Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Carlos González

Dos Mundos Divergentes

Al inicio de la era Post-Covid, comenzamos a identificar la conformación de dos mundos cada vez más divergentes, quizá siempre han existido…

Publicado

el

Carlos González, Columna 2021

Al inicio de la era Post-Covid, comenzamos a identificar la conformación de dos mundos cada vez más divergentes, quizá siempre han existido, pero ahora se hará cada vez más evidente, en materia laboral, socioeconómica, educativa, empresarial, consumo, entre otros. La capacidad de adaptación, pero sobre todo el uso tecnológico hará más grande la brecha.

Por poner algunos ejemplos, en materia laboral, el sector informal, que típicamente ha sido el receptor del desempleo, ahora ha sido el más afectado, viéndose mermado de manera significativa en sus ingresos, sin prestaciones que amortigüen el impacto, sin un horizonte claro de recuperación y disminuyendo en su totalidad cualquier capacidad de ahorro. Datos recientes del INEGI señalan una pérdida de 12.2 millones de empleos, de los cuales 8.5 son informales.

Por el contrario, el sector formal, podría ser más defensivo en el contexto actual por varias razones, generalmente pertenecen a empresas mejor constituidas, con mayor infraestructura y con prestaciones sociales, que permiten aminorar el impacto. Empleados y empresas con capacidad de hacer “home office”, se encuentran dentro de un sector favorecido, pues generalmente es personal más capacitado, que trabaja para empresas con productos o servicios de mayor valor agregado, que podrían ser, no sólo más defensivos en el contexto actual, sino con capacidad de aprovechar mejor las oportunidades que se presenten. Mientras la tasa de desempleo y la pobreza van en aumento (datos del CONEVAL señalan que a 55% de la población no le alcanza para la canasta básica), empleados del sector formal podrían ver incluso incrementada su capacidad de ahorro, ante una debilidad económica generalizada, que eventualmente ofrece condiciones más laxas para incentivar la demanda (ofertas, descuentos, menores tasas, etc).

En términos de ingresos la desigualdad también aumenta, el 92% de los empleos perdidos se concentran en empleos con salarios menores 3UMAS ($7,900). Por género, la pérdida de empleos se concentra en mayor medida en las mujeres con una razón de casi 1.4x por cada hombre, mientras que, por grupo de edad, la mayor pérdida se da en jóvenes menores a 29 años.

En el tema de salud, educativo o de servicios, la brecha se hará más marcada entre aquellos que cuenten con mayor capacidad tecnológica. Los resultados obtenidos de dichos servicios serán mucho mejores para quienes puedan costearlo.

Con cifras del INEGI, se estima que 70% de la población mayor a 6 años cuenta con acceso a internet, pero sólo 44% cuenta con equipo de cómputo en sus hogares. De hecho, se estima que más de 10 millones de alumnos tendrán rezagos educativos adicionales a los ya existentes. Esta diferencia tendrá repercusiones significativas en materia educativa, laboral y socioeconómica en los próximos años. La brecha digital será un motor de desigualdad.

Lo mismo sucederá en el consumo, aquellos productos de mayor valor agregado podrían ser incluso más defensivos que aquellos que no lo tengan, pues el sector al que van dirigido se verá menos afectado que aquellos de consumo masivo, donde habrá más competencia por precio.

Adicionalmente, la forma de hacer negocios será mayormente en línea, negocios tradicionales se irán haciendo cada vez más pequeños al grado de poder desaparecer. En lo que respecta al sector empresarial, la brecha se hará mucho más grande entre las pequeñas y medianas empresas, y los grandes corporativos, por su economía de escala, capacidad tecnológica, mejor capacidad de fondeo, alcance a otros mercados extraterritoriales, etc. No obstante, vemos una gran oportunidad para empresas novedosas, de reciente creación que nacieron siendo digitales, pues podrían competir directamente con empresas grandes que por su tamaño les ha costado más trabajo dar un giro hacia la digitalización.

Aquellas empresas que logren mantenerse a flote en esta coyuntura a pesar de lo complicado que parece, podrían ver no sólo la luz de una moderada recuperación en los próximos meses, sino incluso, un incremento significativo en su participación de mercado y liderazgo, ante la pérdida de empresas competidoras.

Carlos Alberto González Tabares / Director de Análisis de Monex Casa de Bolsa

[email protected]/ @carlosgtabares; @monexanalisis

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad