Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Capital

Sheinbaum enfrenta tres años de gobierno presionada por la oposición

Morena perfila una victoria en 7 de las 16 alcaldías de la capital; el resto quedaría en manos del bloque opositor

Publicado

el

CDMX está en “momento crítico” por COVID, reconoce Sheinbaum

A Claudia Sheinbaum Pardo le esperan tres años de gobierno cuesta arriba.

Los resultados preliminares de las elecciones intermedias celebradas el domingo no pintan bien para la jefa de Gobierno de la Ciudad de México ni para sus partidarios de Morena, entre los que se cuenta el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Con 98% de las actas contabilizadas, todo apunta a que Morena perderá 6 de las 11 alcaldías que se embolsó durante los comicios de 2018, en los que arrasó con el voto y transformó a la capital en un bastión para su partido y para el presidente López Obrador.

De acuerdo con datos del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Morena lleva la delantera en 7 de las 16 alcaldías en la capital: Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco. En esta última, sin embargo, la carrera es bastante cerrada entre el candidato morenista José Acosta Ruiz (40.47% del voto) y el abanderado del bloque opositor PRI-PAN-PRD, Gabriel del Monte Rosales (39.56%).

Siete de las ocho restantes quedarían en manos de la coalición PRI-PAN-PRD: Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Cuajimalpa, Álvaro Obregón, Coyoacán, Tlalpan y Magdalena Contreras. Benito Juárez, donde no hubo coalición, se iría a la bolsa del PAN.

INE

Sheinbaum Pardo llegó a la Jefatura de Gobierno tras las elecciones de 2018, y su período termina en 2024, con el del presidente López Obrador. Morena dominó durante los primeros tres años de su mandato, pero los tres restantes serán de presiones por parte de la oposición. Claudia Sheinbaum será la primera mandataria de la capital a la que le toque gobernar con un bloque opositor con más dominio territorial que el de su propio partido.

Además, a la jefa de Gobierno le tocará gobernar una ciudad prácticamente dividida en dos: la región poniente estará bajo el poder de Morena, mientras que el poniente será del bloque opositor.

El manotazo fue tan severo que hasta AMLO tuvo que reconocerlo. Durante su conferencia matutina del lunes, el presidente comentó que “se tiene que trabajar más con la gente aquí en la Ciudad de México”.

Los resultados de la CDMX son un eco del golpe sufrido por Morena en la contienda por las diputaciones federales. De acuerdo con los resultados preliminares, la coalición de la llamada Cuarta Transformación (que incluye también al PT, PES y PVEM) conservará su mayoría en San Lázaro, pero la victoria fue amarga. La coalición perdió decenas de curules, quedando todavía más lejos de la mayoría calificada que le habría dado el poder para impulsar reformas y modificaciones legales con todavía más comodidad.

Analistas y medios internacionales concuerdan en que las elecciones del domingo fueron un referéndum sobre el desempeño de AMLO y de Morena en estos tres años de gobierno. Los resultados en San Lázaro y en la CDMX indican que el electorado votó por quitarle parte del dominio a los morenistas, pero sin entregarle la estafeta de lleno a los partidos tradicionales de oposición, cuya reputación se encuentra por los suelos.

Te puede interesar: Reconoce AMLO manotazo a Morena en CDMX; apunta que “hay que trabajar más”

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Banca, ¿palanca de crecimiento?
Publicidad