Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Carlos González

Rumbo a la IPSS (Innovación, Productividad, Sustentabilidad y Salud)

Los campos que habrá que atender en los próximos años serán la Innovación, la productividad, la sustentabilidad y la salud

Publicado

el

Carlos González, Columna 2021

El 2020 quedará marcado como un año que cambió de manera estructural la forma como nos relacionamos, los usos y costumbres, así como la dinámica económica, política y social. El 2020 será el año de la pandemia y el 2021 no será el fin, sino el inicio de una nueva era PostCovid.

Hasta ahora hemos identificado algunos cambios que sin duda llegaron para quedarse, algunos ya se venían gestando de manera silenciosa con anterioridad y se aceleraron con la pandemia, otros se fueron desarrollando, y quizá algunos se dieron de manera brusca e inmediata producto de la enfermedad y las medidas de confinamiento, aquí algunos de ellos.

El “Home Office”, por ejemplo, aumentó de manera importante durante la pandemia, al grado de que la mayoría de los puestos calificados se encuentran trabajando bajo esta modalidad hoy en día. Se estima que, en los próximos años, esta modalidad permanezca en la mayoría de las oficinas en un porcentaje elevado, lo mismo sucederá para la educación y la medicina, con el “Home school” y las consultas en línea, lo que implicará un cambio estructural en los negocios corporativos, en las escuelas y en los consultorios médicos.

De lo anterior se desprende la tendencia a vivir afuera de las grandes ciudades, donde la cercanía al centro de trabajo podrá sustituirse fácilmente con el uso de internet, permitiendo vivir en espacios más grandes y de menor costo.

Los viajes serán en su mayoría de placer; primeramente, a lugares cercanos, preferentemente nacionales por las restricciones que se presentarán para ir al exterior, tanto por las pruebas covid, cartillas de vacunación, trámites administrativos y costos mayores de hospedaje en caso se cuarentenas obligatorias. El contacto con la naturaleza, la experiencia y la exclusividad serán mejor valoradas. Expertos coinciden en un escenario complejo para el sector de turismo de negocios en los próximos años.

El comercio electrónico sin duda avanzó de manera exponencial en esta etapa, se habla de una aceleración en el sector entre 3 y 5 años, sin duda llegó para quedarse y continuará en etapa de expansión. No obstante, los servicios de paquetería tendrán margen para mejorar, al tiempo que el uso de drones será más común para disminuir tiempos y costos. En este sentido, para el sector de fibras, tomarán más relevancia aquellas con naves industriales y de logística, que las relacionadas al comercio y a las oficinas.

Aunque hay quienes dicen que el comercio electrónico desplazará al comercio tradicional en punto de venta (lo mismo se decía en 1999 con el boom de las tecnológicas que terminó con la crisis de las “dotcom”), considero que más bien cambiará la forma de vender, enfocada hacia mejorar la experiencia del cliente, apoyada en “show rooms”, especialización de productos, plataformas y servicios digitales, de una manera más integral.

Por otra parte, como lo hemos comentado anteriormente, muchas empresas y negocios deberán aprovechar la oportunidad para revisar, modificar o cambiar sus modelos de negocios, para mejorar sus procesos productivos basados en la nueva tecnología, mejorar la experiencia del cliente, así como contar con una plataforma digital, un mayor uso de la Inteligencia Artificial, primero para mantener la subsistencia del negocio, y después para mejorar la rentabilidad e incluso ganar participación de mercado. En este proceso, el brazo tecnológico será la clave de la subsistencia, el crecimiento y la rentabilidad.

Por otro lado, como en otras crisis, veremos una ola de fusiones y adquisiciones, que harán a las empresas grandes, más grandes, más fuertes y competitivas. La liquidez será necesaria para subsistir en una primera etapa, pero mayores inversiones en tecnología serán necesarias para perdurar. No obstante, nuevas empresas que nacieron siendo digitales, podrán tomar ventaja de la situación actual para posicionarse en las nuevas líneas de negocios (incluso competir de lleno con grandes empresas tradicionales).

Sin duda hay un cambio de mentalidad principalmente en las nuevas generaciones y en los corporativos, hacia un mayor interés por la salud, el bienestar y el cambio climático. Diferentes organismos y personalidades han señalado incluso la posibilidad de nuevas pandemias, por lo que hay que estar preparados. Algo interesante de la coyuntura actual, fue la capacidad de organización y de uso de recursos enfocados a desarrollar la vacuna para el Covid, logrando en tiempo récord alcanzar buenos resultados, hacia adelante no es descartable la unificación de esfuerzos contra otras enfermedades o soluciones en otros campos como la agroindustria, por lo que podríamos ver mayor demanda por la Investigación y el Desarrollo en especialidades como Biotecnología o Medicina.

Lo anterior, nos lleva a pensar en una tendencia hacia políticas ambientales y sustentables, así como en el uso de energías renovables, lo que eventualmente nos llevará entre otras cosas, al uso de autos eléctricos y autónomos en un futuro cercano, modificando, por ejemplo, modelos de negocio de la industria automotriz y del servicio de movilidad.

Por otro lado, si bien es cierto que la coyuntura actual disminuyó los ingresos de las familias, aumentó el desempleo y los niveles de endeudamiento, y provocó una menor calidad de vida, para los próximos años es de esperarse una mayor desigualdad no sólo en materia económica sino también en materia tecnológica.

Hacia adelante, podemos decir que la economía global se recuperará, para algunos países tomará más tiempo que a otros, desafortunadamente dependerá de la capacidad de los gobernantes para establecer políticas públicas eficientes que permitan salir de la crisis lo más pronto posible. Lo anterior, cobrará factura a los gobiernos incapaces de gestionar la crisis, al tiempo que dará pie a la creación de nuevos movimientos políticos y sociales.

En la medida que la población se vaya vacunando, la actividad económica se irá recuperando, incluso, muchas de las compras que se dejaron de hacer durante la pandemia, principalmente de consumo discrecional, podría hacerse en los próximos años, un viaje, un auto, ropa de marca, accesorios, entretenimiento y diversión, principalmente, entre otros, viéndose beneficiados aquellos negocios que lograron subsistir.

En este entorno de un acelerado uso de la tecnología, las mayores preocupaciones serán justamente los hackeos, los ciberataques, la falsificación de identidades, entre otros. Desde el punto de vista económico, eventualmente los Gobiernos tendrán que pagar las facturas de los estímulos económicos, por lo que será inevitable procesos de consolidación fiscal que implicará mayores alzas de impuestos o menor gasto, lo que pondrá a prueba la productividad y el crecimiento de las naciones.

En resumen y a manera de conclusión, los campos que habrá que atender en los próximos años serán la Innovación, la productividad, la sustentabilidad y la salud, si los agrupamos por sus iniciales lo llamaríamos IPSS.

Por Carlos Alberto González Tabares /

Director de Análisis Económico Cambiario y Bursátil de Grupo Financiero Monex

Sígueme en Twitter: @carlosgtabares

[email protected]/  @monexanalisis

Fortuna y Poder

Marco Mares
La revolución digital de las inversiones, el trading social.
Ahorro Voluntario: Todo lo que debes saber . Marco Mares y el Dr.Abraham Vela
Publicidad