Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Columna

Hasta aquí llegaron las alzas Banxico

Publicado

el

Daniela Blancas

El Banco de México decidió subir, una vez más, la tasa de interés de referencia en un cuarto de punto porcentual en su decisión del jueves 22 de junio. Aunque el banco central nunca explicitó que esto era en un ciclo de alzas, las tasas de interés subieron de 3% en 2015 a 7% actualmente. En un inicio, Banxico señalizó que las alzas irían de la mano de los movimientos de la Reserva Federal (el banco central estadounidense), no obstante, la Fed acumula sólo un punto porcentual de alza, mientras que el movimiento de Banxico ha sido cuatro veces más agresivo.

En un principio, las alzas respondieron a la fuerte depreciación de la moneda en 2016 y su posible impacto en la inflación. Actualmente las alzas responden más bien al incremento en los precios que hemos visto con mayor fuerza desde principio de año. Desde 2008, que se utiliza la tasa de referencia como principal instrumento de control de política monetaria en México, este es el segundo ciclo de alzas de tasas y sin duda, el más agresivo. En el primero, las tasas subieron hasta 8.50%, aunque desde un nivel de 7.50%.

Como les platiqué en mi columna anterior, el fin del ciclo de alzas estaba cerca y ahora ha llegado. El instituto central dio señales de que hará una pausa en el proceso de alza, ya que considera que el nivel de interés al 7% es el adecuado para conseguir que la inflación regrese al objetivo de 3%. Considerando que los movimientos en las tasas de interés tienen un efecto rezagado sobre la inflación y la economía, Banxico considera que, de momento, no se requieren más incrementos.

No obstante, la inflación no ha dado grandes señales de estabilizarse y comenzar a bajar. Por el contrario, alcanzó 6.3% anual en la primera quincena de junio, un nivel nuevamente por encima de la expectativa del mercado y el más alto desde 2009. Asimismo, retomando el análisis que les compartí previamente, la proporción de artículos del INPC que crecen por encima del rango de variabilidad de Banxico volvieron a aumentar hasta 76%. Esto refleja que la inflación es más persistente, generalizada y continúa despertando dudas acerca de la existencia de efectos de segundo orden, situación que Banxico insiste en descartar.

Esto le complica el panorama a Banxico. En el comunicado, el instituto central se muestra confiable de que la inflación está cercana a alcanzar su nivel máximo y que cederá con mayor fuerza en 2018. Sin embargo, aún quedan dudas sobre la rapidez del regreso de la inflación. Hasta ahora, el mercado no anticipa más incrementos de tasas y por el contrario, ya comienza a esperar recortes a finales de este año o principios del que sigue. Esta idea ha sido intensificada por los recientes comentarios del Secretario de Hacienda sobre la posibilidad de que las tasas bajen a finales de año o principio del siguiente. Estas declaraciones llamaron la atención de los mercados y la opinión pública por dos razones: la primera porque dio sugerencias de acción de política hacia un organismo autónomo y la segunda, porque es uno de los candidatos potenciales para sustituir a Agustín Carstens, una vez que deje la institución en noviembre.

Para que los recortes de tasas se materialicen habrá que ver primero un fuerte regreso en la inflación y que los riesgos hacia adelante se vislumbren bajos. La idea de bajar tasas está sustentada en que actualmente al 7% las tasas son elevadas y tienden a restringir el crecimiento económico. Por lo tanto, una vez que las presiones inflacionarias subsanen, la política monetaria tendría que pasar a un nivel “neutral”, el cual se estima se ubique alrededor del 6-6.50%. Esto no implica que la política monetaria pase a ser relajada y donde pueda generar que la inflación se vuelva a elevar, sino llevarla a un nivel que no afecte ni precios ni crecimiento. Aun así, recordemos que el único mandato de Banxico está relacionado con la inflación y no con el crecimiento. Las tasas podrán regresar alrededor del 6% el siguiente año; sin embargo, no durante la primera mitad del año, donde tendremos mayor volatilidad del tipo de cambio ante la negociación del TLCAN y las elecciones presidenciales en México.

Publicidad
Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad