Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Carlos González

Elecciones en EUA

El próximo 3 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones en EU para presidente ¿Cuál será el impacto para México?

Publicado

el

Carlos González, Columna 2021

El próximo 3 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones en EUA para presidente y para la renovación del congreso. Por un lado, el presidente Trump buscará su reelección por un periodo de cuatro años más, en medio de la mayor recesión en EUA en los últimos años producto del Covid, enfrentamientos sociales, conflictos comerciales con el resto del mundo, particularmente con China, y una pérdida de liderazgo de EUA en los diferentes organismos internacionales. Por otro lado, el demócrata Joe Biden, quien actualmente se encuentra arriba en las encuestas y en las principales casas de apuesta, buscará aprovechar las debilidades y los errores de Trump para llegar a la presidencia.

La apuesta de Trump será la llegada de una vacuna antes de las elecciones, mientras sus principales propuestas estarán centradas en continuar eliminando regulaciones, reducir impuestos a trabajadores e incentivar a las empresas para regresar inversiones y empleos a EUA. Aunque Trump no resulta el típico republicano, se considera que este partido es más “pro-mercado”, y por lo menos en el corto plazo, parecería que su triunfo sería bien visto por los mercados.

Por el lado, Joe Biden buscará aprovechar la iniciativa de un paquete amplio de estímulos económicos recién propuesto por el partido Demócrata. Aunado a ello, sus propuestas se basan en incrementar empleos con proyectos de infraestructura, incrementar el salario mínimo, e incentivar la compra de productos americanos por parte del Gobierno. No obstante, contempla también un incremento en impuestos a los corporativos del 21% al 28%, así como eliminar ventajas fiscales e impuestos a las ganancias de capital y dividendos.

Actualmente las encuestas señalan como favorito a Biden, incluso, después del debate y el anuncio de que Trump dio positivo a COVID, la ventaja se ha ampliado para el demócrata. Sin embargo, como se ha observado en elecciones anteriores, el voto popular no es suficiente, será necesario obtener la mayoría de votos del Colegio Electoral, por lo que la definición estará en los Estados “columpio”, (llamados así, por no favorecer la mayoría de las veces a un solo partido).

Además de quién gane la elección para presidente, la atención de los inversionistas estará centrada en la formación del Congreso. Un Congreso dominado por un solo partido, podría darle libertad para ejecutar varias de las propuestas. En esta ocasión, existe cierta posibilidad de que el partido Demócrata obtenga mayoría en el Senado y en la Cámara de representantes, lo que les permitiría implementar con facilidad un incremento de impuestos, lo cual no sería bien visto por los mercados. Un Congreso dividido podría dar equilibrio en las propuestas de ambos partidos y ser tomado como positivo por los inversionistas, incluso independientemente de quien gane.

En lo que respecta a nuestro país, un triunfo de Trump, podría ser en el muy corto plazo, relativamente positivo para nuestro país, por la aparente buena relación entre ambos gobiernos, por la posibilidad de que nuestro país pueda atraer inversión que saldría de China por la continua confrontación entre EUA y el país asiático, y por la debilidad que mantendría el dólar frente a una canasta de divisas ante una menor posibilidad de reducir el déficit fiscal con la amplitud de estímulos económicos y menores impuestos. Por el contrario, un triunfo de Biden generará la percepción de un menor ritmo de crecimiento por la limitante de nuevas inversiones por parte de las empresas norteamericanas ante la necesidad de pagar mayores impuestos, y que de alguna manera afectaría a las exportaciones de nuestro país, un control mas estricto en temas ambientales y laborales previstos en el TMEC, una política energética totalmente distinta a la de nuestro país, basada en energías limpias, y la posibilidad de un dólar más fuerte frente a una canasta de divisas (incluyendo divisas de mercados emergentes como el peso) ante una reducción del déficit fiscal, producto del incremento en impuesto. No obstante, de largo plazo, podría regresar a EUA a su liderazgo global, y encausar a su economía a un crecimiento sostenible, siendo al mismo tiempo un contrapeso constructivo para nuestro país.

Por último, es importante señalar que ahora más que nunca, por el tema de la pandemia, muchos votos se están llevando a cabo por correo, lo cual podría tardar varias semanas en contabilizarse, esto podría traer como consecuencia que no se anuncie un claro ganador en las siguientes horas después de cerrada la votación, generando con ello incertidumbre, que, dicho sea de paso, podría durar varias semanas. Lo anterior, ha sido un argumento que ha utilizado el presidente Trump para amenazar con desconocer los resultados, lo cual también será un factor de incertidumbre adicional que podría mantener volatilidad en los mercados, incluso hasta el mes de enero.

Carlos Alberto González Tabares / Director de Análisis de Monex Casa de Bolsa

[email protected]/ @carlosgtabares; @monexanalisis

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad