jueves , octubre 17 2019
Home / Carlos González / Así vamos

Así vamos

Se observa una debilidad en la actividad económica de México. Aunado a un contexto de desaceleración internacional, podríamos advertir un escenario bastante retador...

Adiós al Dinero Barato

Es un hecho que en lo que va del año nuestra economía se ha deteriorado. Tal y como se esperaba, hace unos días, en su Informe Trimestral de Inflación al 2T19, Banco de México volvió a recortar su pronóstico de crecimiento para este año al 0.45% desde un estimado previo de 1.3%. En pocas palabras, para este año esperamos un estancamiento en nuestra economía con un crecimiento nulo, sólo equivalente en muchos casos al momento económico observado en 2009, muy por debajo del mediocre crecimiento promedio observado en los últimos años de entre el 2.0% y 2.5%, y lejano de la promesa de crecimiento promedio de esta administración del 4.0%. Es importante señalar que, si no hay crecimiento, es porque no hay inversión, y sin crecimiento no hay generación de nuevos empleos ni mayor capacidad de consumo, y, por lo tanto, habrá menores impuestos en detrimento de los ingresos fiscales, necesarios para la distribución en mejores servicios a favor de la gente más necesitada.

Aquí algunos datos de cómo vamos hasta ahora en diferentes rubros.

Al 2T, el PIB presentó una caída anual del 0.8%, mientras que los últimos datos conocidos de indicadores relacionados con el ciclo económico como el Indicador Coincidente y el Adelantado presentaron una caída anual de -2.7% y -0.3% respectivamente.

Si tomamos el dato de Producción Industrial al mes de junio observamos una caída anual del -2.9%, la Producción de Autos al mes de julio cayó -0.4%, pero las Ventas de Autos cayeron -7.9%. Es importante destacar que el último dato de la Inversión Fija Bruta disponible al mes de mayo presentó una caída anual del -7.4%.

Los índices del PMI Manufacturero y No Manufacturero a julio tampoco fueron mejores, éstos se ubicaron en 49.6 y 47.1 puntos, ambos ya en zona de contracción.

En algunos datos relacionados con el consumo, observamos al mes de julio que el índice de Confianza al Consumidor se ubicó en 105 puntos, nivel inferior a los máximos de 116pts observados en febrero de este año. Por otra parte, las Ventas de la ANTAD a julio presentaron un crecimiento anual de 1.2% (por debajo de la inflación) y las Ventas Minoristas a junio un crecimiento de apenas 1.0%, no obstante, el último dato de las Ventas Mayoristas presenta una caída ya del -3.9%.

En cuanto a la generación de empleos por parte del IMSS, ésta fue de 2.2% al mes de julio, mostrando un deterioro (del 45%) respecto a la tasa de crecimiento observada el mismo periodo del año anterior del 4.0%, al tiempo que la tasa de desempleo a julio se ubicó en 3.71%, nivel superior a la tasa de desempleo observada justamente hace un año del 3.48%.

En lo que se refiere a algunos datos relacionados con el sector externo, observamos que las exportaciones continúan presentando un crecimiento, al mes de julio éste fue de 6.9%, no obstante, dicho crecimiento resultó significativamente inferior al observado en julio del año pasado de 14.2%, mientras que las importaciones al mismo mes presentaron un avance del 2.0%, de la misma manera un ritmo muy inferior al 17.5% observado en julio del 2018.

Con los datos anteriores, es hasta cierto punto lógico pensar que exista una menor demanda de bienes y servicios, por lo que es de esperarse una disminución en los indicadores de inflación. De esta manera, observamos que la Inflación General al mes de julio se ubicó en 3.78% y la Inflación subyacente en 3.82%. No obstante, la Inflación al Productor se ubicó en niveles mínimos de 2.5%, una cifra no vista desde abril del 2016.

Una vez dicho lo anterior, claramente observamos una debilidad en la actividad económica de nuestro país, lo cual aunado a un contexto de desaceleración internacional, podríamos advertir un escenario bastante retador para los próximos meses.

En los próximos días probablemente diferentes Bancos Centrales, incluyendo Banxico, podrían estar anunciando medidas de estímulos económicos, entre ellos, recortes a las tasas de interés. Sin embargo, localmente el margen de maniobra se sigue viendo limitado por los riesgos que presenta nuestro país en lo que se refiere a finanzas públicas, por la encrucijada que presenta el actual Gobierno para hacer frente a sus políticas asistenciales con menores ingresos presupuestales y con la debilidad financiera que presenta la principal empresa del Estado, Pemex, en medio de un contexto delicado y poco atractivo para las inversiones y para la atracción de flujos.

En días recientes hemos visto una serie de eventos que podrían mandar señales positivas de confianza a los inversionistas, el acuerdo entre el Gobierno y las empresas de gasoductos, las palabras de apoyo al nuevo Gobierno por parte del Ingeniero Slim y la posibilidad de hacer un cambio en la estrategia de hidrocarburos para permitir la participación de privados en el sector, veremos si son suficientes.  Por ahora los inversionistas estarán atentos al Paquete Económico 2020 que deberá presentarse a mediados de este mes, donde conoceremos los supuestos que manejará el Gobierno actual hacia el próximo año, relevantes para la generación de confianza y para la revisión a la calificación crediticia de la deuda soberana y de la Paraestatal en las próximas semanas.

Carlos Alberto González Tabares / Director de Análisis de Monex Casa de Bolsa

[email protected]/ @carlosgtabares; @monexanalisis

Te recomendamos leer

Adiós al Dinero Barato

Octubre

Octubre estará lleno de mucha información relevante que podría definir el comportamiento de las bolsas en los próximos meses