viernes , agosto 23 2019
Home / 2 Columnas / La Fed ya tiene nueva dirección, ¿y Banxico?

La Fed ya tiene nueva dirección, ¿y Banxico?

Muchos nombres se han escuchado como posibles candidatos para la gubernatura de Banxico, de entre los que destacan José Antonio Meade y Alejandro Díaz de León.

Daniela Blancas

Después de casi ocho años como gobernador de Banco de México, Agustín Carstens dejará el puesto a finales de este mes, para irse al Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés). Así, estamos a la espera de la decisión del Presidente (y posterior ratificación del Senado) para conocer el cuarto gobernador de Banxico desde que se le otorgó la autonomía en 1994. A diferencia del proceso que siguen otros bancos centrales, la lista de posibles candidatos se ha mantenido más secreta.

Recientemente, conocimos la decisión del Presidente Trump de nominar a Jerome Powell como el sucesor de Janet Yellen a la cabeza del banco central estadounidense (como dato interesante, desde que Banxico es un organismo autónomo nunca había coincidido la elección del Presidente de la Fed con la del Gobernador de Banxico). Una vez ratificado por el Senado, Powell tomará su cargo en febrero del siguiente año. Este proceso fue mucho más abierto y precavido en comparación de lo que está sucediendo en México. Primero, se conocía una lista clara de los posibles candidatos, incluyendo la posibilidad de reelegir a Janet Yellen, a pesar de las críticas que había recibido durante la campaña de Trump. Y segundo, tienen más tiempo para la transición pero sobretodo eliminaron la incertidumbre alrededor de esta decisión. En México, Carstens anunció a finales del año pasado que se dejaría el cargo en junio; sin embargo, decidió extender su estancia cinco meses más. La motivación de este cambio nunca fue del todo clara. Es cierto que la economía mexicana y los mercados financieros atravesaban por un periodo de volatilidad elevada, lo que podría justificar la decisión para evitar otro factor de incertidumbre. A unas semanas de su salida, aún no es del conocimiento público si ya existe un sucesor, ni algún listado de los candidatos que el Presidente está considerando.

Muchos nombres se han escuchado como posibles candidatos para la gubernatura de Banxico, de entre los que destacan el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade y el Subgobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León. En los últimos meses, Meade parece perfilarse para ser el candidato presidencial del PRI para 2018, por lo que la nominación de Díaz de León se vuelve la más probable. Alejandro Díaz de León tiene una larga trayectoria en el entorno, con una carrera de 10 años en diversas áreas de Banxico, en Hacienda e inclusive tiene amplia experiencia sobre el funcionamiento de los mercados financieros, lo que inversionistas locales y extranjeros siempre reciben positivamente.

La nominación debería venir en las siguientes semanas y aunque no hay fecha límite, lo mejor sería hacerlo antes de que Carstens se vaya, asegurando la continuidad en la institución y no tensando a los mercados con mayor incertidumbre. No obstante, la Ley de Banxico establece que de no tener gobernador, el subgobernador con mayor antigüedad en su cargo (en este caso sería Roberto del Cueto) tomaría la batuta hasta que se designe al sucesor. En el inter, la junta de gobierno de Banxico funcionaría con sólo cuatro miembros y con el voto decisivo en caso de empate para el gobernador temporal. Reconozco la solidez en la Junta del Banco Central; sin embargo, resulta innecesario y riesgoso dejar pasar tanto tiempo antes de decidir la elección del sucesor. Esta no debe ser una decisión política (en función o sujeta a la decisiones electorales) sino de política económica, basada en la trayectoria, credenciales y credibilidad de los candidatos.

El gobernador de Banxico es elegido por seis años, por lo que el siguiente gobernador durará el tiempo restante del mandato de Carstens (hasta 2021) y corresponderá al nuevo gobierno electo, reelegir o renovar el puesto. La intención es precisamente el desfase entre el titular del poder ejecutivo y el gobernador de Banxico, cimentando aún más la autonomía de la institución. La elección de Díaz de León sería darle continuidad a Banxico, algo muy similar a lo que pasó en la elección de Presidente de la Fed. Jerome Powell es miembro de la Fed desde 2012 y nunca ha votado en contra de las decisiones de política monetaria, es decir, siempre ha votado en el mismo sentido que Yellen. Asimismo, se ha mostrado a favor de mantener el ritmo de alzas de la Fed el siguiente año. Díaz de León no parece tener visiones diferentes a las que hemos visto en las últimas decisiones monetarias y se inclina por mantener la clara y estratégica comunicación de la política monetaria, algo que Carstens exitosamente consiguió y que mercados, inversionistas y economistas recibimos positivamente.

Daniela Blancas

Te recomendamos leer

Daniela Blancas

¿Banxico empieza un ciclo de recortes?

La credibilidad y herramientas de comunicación de toda la Junta de Gobierno será clave en la segunda mitad del año