jueves , agosto 22 2019
Home / 2 Columnas / El cambio en la comunicación de Banxico

El cambio en la comunicación de Banxico

El jueves, en la primera decisión de política monetaria con Alejandro Díaz de León como gobernador de Banco de México, la Junta de Gobierno optó por subir la tasa de interés de referencia en 25 p...

Daniela Blancas

El jueves, en la primera decisión de política monetaria con Alejandro Díaz de León como gobernador de Banco de México, la Junta de Gobierno optó por subir la tasa de interés de referencia en 25 puntos base (pb), de 7% a 7.25%. Este movimiento vino después de tres anuncios de política monetaria (en seis meses) donde la tasa se mantuvo sin cambio y se suma al ciclo que ahora acumula 425pb (de 3% a 7.25%) de alza en dos años. La principal razón para esta acción fue la mayor preocupación por la inflación, la cual en noviembre reactivó su tendencia alcista después de dos meses de caer y regresó nuevamente a 6.6% anual. En las semanas anteriores a la reunión, los mercados anticiparon por completo el movimiento de Banxico; no obstante, entre los analistas/economistas la expectativa estaba dividida 50/50.  

¿Por qué genera confusión la decisión de Banxico?

  1. Porque la comunicación del banco cambió repentinamente y la justificación implica otra visión sobre la tendencia de algunas variables. La percepción sobre la trayectoria de inflación se deterioró. Es cierto, la inflación preocupa, pero no por el movimiento al alza de noviembre, sino por la dinámica que ha presentado a lo largo del año. Como les he platicado en columnas anteriores, el proceso parece mucho más complejo (que sólo el alza en el precio de las gasolinas), más generalizado (es decir, que se ha extendido a más productos) y persistente (que no ha conseguido moderarse). Durante gran parte del año, la comunicación de Banxico se refería a este proceso como transitorio, proveniente principalmente del componente más volátil y anticipaban que el siguiente año la inflación volvería a bajar. En la decisión del jueves, esta percepción cambió y ahora ven que la inflación no va a bajar tan rápido como preveían. Sin embargo, atañen el alza en los precios principalmente al componente no subyacente (el más volátil y fácilmente reversible) y aclaran que no hay presiones de demanda. Normalmente, estas son razones por las que los bancos centrales optan por no incrementar la tasa, ya que estos efectos sueles ser temporales. En general, las decisiones monetarias se enfocan en el componente subyacente, (aquel que contiene artículos de menor fluctuación), y/o choques ligados a las presiones de la demanda sobre la que actúa la tasa de interés. La inflación subyacente ha subido sólo 100pb en el año y se ubicó en 4.9% en noviembre, un movimiento mucho más moderado que el alza de 460pb en la no subyacente y de casi 200 en la general. Así, la comunicación de Banxico genera cierta incertidumbre sobre cuáles factores/variables hay que seguir de cerca en los siguientes meses.
  2. Porque reabren la posibilidad de un nuevo ciclo de alzas, el cual parecía que había concluido. Las tasas ya se encuentran elevadas y subirlas aún más tiene un efecto negativo sobre la actividad económica, la cual también ya empieza a dar señales de desaceleración.
  3. Porque el momento de la decisión parece adelantado con muchos eventos aún sin claridad. Entre las negociaciones del TLCAN, el ajuste fiscal y monetario en EUA (la Fed subió tasas por tercera vez en el año el 13 de diciembre) y las elecciones presidenciales de 2018, se ve un año complejo para el peso y las tasas de mediano y largo plazo. Así, en lugar de esperarse a ver cómo se desenvuelven estos eventos y su impacto real sobre los activos mexicanos, decidieron “jalar el gatillo” ahora y no más adelante. La acción de subir la tasa ahora refleja que el posible resultado negativo de estos eventos les preocupa a costa de atarse las manos más adelante. En caso de que algún evento tenga implicaciones negativas, tendrán menor espacio para reaccionar.

El desafío se eleva para Banxico. No sólo tendrán que lidiar con el proceso inflacionario los siguientes meses y la volatilidad cambiaria en un entorno complejo, sino que tendrán que poner mayor cuidado y claridad a la comunicación de la política monetaria hacia los agentes económicos. Una clara comunicación será fundamental para una correcta formación de expectativas sobre las siguientes acciones monetarias.  

Daniela Blancas

Te recomendamos leer

Daniela Blancas

¿Banxico empieza un ciclo de recortes?

La credibilidad y herramientas de comunicación de toda la Junta de Gobierno será clave en la segunda mitad del año