Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Carlos González

5 Razones para invertir en el IPyC en 2020

5 razones por las que el mercado accionario mexicano presenta una oportunidad de inversión para 2020

Publicado

el

Carlos González, Columna

Recomendar invertir en Bolsa siempre será una decisión muy difícil, sobre todo por el grado de incertidumbre que se maneja, pues cuando las condiciones son propicias para invertir, seguramente los precios de las acciones lo habrán descontado, las valuaciones estarán más caras y el potencial de rendimiento estará limitado.

En esta ocasión quiero compartir, desde mi particular punto de vista, 5 razones por las que considero que el mercado accionario mexicano presenta una oportunidad de inversión para 2020.

1-El contexto global ha mejorado. Recordemos que, durante 2019, observamos una gran cantidad de factores de riesgo que generaron volatilidad en los mercados, desde la Guerra comercial, atravesando por el Brexit, conflictos geopolíticos, entre otros. Pese a lo anterior, la economía global habrá crecido cerca del 2.9% según el FMI y las Bolsas internacionales promediaron rendimientos del más del 24% en dólares. Para este 2020, varios de estos factores han disminuido, de hecho, se espera que la economía global presente un crecimiento del 3.3% para este año (menor a los estimados previos, pero mejor que el año anterior). Ciertamente, la economía mantendrá factores de riesgo, como el posible impacto que tenga el coronavirus en el comercio internacional y en servicios turísticos, pero en términos generales existen menores factores que puedan afectar el ánimo de los participantes. En este contexto, recientemente hemos observado mayor entrada de flujos hacia países emergentes.

2.- Las tasas de interés permanecerán bajas a nivel mundial. A nivel internacional los diferentes Bancos Centrales mantienen una política monetaria laxa, y no se percibe por lo pronto un endurecimiento. Por el contrario, ante el poco espacio para mayores estímulos monetarios, el FMI ha recomendado el uso de políticas fiscales que ayuden a impulsar un mayor crecimiento, o en su defecto, recomienda a los Gobiernos retrasar la consolidación fiscal. Lo anterior quiere decir que las tasas de interés permanecerán bajas a nivel mundial y esto no sólo ayuda al crecimiento, sino a las empresas al tener que destinar menores recursos para el pago de deuda, al tiempo que disminuye el costo de oportunidad para los inversionistas de renta variable. Localmente esperamos que Banco de México pueda estar bajando la tasa de referencia hasta 100 pb durante este año.

3.-Estados Unidos mantiene una economía robusta. Los temores de una recesión en nuestro vecino se han diluido por lo menos para este año, y aunque es lógico pensar en un crecimiento marginalmente decreciente luego del extenso periodo de expansión, la mayoría de los indicadores actualmente se siguen mostrando sólidos. Adicionalmente este es un año electoral en EUA, por lo que típicamente podríamos pensar en una mayor actividad económica en este país, que de manera indirecta podría beneficiar a la nuestra. Por otro lado, para las empresas del S&P’s el crecimiento estimado en utilidades es cercano al 10%, un dato que resulta mucho mejor que lo observado en 2019, derivado de su base de comparación. De esta manera consideramos que los mercados accionarios en EUA podrían mantener un buen desempeño durante el año, lo cual podría ayudar a mantener el apetito de los inversionistas por los mercados de renta variable

4) Valuaciones atractivas. Actualmente nuestro mercado cotiza a un múltiplo FV/Ebitda de 8.5x, lo que representa un descuento de 11% respecto al promedio observado en los últimos 3 años de 9.6x. Si a lo anterior incluimos el estimado de crecimiento para este año cercano al 5.0%, el descuento es mayor. Por otro lado, al compararnos contra otros mercados emergentes, observamos que la cotización del P/U de nuestro mercado es 20% superior a la de mercados emergentes, cuando históricamente el premio ha sido cercano al 60%. Consideramos que lo anterior sólo es justificado por la percepción de un mayor riesgo país, el cual deriva de las endebles políticas públicas en materia económica, la debilidad financiera de Pemex y la incertidumbre por las finanzas públicas de nuestro país, lo que podría repercutir en eventuales reducciones a las calificaciones crediticias tanto para la petrolera como para nuestro país. No obstante, lo cierto es que el riesgo país medido como el CDS a 10 años ha disminuido, actualmente se ubica en 146 puntos, niveles no vistos desde 2014 y por debajo del promedio observado en los últimos 3 años de 194. Por lo anterior, el rezago observado en nuestro mercado accionario el año anterior (9% en dólares vs. más 15% de mercados emergentes), podría ser más un acumulador del potencial de rendimiento.

5) Empresas locales con operaciones internacionales. Reconociendo que la economía de nuestro país se encuentra en recesión, que durante 2019 nuestra economía presentó una caída de -0.1% y que aún no hay señales claras que incentiven la inversión y mejoren la percepción de un crecimiento mayor (en el mejor de los casos esperamos un crecimiento de apenas el 0.8% este año), lo cierto es que las empresas que cotizan en nuestro mercado accionario en su mayoría son empresas grandes, con operaciones internacionales, diversificación de ingresos, economías de escala que les permite tener control de costos y gastos, mayor cuota de mercado, y con capacidad de financiarse en mejores condiciones a nivel internacional. La mayoría de estas emisoras no necesariamente reflejan las condiciones económicas de nuestro país, sino de un contexto económico más global. Por lo anterior, esperamos que el conjunto de las empresas de nuestro mercado, en particular las que componen la muestra del IPyC, presenten un mejor desempeño que el de nuestro país, por lo que esperamos de manera conservadora un crecimiento a nivel operativo de más del 5.0% para 2020.

Puntualmente esperamos que este año el principal indicador de nuestro mercado accionario, el S&P’S BMV IPyC (como formalmente se conoce), alcance un nivel de 50,000 puntos para finales de este año, lo que implicaría un rendimiento superior al 13.0%, nada mal, casi dos veces más que el rendimiento promedio esperado en Cetes para este año.

Carlos Alberto González Tabares / Director de Análisis de Monex Casa de Bolsa

[email protected]/ @carlosgtabares; @monexanalisis

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad