y privacidad.

En efecto, en un creciente mundo digital, los consumidores cada vez están más conscientes del valor de su información personal y cómo proteger y administrar su privacidad. Hoy es más frecuente que los consumidores elijan a las empresas que tienen las mejores políticas de privacidad y protección de datos. Esto no es casualidad, pues en las últimas décadas hemos visto cómo surgen nuevos riesgos que atentan contra el patrimonio de los consumidores, y el robo de datos e identidad es la amenaza más grave de la actualidad.

Esta situación amerita una visión integral que considere tres aspectos: las acciones que tienen los consumidores para que sus derechos sean protegidos; las medidas que deben adoptar los negocios y profesionistas para salvaguardar dichos derechos; alertar sobre los principales riesgos en la materia, principalmente en cuanto al robo de identidad.

En este sentido, en México entraron recientemente en vigor nuevas obligaciones legales para los negocios en materia de privacidad y datos personales, mismos que corresponde al Instituto Nacional de Transparencia (INAI) revisar su debido cumplimiento. En caso de que no se respeten dichas obligaciones, los negocios -sin importar su tamaño- pueden ser objeto de sanciones económicas por parte de la autoridad.

Por esto, es importante que las empresas no se desanimen y observen estas obligaciones como una fórmula para construir confianza. Asimismo, resulta fundamental aprovechar los mecanismos de autorregulación que ofrece la ley e impulsar mejores prácticas comerciales entre las empresas, para que el consumidor internalice su decisión a favor de quienes protegen mejor su privacidad. De ahí la importancia de que las Pymes que administran datos personales revisen sus políticas de privacidad y que recuerden tres principios fundamentales que les permiten establecer un adecuado manejo de información sensible de cada uno de sus clientes:

1.-Un negocio debe recoger sólo los datos del cliente que necesite; protégela con medidas de seguridad efectivas y destrúyela de forma segura cuando ya no la necesites.

2.-Debe establecer mecanismos de protección y respaldo para esa información y así evitar el mal manejo o fraude;

3.-Debe respetar las preferencias del cliente relacionadas con el uso de su información. El cliente otorga consentimiento para cierto uso, respeta esa decisión que tu reputación está en juego.

Finalmente, un aspecto intrínsecamente vinculado a estos temas, es el de la ciberseguridad, que consiste en la “habilidad de proteger o defender el uso del ciberespacio de ciberataques”, lo cual reduce la vulnerabilidad de los datos personales y privacidad que tu negocio administra de sus clientes. Este aspecto no sólo atañe a los negocios que hacen comercio en línea, sino a todos los que tienen cualquier tipo de dispositivo mediante el cual se administren datos personales.

Lo que resulta fundamental entender, es que en la medida que el consumidor se sienta más seguro de la plataforma en la que hace transacciones, buscará hacer más compras o contratar servicios. Por estas razones es que la ciberseguridad se convierte en un aliado estratégico de los negocios que buscan aumentar sus ingresos, mediante garantizar la protección de la privacidad de datos de sus clientes.

Por estas razones es que las Pymes deben salvaguardar estos principios, para que sean un medio de avanzar en la confianza con sus clientes y de crecimiento de sus negocios.

 

@beraltamirano

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad