domingo , agosto 18 2019
Home / 2 Columnas / Economía mexicana: soplan vientos adversos

Economía mexicana: soplan vientos adversos

Factores como el TLCAN, las elecciones, las tasas de interés en EU y la fortaleza del dólar ponen en aprietos a la actividad económica mexicana, que ya registra una desaceleración

Fernando Franco

En los primeros cuatro meses del año, la economía mexicana enfrió sus motores de crecimiento y se prendieron los focos amarillos por el riesgo de un repunte en la inflación.

La actividad económica nacional creció 1.8 por ciento en el periodo, frente al 2.6 por ciento observado en los cuatro primeros meses de 2017, luego de que en abril pasado registró números rojos, con una caída de 0.6 por ciento de forma mensual, la mayor desde septiembre que se registraron los terribles terremotos en el país.

Por otra parte, la inflación de la primera quincena de junio (4.54 por ciento) fue mejor de lo esperado por analistas, pero éstos advierten de riesgos a la alza por factores como el precio de los energéticos y la debilidad del peso, el cual registra una depreciación de 1.75 por ciento en lo que va del año y de 13.18 por ciento del 16 de agosto a la fecha, periodo que lleva la modernización del TLCAN.

Ante este escenario, el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, advirtió que México vive un entorno «bastante adverso», por factores internos y externos, que amenaza con ensombrecer aún más el panorama actual.

En entrevista con Fórmula Financiera, el encargado de la política monetaria del país detalló que por el lado interno está la modernización del llamado Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) 2.0 y, por supuesto, las elecciones.

En lo que se refiere al TLCAN, el acuerdo está en total vilo. Representantes de México, Canadá y Estados Unidos aseguran que en julio se retomarán las negociaciones ministeriales, para tratar de concretar un acuerdo en principio a la brevedad posible.

Sin embargo, no hay duda que la guerra arancelaria que abrió Donald Trump el pasado 1 de junio cayó como un balde de agua fría para México y Canadá, quienes reconocieron que esto complicaba la modernización.

Las negociaciones prácticamente están congeladas. Los temas de reglas de origen del sector automotriz, la cláusula sunset o de caducidad, los capítulos de resolución de controversias y el de temporalidad agrícola están en total stand by.

El mercado apuesta a que la modernización se dará hasta 2019, si llega, lo que implica que la nueva administración en México tendrá que entrar en las negociaciones.

En el sector externo, Díaz de León destaca dos factores de incertidumbre: los aumentos en las tasas de interés de EU y la fortaleza del dólar, este ultimo ante la guerra comercial que Trump emprendió con China meses atrás.

En lo que se refiere a las tasas de interés, la Reserva Federal de Estados Unidos, de Jerome Powell, anunció que en 2018 aplicaría hasta cuatro aumentos en sus tasas, cuando dos meses atrás dijo que sólo serían tres. Esta medida hace más atractivo a EU frente a países emergentes como México, generando una posible salida de capitales y, con ello, una mayor depreciación del peso.

Ante este panorama y dados los riesgos que Banxico ve en la inflación, decidió aumentar su tasa de interés de referencia en 25 puntos base, para ubicarla en 7.75 por ciento, un nivel no visto desde enero de 2009, cuando el mundo vivía una de las peores crisis económicas de su historia.

El problema es que el banco central dejó abierta la puerta para más alzas del llamado precio del dinero, lo cual si bien ancla las expectativas inflacionarias de largo plazo y, de paso, le da una ayudadita al peso, encarece el crédito y frena la actividad económica que, de por sí, ya registra una desaceleración.

Lo mejor ante este escenario es ser lo más prudente con el financiamiento, porque eventualmente terminará pagando más a su banco por hacer uso de éste.

Por lo pronto, el próximo domingo son las elecciones, por lo que esta semana será decisiva para el tipo de cambio. Analistas estiman que el dólar interbancario se encarecería hasta 21 pesos, pero podría subir todavía más allá y llegar a 22.20 pesos si hay un conflicto postelectoral, que si bien no es el escenario base del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, de Fernando López Macari, tampoco lo podemos descartar. Nos queda esperar.

En corto

Con fecha del 21 de junio, el Banco de México entregó al Senado de la República el documento que detalla los pormenores del ciberataque que sufrieron cinco instituciones financieras entre abril y mayo, las cuales registraron afectaciones por 300 millones de pesos, de forma preliminar.

En un documento de 29 páginas dirigido al senador Ernesto Cordero, Banxico detalla los antecendentes, el ataque y las medidas que se tomaron tras el hackeo, el cual es considerado como uno de los mayores en la historia moderna.

En él concluye que, de manera presumible, el nivel de cumplimiento de los requerimientos que exige la regulación del SPEI en materia de seguridad informática enfocada a mitigar los riesgos de ciberataques, es heterogéneo entre las instituciones financieras y, en algunos casos, deficiente.

Este tema dará aún de qué hablar. Seguiremos informando.

Twitter: fhernandofranco

Te recomendamos leer

Fernando Franco

Tiempos difíciles para la inversión extranjera

Las expectativas para 2019 en torno a la IED se deterioran, a medida que la incertidumbre crece y la economía se desacelera