Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Corporativos

Amazon celebra Prime Day bajo la sombra de controversias laborales

Prime Day se ha vuelto un día de abusos para los trabajadores de Amazon, acusan varios sindicatos

Publicado

el

Amazon se une a Apple en el club del billón en Wall Street

Llegó Prime Day, la jornada de mega ofertas en Amazon, pero lo que suele ser un par de días de compras a precios bajos se está convirtiendo en un momento para reflexionar sobre el trato que el gigante del comercio electrónico da a sus trabajadores.

Amazon lleva años arrastrando controversias por lo que ha sido descrito como abusos en contra de sus trabajadores: desde horarios excesivamente exigentes, condiciones laborales denigrantes y presiones excepcionales para cumplir con los rapidísimos tiempos de entrega que caracterizan a la compañía.

Prime Day es un día de ofertas en Amazon, lo cual se traduce en flujos de compradores todavía mayores en un corto período de tiempo. Para la compañía y su dueño -Jeff Bezos, el hombre más adinerado del planeta-, esto significa ingresos potencialmente excepcionales; para sus trabajadores, representa una jornada laboral todavía más intensa y nada gratificante.

Varios grupos de defensa de los trabajadores aprovecharon el Prime Day de este año para pronunciarse en contra de las prácticas laborales de la empresa. El sindicato alemán Verdi hizo convocó una huelga de tres días e hizo un llamado a los consumidores a tomar en cuenta las condiciones en las que laboran muchas de las personas empleadas por el gigante de las ventas en línea.

“Los trabajadores en los centros de entrega tienen que lidiar con la oleada de clientes y no obtienen ni un centavo extra por la carga adicional y más intensa de trabajo”, declaró Verdi en un comunicado.

En Estados Unidos, epicentro de las operaciones de Amazon, el Sindicato de Trabajadores de Tiendas Minoristas y Departamentales (RWDSU) también aprovechó la víspera de uno de los días más lucrativos para la compañía para concientizar al público y a los mismos trabajadores.

“Mientras que muchos de los compradores de Amazon anticipan Prime Day cada verano, los trabajadores de Amazon tienen buenas razones para detestarlo”, declaró el sindicato días antes de Prime Day.

La presión continúa acumulándose para la compañía que es la piedra angular en el imperio de Jeff Bezos. Abundan en la prensa denuncias en contra de la compañía por violaciones a los derechos laborales y condiciones de trabajo denigrantes. A la empresa la han acusado de ejercer presiones excepcionales sobre sus trabajadores; de obligarlos a orinar en botellas y defecar en bolsas de plástico; de rastrear y cronometrar cada uno de sus movimientos en las instalaciones y en entregas; de implementar políticas que le bloquean el paso a los trabajadores de sus almacenes para escalar hacia puestos de gerencia, etc.

Todo lo anterior ha resultado en huelgas, protestas y paros en sus instalaciones no sólo de Estados Unidos, sino en otros países. Trabajadores de Amazon se han manifestado tanto en Alemania como en España y en Italia.

En abril, Amazon pasó uno de los mayores sustos de su existencia. Su almacén en la ciudad de Bessemer, Alabama, organizó un voto para determinar si se afiliaba a la RWDSU. La empresa sorteó la sindicalización de sus trabajadores por un amplio margen, pero las presiones siguen.

Te puede interesar: Amazon salió de compras en Hollywood; anuncia adquisición de MGM

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad