Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Capital

Hay que esperar más para reabrir Línea 12: Colegio de Ingenieros

El CICM recomendó reactivar el tramo subterráneo hasta que se repare la sección colapsada

Publicado

el

Hay que esperar más para reabrir Línea 12: Colegio de Ingenieros

El Colegio de Ingenieros Civiles de México recomendó al gobierno capitalino frenar sus caballos y esperar un poco más para la reapertura de una parte de la Línea 12 del metro.

El Colegio de Ingenieros presentó el jueves el reporte del peritaje que realizó en la zona de desastre, donde colapsó parte del tramo elevado de vía entre las estaciones Olivos y Tezonco de la Línea 12 del metro capitalino.

Los más de 100 brigadistas que inspeccionaron el sitio del colapso no encontraron deterioros ni fallas graves en la estructura (grado A), pero sí algunas que requerirían de inspección rutinaria (grado C) y otras que necesitarían una segunda revisión, por si acaso (grado B).

Aunque no encontraron daños graves, los ingenieros recomendaron no reabrir todavía el tramo subterráneo de la línea, que va de la estación Atlalilco a la terminal Mixcoac.

“No es posible reabrirlo hasta que se repare el tramo colapsado, es muy importante”, apuntó Bernardo Gómez González, coordinador del Comité Técnico de Seguridad Estructural del Colegio de Ingenieros.

Gómez González reiteró que no hay problemas estructurales en la línea que representen riesgos inminentes. Es decir, “puede operar desde el punto de vista estructural, pero se recomienda reparar las vías y darles mantenimiento”.

El gobierno de la Ciudad de México ha querido apresurar la reapertura parcial de la Línea 12. La llamada Línea Dorada es una de las más concurridas en todo el sistema de metro capitalino. Conecta el sureste de la ciudad con el suroeste, conectando don estaciones que llevan hacia el norte, el poniente y el sur. Era aprovechada por cientos de miles de personas que viven en Tláhuac, Xochimilco, Chalco y otras zonas en el margen de la capital y que trabajan en las áreas residenciales, comerciales y corporativas ubicadas más hacia el centro.

La urgencia ha sido tal que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que el gobierno federal ofrecerá apoyo para restaurar cualquier daño y reabrir la línea tan pronto como sea posible.

El gobierno capitalino planeaba reactivar el tramo subterráneo a finales de mayo, pero decidió posponer. Mientras tanto, el recorrido de la Línea 12 (Tláhuac-Mixcoac) está siendo abarcado por camiones. También se activó un servicio especial de metrobus para cubrir el tramo elevado (Tláhuac-Atlalilco).

Deficiencias y vulnerabilidades

El reporte del Colegio de Ingenieros Civiles señaló varios flancos débiles en la estructura de la Línea 12. Ninguno representa un riesgo inminente, subrayaron, pero las vulnerabilidades existen.

“Se detectaron evidencias de deficiencias y otras vulnerabilidades que requieren mayor estudio”, se lee en el estudio presentado el jueves.

El reporte está basado en una inspección física (visual, sin equipo especializado) del tramo elevado que colapsó. En ella participaron 101 brigadistas, que trabajaron en 37 brigadas de inspección.

En la zona inspeccionada se identificaron 68% de tramos con afectaciones de grado C; 32% con afectaciones de grado B; y ninguna con afectaciones de grado A. Doce tramos de la estructura compuesta (armada con acero y concreto) mostraban afectaciones de grado B.

Se identificaron también varias deficiencias que hay que revisar más de cerca:

  • Soldaduras mal hechas en el centro del claro
  • Separación insuficiente de vigas entre sí y respecto a los cabezales
  • Fisuras en columnas
  • Fisuras en trabes y cabezales
  • Deformaciones en elementos de apoyo
  • Falta de diafragmas o colocación ineficiente de estos
  • Inconsistencia en atiesadores horizontales en trabes más cortos que en otras zonas

El miércoles se presentó el primero de tres dictámenes a cargo de la compañía noruega DNV para determinar las causas del colapso en la Línea 12, que causó la muerte de 26 personas y dejó heridas a casi 80.

La primera parte del peritaje determinó que había fallas en la construcción del tramo, derivadas de malas prácticas en el proceso de edificación, como soldaduras mal hechas.

A más de mes y medio del incidente, la ciudadanía sigue exigiendo nombres y apellidos de los responsables, además de consecuencias legales para los mismos. El gobierno capitalino se niega a hacer señalamientos, alegando que eso es asunto de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, pero ya hay nombres flotando en redes sociales y en medios.

Marcelo Ebrard Casaubon -ex jefe de gobierno y actual secretario de Relaciones Exteriores- es señalado como uno de los más posibles responsables, pues fue su administración la que impulsó el proyecto, supervisó la obra y la inauguró meses antes de terminar su gestión.

También se ha apuntado a Grupo Carso, cuya subsidiaria Cicsa edificó el tramo colapsado. El contrato para la construcción de la Línea 12 se otorgó a un consorcio conformado por Cicsa, Alstom y Grupo ICA.

Se ha señalado también a otros ex funcionarios de la CDMX, como Miguel Ángel Mancera (ex jefe de Gobierno, hoy senador) y Mario Delgado Carrillo (ex secretario de Finanzas de la capital, hoy líder nacional de Morena y diputado federal). La administración corriente tampoco está exenta. Si se determina que faltó mantenimiento en la estructura, el escándalo podría salpicar a la jefa de Gobierno en turno, Claudia Sheinbaum Pardo, y a la actual directora del metro, Florencia Serranía Soto.

Te puede interesar: La investigación aún no acaba, responde Ebrard a primer dictamen sobre Línea 12

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad