miércoles , septiembre 18 2019
Home / Carlos González / Bajan expectativas bursátiles

Bajan expectativas bursátiles

El estimado para el IPyC hacia finales de año lo ubicamos en 45,500pts., lo que equivaldría a un rendimiento estimado sobre los niveles actuales del 13.7%

Adiós al Dinero Barato

En lo que va del año, nuestro principal indicador del mercado accionario, el IPyC, ha presentado una caída de cerca del -4.0%, siendo el mercado accionario con el peor desempeño durante 2019, de hecho, el único con rendimiento negativo. Diferentes factores internos y externos han contribuido a un menor apetito por la renta variable en nuestro país.

A nivel internacional observamos que continúa la desaceleración en los principales bloques económicos, la cual se ha incrementado con las recientes disputas comerciales originadas en EUA. Particularmente la guerra comercial entre EUA y China ha generado que ambos países presenten mayores medidas proteccionistas y con ello un menor flujo comercial, repercutiendo en los volúmenes de comercio a nivel mundial. De hecho, algunos organismos internacionales recientemente han revisado a la baja las expectativas de crecimiento para la economía global al 3.2%.

Ante este escenario, los diferentes bancos centrales, incluyendo a la FED en EUA, han comenzado a recortar tasas de interés como medida precautoria ante la posibilidad de un escenario adverso en los próximos meses. Lo anterior ha apoyado, por lo menos de manera temporal, al ánimo de los inversionistas. No obstante, la decisión dividida al interior del Banco Central de EUA para bajar la tasa de interés, el reciente comunicado (menos “dovish” a lo esperado) de su presidente, J. Powell, respecto a que la reciente baja en la tasa de interés no implica necesariamente el inicio de un ciclo de baja en tasas, y las nuevas amenazas arancelarias del presidente Trump para China, han generado un ambiente de mayor incertidumbre para los mercados globales, anticipando un escenario de menor crecimiento económico.

Localmente, a la natural desaceleración del primer año de gobierno de una nueva administración, se suman una serie de eventos desafortunados en materia político-económica que continúan generando nerviosismo entre los participantes. Lo anterior se ha reflejado en un crecimiento económico de apenas el 0.3% en el 1S19, lo cual además de generar una revisión a la baja en las expectativas de crecimiento de las empresas del mercado accionario (el consenso estima un crecimiento del PIB en 2019 de sólo 0.6%), pone en duda el cumplimiento de las metas fiscales para finales de este año.

A lo anterior, se suma la incertidumbre relacionada con la adecuada ejecución del Plan de Negocios de Pemex, para que ésta logre incrementar la producción de petróleo y mejorar así, su actual elevado nivel de apalancamiento. Dicho lo anterior, los participantes del mercado contemplan la posibilidad de una reducción en la calificación crediticia para Pemex y para la deuda soberana de nuestro país, probablemente hacia principios del próximo año, lo cual, limitaría la posibilidad de bajas en las tasas de interés por parte de Banco de México, desincentivando la inversión y el crecimiento. Algunos datos recientes como la confianza al consumidor y la inversión fija bruta, siguen dando muestra de ello. La primera presentó a julio una caída de -1.6% respecto al mes previo, sumando 5 meses a la baja; la segunda, presentó al mes de mayo una caída de -2.7% respecto al mes previo, pero -7.4% anual, la cuarta baja consecutiva.

Considerando lo anterior, y una vez conocidos los resultados financieros al 2T19, los cuales calificamos como débiles, aunque en línea con nuestros estimados (crecimiento en Ventas de 0.4% y caída en Ebitda de -1.3%), nuestro estimado para el IPyC hacia finales de año lo ubicamos en 45,500pts., lo que equivaldría a un rendimiento estimado sobre los niveles actuales (cercanos a 40,000pts) del 13.7% para finales de 2019. El nuevo estimado asume un crecimiento para todo 2019 en Ventas y Ebitda para las empresas que componen la muestra del IPyC, de 4.7% y 2.0% respectivamente, cifras más bajas respecto a los crecimientos previos de 4.8% y 4.4% respectivamente, y valuaciones más conservadoras derivado de un mayor factor de riesgo ante las actuales condiciones político-económicas, que mantienen un ambiente de incertidumbre para las inversiones y las expectativas de crecimiento.

Carlos Alberto González Tabares / Director de Análisis de Monex Casa de Bolsa

[email protected]/ @carlosgtabares; @monexanalisis

Te recomendamos leer

Adiós al Dinero Barato

Así vamos

Se observa una debilidad en la actividad económica de México. Aunado a un contexto de desaceleración internacional, podríamos advertir un escenario bastante retador...