Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Columna

La realidad ambientalista mundial ¡Convicción!

El mundo continuará incrementando sus inversiones en energía, sobre todo en la parte eléctrica

Publicado

el

Ramses Pech

El nuevo modelo de inversión para el mundo inició con la reunión realizada por EUA en el mes de abril: la cumbre climática, que contó con la participación de diferentes líderes mundiales; y con el foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) realizado esta semana por Rusia.

En el foro San Petersburgo, revisando en su totalidad el evento, deberá ser considerado por el mundo, desde el punto de vista financiero de la inversión, que la energía requiere de:

  • Mejorar las tecnologías tradicionales, y no depender únicamente de nuevas fuentes de energía, las cuales requieren inversión.
  • Calcular con mayor precisión si habrá suficientes nuevas fuentes de energía (sol, viento, hidrógeno) para cubrir las necesidades energéticas.
  • No abandonar las fuentes de energía existentes hoy, pero asegurar de que estas fuentes de energía también sean ecológicas, al invertir en capturar lo que afecta el entorno.
  • Utilizar materiales que durante la producción de equipos emitan menores huellas de carbón durante su producción. Las energías renovables no emiten gases de efecto invernadero durante la producción de electricidad, pero si tiene huella de carbón como en plantas de energía nuclear que tiene 6 gramos por KW por hora de CO2 equivalente, Energía solar 80 gramos y la eólica es de 14 gramos.

La realidad actual en cada nación para el futuro y las prioridades esenciales serán: la seguridad de las personas y la energética.

En ambos eventos, dejaron en claro que se continuarán usando a los hidrocarburos como parte fundamental de la generación de la energía en el mundo, y se esperará un cambio en la forma de generar la electricidad a partir del 2035, incluyendo la captura de calor, gases de efecto invernadero en procesos industriales, químicos o energéticos, cuyo objetivo es la disminución en afectar al planeta.

Una cosa que es clara en el mundo: los hidrocarburos continuarán siendo las energías primarias para su transformación en portadores de energía como los combustibles y la materia prima para generar la electricidad. No necesitamos cambiar de dónde obtenemos la energía, sino cómo la consumimos.

En el mundo, el crudo (hidrocarburo liquido) es consumido para crear sólo combustibles en las refinerías, siendo, en el mediano plazo a largo plazo, las tecnologías del gas natural (hidrocarburo gaseoso), que se convertirán en la base de la nueva industria energética para realizar la transición.

Hoy en día no existe una comprensión uniforme de cómo llevar a cabo tecnológicamente la transición energética, y esto es derivado de que cada país tiene su propia visión.

El mundo no dejará de invertir en el sector de hidrocarburos, siendo una propuesta de la agencia internacional de energía (EIA) el dejar de utilizar esta industria y la del carbón para alcanzar la meta de cero emisiones de gases de efecto invernadero, lo cual no está claro para el mundo. La propuesta esta referida a la forma de generar la electricidad y no de los combustibles en el transporte, derivado de una falta de certeza del cómo realizar el cambio de combustión a totalmente eléctrico (sin tecnología hibrida).

En el foro SPIEF, el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, y el príncipe Abdulaziz bin Salman, rechazaron los pedidos de un rápido cambio del petróleo y el gas, advirtiendo que privar a la industria de inversiones dañaría la economía mundial.

El primero indicó: “…al dejar la inversión en nuevos campos y detenerse de inmediato para lograr emisiones netas de carbono cero para 2050, el precio del petróleo ascenderá ¿a cuánto? ¿a 200 dólares? Los precios del gas se dispararán”.

Por su parte, el Príncipe calificó esta acción como un escenario ‘la-la-land’, refiriéndose a un “estado mental ensoñador y eufórico, alejado de las más duras realidades de la vida”.

De acuerdo con datos de la agencia internacional de energía, de su reporte de inversiones en 2021, el mundo continuará incrementando las inversiones en energía, focalizándolas en la parte eléctrica, la cual pasó en 2015 de 38% del total del mercado de energía a un 45% en 2021. Esperando que en 2050 sea del 60% en promedio, lo cual incluirá dineros para la captura de calor y/o gases de efecto invernadero.

Realizar la meta cero emisiones al 2050 depende de la tecnología que se pueda desarrollar, los recursos que tenga cada economía para realizarlos, y las que se están por desarrollar: las del tipo de almacenamiento, captura y eliminación de dióxido de carbono, y utilización de hidrógeno. Todos hablamos mucho de esto, pero, lamentablemente, hasta el momento son pocas las tecnologías que se pueden comercializar en los sectores industrial, comercial y transporte.

El mundo ya no está preocupado por el COVID-19, en el mediano plazo. Ahora los países están inquietos en no crear brechas económicas entre ellos, creando dos ejes en el mundo: países que pretenden eliminar la utilización de hidrocarburos en el 2050 y los que continuarán invirtiendo en esta industria, ante la falta de certidumbre del cómo.

Por Ramses Pech – Grupo Caraiva – León & Pech architect

Sígueme en Twitter: @economiaoil

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Banca, ¿palanca de crecimiento?
Publicidad