Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Columna

Reforma energética, catalizador de la IED

¡Seguimos perdiendo el tiempo en México, discutiendo cambios en la Constitución, cuando la realidad es otra!

Publicado

el

¡Seguimos perdiendo el tiempo en México, discutiendo cambios en la Constitución, cuando la realidad es otra!

El dinero en 2022 costará más ante el incremento de las tasas de interés de los bancos centrales, una inflación que ya no es pasajera y un cambio tecnológico acelerado en el mundo, ¿Qué haremos para atraer dinero ante la falta de planeación, en un consenso y no por imposición?

La reforma energética no es el plan, y mucho menos para tener acceso a energías baratas. Lo es la herramienta que, en conjunto con las leyes, normas, órganos reguladores, comisiones y todos los entes involucrados, ayude a dar orden al mercado energético, ante la posibilidad finita en el tiempo de que las empresas productivas del estado no estén garantes de realizarlo debido a que ambas dependen del presupuesto, subsidios, aportaciones por parte de la SHCP y de los impuestos que generen el suficiente flujo de efectivo para poder realizar el todo.

Dejemos de perder el tiempo y seamos más congruentes en la relata energética, no desde un punto de vista ideológico, sino desde uno real, partiendo del cómo y para qué tomaremos de la naturaleza los recursos.

Continuamos discutiendo sobre quién tiene la razón, sin objetivos reales. Seguimos otorgando recursos a las empresas del estado -que es dinero proveniente de la recaudación de impuestos-, y esta acción se convierte en un círculo estacionario económico creciente en donde, cada vez, tendremos que darles más recursos, teniendo como consecuencia directa dejar de dar dinero a programas del desarrollo economía o social.

La única forma de parar esta tendencia sería incrementando la inversión extranjera directa (IED), bajo las regulaciones incluidas en la reforma energética, las cuales deberán ser adaptadas en forma continua.

Recordemos que antes de ésta, todo era contratado por el gobierno vía empresas estatales, estresando a ambas para ser, a como diera lugar, las garantes del todo; las consecuencias de ello es que las tenemos con problemas de índole financiero.

La reforma energética dio impulso a la IED, al atraer inversión privada directa a proyectos, originando un incremento en la demanda en otros sectores de la economía, al crear cadenas de producción ligadas a esta. ¿Entendimos esto?

La inversión en energía, respecto al total de la IED, hasta antes de la reforma energética era de alrededor del 2 a 3%, después de su implementación ha pasado a estar entre 15 a 17%, donde este incremento está ligado a nuevos proyectos o reinversiones en los existentes.

La reforma energética sirvió para atraer capitales ¿Sí o no?

La inversión en el sector energético representa 7.8% del total de la IED. Las empresas instaladas en México, de acuerdo con datos de la Secretaria de Economía (SE) son de países como: España (471), EUA (372) y Canadá (72), las cuales se incrementaron en el último lustro.

Al interior de la IED en energía, la generación de electricidad es la que representa mayor inversión, con 40% del total. Dejar de tener estas inversiones causaría una disminución de flujos de efectivos en otras monedas, tecnologías e impuestos para la nación.

El 46% pretendido -dentro de los cambios constitucionales- para la participación de privados, será sólo lo suficiente para captar impuestos, y bajaría los subsidios a CFE, para tener energía de bajo costo en el mercado. Recordemos que el subsidio, proviene del erario.

Las nuevas circunstancias de la política energética actual de México serán que, al no haber una planeación más allá del 2024, y con la incertidumbre económica en el corto plazo en el mundo, ligado a que los dineros de las reinversiones de utilidades de la IED, en los últimos meses están saliendo del país, Pemex y CFE podrán cubrir todo, derivado de que ellos no producen tecnología, y pagan por tenerla, ¿Como se hará más allá del 2025?

Para EUA, su principal inversión es el sector de manufactura de autos de combustión en México, y con su nuevo plan, de cambiar la construcción a carros eléctricos ¿qué haremos nosotros pues ellos se convertirán en exportadores?

Canadá invierte en minería, pero ante los cambios que podrían darse en México en este sector, podremos observar una salida de capitales hacia otros países. Será Sudamérica el refugio.

Ante una revisión del tratado en el 2026 cabría una pregunta de estos dos países: ¿Para qué quiero un T-MEC si no hay una coordinación de crecimiento en conjunto, como es el objetivo firmado? Posiblemente veamos, en el mediano plazo, la ruptura del tratado trilateral y se pasaría a los acuerdos bilaterales.

La reforma energética fue usada para intereses políticos de corto plazo, y continúa siendo usada con este fin… No ha sido aprovechada para hacer un plan totalitario que no sea modificado por cualquier administración que entre.

Por Ramses Pech – Grupo Caraiva – León & Pech architect

Sígueme en Twitter: @economiaoil

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad