Connect with us

Arturo Carranza Guereca

Red eléctrica, soporte del crecimiento económico

Si aspiramos a recuperar la senda del crecimiento, el fortalecimiento de la red eléctrica parece una decisión viable y acertada

Published

on

Las redes eléctricas son la columna vertebral de los sistemas de energía. Aunque suene a lugar común, es cierto: estas complejas estructuras articulan líneas, subestaciones y equipos de transformación para permitir la transmisión y distribución de energía eléctrica. Al igual que la columna vertebral permite que un cuerpo humano se sostenga y transmita información entre el cerebro y el resto del organismo, las redes eléctricas llevan la energía que se genera en distintos lugares e instalaciones a los centros de consumo y a los usuarios finales.

Las redes eléctricas son, también, soporte del crecimiento económico. En la actualidad, las sociedades dependen cada vez más de la electricidad. En el caso de nuestro país, un interesante estudio del Colegio Mexiquense titulado Industria eléctrica y su relevancia en la estructura productiva de México explica el papel de la electricidad en la economía nacional. El documento señala que la “Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica” es un subsector económico que se distribuye a 78 de los 79 subsectores que componen el Producto Interno Bruto de México, considerándose, por ello, un subsector estratégico. En pocas palabras, el hecho de que gran parte de la producción de bienes y servicios en nuestro país necesite contar con acceso a la electricidad, hacen que la industria eléctrica tenga una relevancia estratégica en el crecimiento económico.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) ha ilustrado esta importancia en términos de la participación que la demanda eléctrica tiene en el conjunto de la demanda energética mundial. De acuerdo con la AIE, en los últimos años el crecimiento de la demanda de electricidad ha sido dos veces mayor que el crecimiento de la demanda energética. Hacia el futuro, el aumento del uso de aparatos electrodomésticos y el incremento en el consumo de bienes y servicios podrían hacer que la demanda eléctrica pase de una participación actual de 20% en la demanda energética mundial, a una participación de 31% hacia el 2040.

Ante estas previsiones, la AIE alerta sobre el riesgo de que las redes eléctricas se conviertan en el eslabón más débil de los sistemas energéticos. En este sentido, la agencia explica que la marcha ascendente de la electricidad y la incorporación de nueva generación – particularmente eólica y fotovoltaica solar – podrían hacer que las redes no estén en condiciones de llevar la energía eléctrica desde los lugares donde se genera, a los centros donde se consume. Esto significaría un cuello de botella para el crecimiento económico.

Ante esta posibilidad, la AIE señala que la ejecución de inversiones adecuadas en las redes eléctricas permitiría contar con sistemas de energía seguros y confiables. Si los gobiernos realmente tienen la intención de acelerar la transición energética, agrega la AIE, la importancia de invertir en el mantenimiento y la modernización de las redes se vuelve aún mayor.

En este contexto, resulta imprescindible que las autoridades energéticas en México reconozcan la necesidad de invertir en el fortalecimiento de la red eléctrica. No sólo para evitar afectaciones en las líneas de transmisión eléctrica como la que ocurrió el 28 de diciembre pasado en Tamaulipas. También para evitar que la falta de inversión en la red se convierta en un obstáculo para el crecimiento económico.

Después de un año caótico como el pasado, en 2021 los pronósticos económicos prevén que la economía de México inicie una frágil recuperación. El Fondo Monetario Internacional estima, al respecto, un crecimiento económico de 3.5% para este año. Un mayor dinamismo en la actividad económica impulsará la demanda energética y un mayor consumo de electricidad.

Por ello, las autoridades están obligadas a generar las condiciones suficientes para garantizar el acceso a la electricidad. Esto implica un manejo del Sistema Eléctrico Nacional con visión de futuro, donde la generación de energía eléctrica con fuentes renovables se conciba como un elemento que contribuye a satisfacer las necesidades energéticas en el país y donde la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional se garantice con el uso de tecnologías disponibles.

Sobre esto último, la implementación de sistemas de almacenamiento de energía en la red eléctrica, además de permitir la participación de las energías renovable, proporcionaría resiliencia a la red eléctrica. El Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL) ha explicado que con la utilización de estos sistemas se podría evitar la congestión de la red eléctrica y, con ello, reducir el costo de la energía suministrada, disminuir los cortes de generación e incrementar la confiabilidad de la red.

Si en México aspiramos a recuperar la senda del crecimiento económico, el fortalecimiento de la red eléctrica a través de la implementación de tecnologías como el almacenamiento de energía eléctrica parece una decisión viable y acertada que nuestras autoridades energéticas podrían tomar.

Arturo Carranza Guereca 

Sígueme en Twitter:  @Art_Carranza

Fortuna y Poder

Marco Mares
La revolución digital de las inversiones, el trading social.
Mensaje de Presidencia José Medina Mora
 ÚltimoVariaciónVar. %
IPC46,070.91330.760.72
FTSE BIVA944.725.950.63
DJ30,991.52-68.95-0.22
NDQ13,112.64-16.31-0.12
S&P 5003,795.54-14.30-0.38
MezclaUSD 52.15
CompraVenta
Dólar$19.14$20.14
Euro$23.96$23.97
Centenario$25,500.00$45,500.00