domingo , octubre 20 2019
Home / 2 Columnas / La consolidación del liderazgo en China

La consolidación del liderazgo en China

Esta semana, la revista The Economist presentó en portada al Jefe del Estado en China, Xi Jinping, catalogándolo como el “hombre más poderoso del mundo”, inclusive señaló que tiene mayor influenc...

Daniela Blancas

Esta semana, la revista The Economist presentó en portada al Jefe del Estado en China, Xi Jinping, catalogándolo como el “hombre más poderoso del mundo”, inclusive señaló que tiene mayor influencia que el presidente estadounidense (¡auch!). El análisis sobre el líder chino obtiene mayor fuerza conforme se lleva a cabo la 19a reunión del Congreso del Partido Comunista en China (del 18 al 24 de octubre), el evento político más relevante en ese país, celebrado cada cinco años. Tiene como principal objetivo que el Jefe del Estado exponga los avances del país y plantee los objetivos de los siguientes cinco años. En esta ocasión serán elegidos cinco de los siete miembros del Comité Permanente (entre otros cargos), donde se espera que Xi Jinping elija a nuevos aliados políticos internos y consolide (aún más) su poder de cara a la segunda mitad de su mandato.

En su discurso de inauguración, Jinping estableció una visión para un “gran país socialista moderno” en una nueva era. Se comprometió a seguir llevando a China hacia la globalización, reformas más orientadas hacia los mercados, condiciones más relajadas para la inversión extranjera, combatir a la corrupción, disminuir la desigualdad e incentivar políticas para la mejora de las condiciones ambientales. (Casi todos, claramente contrapuestos a la retórica del Presidente estadounidense).

Jinping ha llevado a la liberalización –parcial– de la economía china, lo que ha sido bienvenido por la comunidad internacional. Asimismo, se le reconoce como uno de los grandes transformadores en la historia de su país. No obstante, la pelea contra la corrupción y la búsqueda de la disciplina y de la consolidación del partido Comunista, lo ha llevado a una mayor restricción de libertades y a la violación de derechos humanos.

China es la segunda economía más grande del mundo, superada marginalmente por EU, aporta casi 18% del PIB global y en donde habitan alrededor de 20% de la población mundial. China atraviesa por un proceso de transformación económico relevante, pasando de una economía exportadora y manufacturera a una de consumo interno e inversión. Así, la economía china se ha desacelerado, pasando de una tasa de crecimiento de casi 12% promedio anual en 2003-08 a 7.3% en los últimos cinco años (el PIB creció 6.8% anual en el tercer trimestre de este año). Se espera que hacia el 2019 China se estabilice alrededor del 6.0% de crecimiento anual. Esta desaceleración ha tenido implicaciones muy importantes para el mundo, en particular, dada la dificultad de las economías avanzadas para recuperarse de la crisis financiera 2008-09. El menor consumo de China, ha llevado a una caída en el comercio mundial, lo que ha exacerbado el derrumbe de los precios de las materias primas y la desaceleración de economías dependientes de las mismas. Asimismo, preocupa el alto grado de endeudamiento del sector privado, la alta participación del Estado en los diversos sectores económicos, el bajo grado de libertad en la sociedad y la desigualdad de ingresos.

Será interesante seguir de cerca cualquier anuncio posterior a la conclusión del Congreso, aunque no se esperan cambios drásticos ni en la economía, ni, desgraciadamente, en las condiciones sociales. Por otro lado, el rol internacional de Jinping cobra más fuerza, a la par que va ganando un control casi autoritario sobre su país. Esto, en un mundo donde otros líderes se debilitan. En este entorno, la relación con EU es otro factor de atención, en especial por las “contundentes” intenciones de Trump de reducir el déficit comercial (China es el mayor contribuyente al déficit comercial de EU con cerca de 70% del total). Trump visitará China a principios de noviembre y, aunque la relación parece ser cordial y estable, la visión divergente en temas como la globalización, el comercio internacional, el cambio climático y las acciones sobre Corea del Norte, pueden generar roces entre ambos líderes. En una batalla uno a uno, Jinping tiene la ventaja sobre Trump.

Daniela Blancas

Te recomendamos leer

Daniela Blancas

El desencanto accionario

El índice mexicano acumula una pérdida de 12% en los últimos 12 meses mientras que Wall St acumula una ganancia de 3.4% en el S&P500 y de 7% en el Nasdaq ¿qué pasa con el mercado mexicano?