Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Carlos González

Es la Inflación…

Para México, estimamos una inflación cercana al 7.3% para finales de este año

Publicado

el

Carlos González, Columna 2021

En EUA, la inflación al mes de marzo alcanzó máximos de los últimos 40 años en 8.5%, en México, el último dato de inflación alcanzó niveles de 7.7%, el nivel más elevado desde 2001.

La inflación es la principal variable de preocupación entre los inversionistas. Primero, mayores estímulos económicos a nivel mundial, incluyendo bajas tasas de interés y apoyos fiscales para impulsar el crecimiento económico ante la problemática del Covid19, luego una mayor demanda como resultado de la disminución de las medidas de confinamiento provocadas por la pandemia, después el rompimiento de las cadenas de suministro, más recientemente el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, toda esta serie de eventos se han conjuntado provocando presiones inflacionarias en la mayor parte del mundo.

Lo que en un principio se manejaba como una inflación temporal según la FED, hoy en día, parece ser más duradera y peligrosa ante la posibilidad de desanclar las expectativas de largo plazo, representando el principal reto de los principales Bancos Centrales a nivel mundial. Y es que la guerra entre Rusia y Ucrania, así como la intervención indirecta de otros países, han complicado el escenario; por un lado, (al ser Rusia uno de los principales exportadores de petróleo a nivel mundial) los precios de los energéticos han aumentado de manera significativa, cotizando recientemente el WTI por arriba de $105dpb, lo que implica un incremento de más de 40% en el año, pero de más del 65% en los últimos 12 meses. Por otra parte, (al ser Ucrania de los principales productores de granos), los precios de los alimentos también se han incrementado de manera importante, el trigo, por ejemplo, ha subido más del 40% en lo que va del año y más del 60% en los últimos 12 meses.

Una vez dicho lo anterior, vemos dos cosas a tomar en cuenta hacia adelante: 1) La inflación no es un tema particular de un país en específico, está afectando en mayor o menor medida a todo el mundo; 2) La mala noticia es que no esperamos un descenso pronto a pesar de los esfuerzos que harán los Bancos Centrales para contenerla, pues obedece más a un choque de oferta que de demanda, por lo que en los próximos meses veremos mayores tasas de interés, menor crecimiento económico global y aunque quizá veamos una contención o un punto de inflexión en la inflación de corto plazo, ésta seguirá siendo elevada durante el resto del año e incluso por arriba de los objetivos de los Bancos Centrales.

Para el caso de EUA estimamos que la inflación para finales de año se ubique en 6.0%, y por lo tanto que la FED incremente las tasas de interés durante el año hasta alcanzar niveles entre 2.0% y 2.25%, y que el crecimiento económico para todo 2022 sea del 3%. Para nuestro país, el escenario luce un poco más complicado, pues estimamos una inflación cercana al 7.3% para finales de este año (lejos del límite superior objetivo de Banco de México del 4%), una tasa de referencia en 8.5% y un crecimiento económico del 1.7% para este año. No obstante, en caso de que la guerra se prolongue por más tiempo, o que la FED sea mucho más restrictiva en su política monetaria, obligaría a Banxico a incrementar más las tasas de referencia, corriendo el riesgo de afectar fuertemente el crecimiento económico, o bien, generar presiones en tipo de cambio que agravarían más la inflación y la actividad económica, delineando un posible escenario de estanflación.

Localmente se ha manejado la posibilidad de algún programa para contener precios (quizá atendiendo más un tema político que económico), lo cual sería contraproducente y totalmente ineficiente, pues se ha demostrado que los controles de precios (a costa de las empresas) desincentivan la producción, generando escasez de productos y por lo tanto mayores precios, o bien, un mercado negro que de igual forma provoca incremento en los precios. Por otro lado, mayores subsidios representarían costos adicionales para las finanzas públicas.

Cualquier estrategia para contener la inflación tendrá que ser integral. Las ayudas deberán de ser focalizadas en algunos productos, regiones y por un tiempo definido, para ayudar los grupos más necesitados en el corto plazo, pero sin duda la mejor solución es generar los alicientes necesarios como cambios regulatorios, menor burocracia, menores aranceles a productos de importación, entre otros mecanismos, para buscar atraer la inversión, la producción e incentivar la libre competencia, y con ello generar la oferta necesaria para ser productivos y competitivos.

En los próximos días, los participantes de los mercados financieros seguirán atentos al desarrollo de la inflación, las expectativas de tasas de interés a nivel global y su relación con el crecimiento económico.

Por Carlos Alberto González Tabares

Director de Análisis Económico Cambiario y Bursátil de Grupo Financiero Monex

Sígueme en Twitter: @carlosgtabares; @monexanalisis

[email protected]

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad