Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Columna

El costo de la inflación y el encarecimiento del crédito

La caída del salario real en 2017 impactó en el consumo de los mexicanos, en variables como las ventas de autos y de los establecimientos comerciales

Publicado

el

Fernando Franco

La inflación y el encarecimiento del crédito pasaron su factura al consumo en 2017 y todo indica que este año el panorama será similar, principalmente en lo que se refiere al costo del financiamiento.

El año pasado la inflación se disparó hasta 6.77% a tasa anual, el nivel más elevado desde mayo de 2001 (6.95%), es decir, en más de 16 años.

El incremento inflacionario, como era de esperarse, pegó al poder adquisitivo de los mexicanos. El salario real promedio de los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social, por ejemplo, cayó 1.2%, de acuerdo con David Kaplan, especialista del mercado laboral para el Banco Interamericano de Desarrollo.

Esta reducción se reflejó en un menor consumo. La demanda privada en el mercado interno se contrajo 0.81% en octubre frente al mes anterior (el último dato disponible), lo que representó la cuarta caída del año. Así, en los primeros 10 meses arrojó una contracción mensual promedio de 0.02%. Un retroceso en este rubro no se veía desde 2010.

Hay dos indicadores que llaman la atención en lo que a consumo se refiere: las ventas de las tiendas afiliadas a la ANTAD, de Vicente Yáñez, y la comercialización de autos nuevos.

Las ventas nominales de los establecimientos con más de un año de operación de la ANTAD crecieron 4.47% en promedio anual a noviembre, cuando en 2016, en el mismo periodo, lo hicieron en 6.60%. Sin embargo, cuando se considera la inflación, arrojan números rojos.

Las ventas ANTAD son un indicador muy importante en el consumo porque agrupan a más de 5,400 tiendas de autoservicio, 2,263 departamentales y 43,964 especializadas, entre ellas Chedraui, Comercial Mexicana, Walmart, Soriana, Liverpool, Suburbia, Sanborns, Sears, 7 Eleven y Oxxo.

Las ventas de autos nuevos también metieron reversa. En 2017 cayeron 4.6%, algo que no se veía desde 2009. En este caso, el encarecimiento del crédito jugó un factor muy importante, pues las tasas de referencia del país se incrementaron de manera relevante, impactando en el llamado precio del dinero.

Y es que, con el objetivo de contener las presiones inflacionarias, el Banco de México, de Alejandro Díaz de León, subió cinco veces la tasa de interés en 2017, con lo cual pasó de 5.75 a 7.25%, el nivel más elevado desde marzo de 2009 ¡Un fuerte impacto!

Para este año el panorama pinta más benigno en materia de inflación, pero no así en el crédito. De acuerdo con las estimaciones de los analistas, para este 2018 el nivel nacional de precios cerraría entre 3.8 y 4.2%, una cifra más benévola que en 2017, pero aún elevada y con riesgos de que pudiera ser mayor.

Pero el panorama para las tasas de interés es menos favorable para el consumo, aunque positivo para los inversionistas y ahorradores. Debido a que la inflación cede de una forma más lenta a la esperada y ante el inminente incremento en las tasas de interés de Estados Unidos, se espera que el Banco de México aumente al menos dos veces el costo del crédito este año. Especialistas hablan de que las tasas podrían llegar, incluso, a 8%. El tiempo lo dirá.

En corto

Si eres de los que pide todo con aguacate, te tengo malas noticias. El precio de este fruto volvió a disparase en las primeras semanas del año, de tal manera que en algunas partes del país aumentó hasta 70 pesos por kilo.

Este fin de semana platicaba con una persona que comercializa este alimento en un mercado mayorista de la Ciudad de México y me decía que es “altamente probable” que (otra vez) llegue a 100 pesos en los siguientes meses. Una mala noticia, sin duda. ¡A preparase para el aguacatazo!

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad