Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Carlos González

Perspectivas 2021

El próximo año luce más alentador, no obstante, la recuperación mundial sigue condicionada a la evolución de la pandemia

Publicado

el

Carlos González, Columna 2021

Los anuncios sobre la vacuna contra el Covid19 han provocado un sentimiento positivo en los mercados, que incluso se ha logrado sobreponer a las recientes noticias sobre rebrotes en diferentes partes del mundo. De esta manera, tras la reapertura de algunas actividades durante la segunda parte del año y una baja base de comparación después de un muy difícil 2020, las perspectivas para el próximo año lucen un poco más alentadoras. No obstante, la recuperación mundial sigue condicionada a la evolución de la pandemia.

Para la economía norteamericana esperamos para el próximo año un crecimiento del 3.6%, favorecida principalmente por los elevados estímulos económicos que han ayudado a amortiguar la caída y a pensar en una recuperación más rápida. En México, aunque la producción agregada aún se ubica muy rezagada respecto a los niveles previos a la crisis, algunos sectores, como el manufacturero, han mostrado un impulso inusitado y ya operan volúmenes superiores a los de 2019. Para 2020 podemos esperar una caída del PIB el orden de 9.1%, asumiendo que habrá una leve desaceleración en el crecimiento del cuarto trimestre. Hacia adelante, el balance de riesgos para la actividad sigue siendo adverso, por lo que el traspaso de la mejora en las expectativas hacia 2021 será limitado. Durante el próximo año las elecciones intermedias, el deterioro de la situación de las finanzas públicas y los posibles retrasos en la distribución de la vacuna serán algunos de los factores que mantendrán un sesgo a la baja sobre los determinantes de la demanda agregada, particularmente la inversión. Así, para el próximo año podríamos esperar un crecimiento en el PIB del 2.7%, vinculado principalmente al crecimiento de las exportaciones y el consumo privado.

En lo que respecta a la inflación a nivel mundial, observamos que ésta se ha mantenido estable incluso con un sesgo a la baja en algunos casos, por lo que será lógico pensar que las condiciones globales de relajamiento monetario permanecerían en el mediano plazo. De esta manera, no esperamos que haya cambios en las tasas de países avanzados, pero consideramos probable que los Bancos Centrales amplíen sus programas de compra de activos. En México, dada la estacionalidad de la inflación en el último trimestre del año y las complicadas bases de comparación a las que se enfrentará en la primera mitad de 2021, pensamos que ésta se mantendrá en niveles cercanos al 4% durante la primera mitad del próximo año, para cerrar 2021 sobre niveles cercanos al 3.6%. Derivado de lo anterior, Banxico podría recortar la tasa de referencia en 25pb hacia el próximo año, para ubicarla en 4.0%.

Para el tipo de cambio, consideramos que la menor aversión al riesgo durante los próximos meses derivada de mayores estímulos económicos a nivel internacional y los avances en el proceso de aprobación, producción y distribución de las vacunas contra el Covid-19, favorecerán los flujos de capitales hacia divisas de mercados emergentes como el peso mexicano, con lo cual estimamos que nuestra divisa cerrará el próximo año en niveles estables cercanos a $21.6 frente al dólar.

Para nuestro mercado accionario, estimamos que el próximo año el principal indicador pudiera alcanzar niveles entre 45,000 y 47,000pts. Nuestros estimados consideran un crecimiento para el próximo año de las empresas que forman parte del principal indicador, en Ventas y Ebitda de 7.1% y 10.7% respectivamente, al tiempo que estimamos un múltiplo FV/Ebitda objetivo para finales del próximo año en 8.7x, múltiplo similar al promedio de los últimos 12m y 3 años. Vale la pena mencionar que durante este año nuestro mercado accionario ha presentado un rezago importante respecto a otros índices accionarios, tanto regionales como mundiales, por lo que en términos de valuación luce atractivo, mostrando descuentos en su múltiplo P/U cercanos a 20% y 60% respecto a países Emergentes y de Latam.

Es importante mencionar, que el reto al que se encuentran un gran número de empresas que cotizan en nuestro mercado accionario ante los cambios estructurales de la nueva realidad, en parte podría compensarse con una fácil base de comparación luego del cierre total o parcial en la economía global durante gran parte del 2020,  las operaciones de varias empresas con exposición al mercado norteamericano y/o con ingresos en dólares, así como su capacidad tecnológica que les permite mejorar su estructura de costos.

Los principales riesgos que observamos a nivel global destacan: 1) Prolongación, rebrotes, mutaciones o nuevas repercusiones de salud relacionadas con Covid19; 2) Recuperación económica lenta o incluso una doble recesión; 3) Conflictos geopolíticos. Localmente: 1) Una recesión más profunda o duradera; 2) Lenta recuperación económica ante la ausencia de estímulos fiscales; 3) Menor atractivo para la inversión productiva en nuestro país; 4) Ingresos gubernamentales menores a lo estimado; 5) Insolvencia de Pemex; 6) Posible reducción a la calificación crediticia de nuestro país; y 7) Incertidumbre por el proceso electoral del próximo año.

 

Carlos Alberto González Tabares 

Director de Análisis Económico Cambiario y Bursátil de Grupo Financiero Monex

[email protected]/ @carlosgtabares; @monexanalisis

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad