Connect with us

Daniela Blancas

Biden-Harris, ¿el posible contrapeso para AMLO?

Con el nuevo gobierno en EU, AMLO tendrá que negociar sobre temas en los que el mandatario no queda bien parado

Published

on

Daniela Blancas

Llevo cuatro años esperando escribir que Donald Trump perdió las elecciones. Después de que en 2016 declaré antes de tiempo el triunfo de Clinton, este año decidí ser más prudente (aunque no en el mismo sentido que López Obrador). Confieso que fui de aquellas personas que se desanimó conforme se dieron los primeros resultados y, al igual que en los mercados financieros, tuve movimientos extremos de ánimo.

Hay muchos ángulos para analizar las elecciones en EUA. Al final hubo más de 73 millones de votos a favor de Donald Trump (79 millones para Biden-Harris) y, aunque a discusión, los demócratas no arrasaron en las elecciones. Después de las protestas sociales de los últimos meses, anticipaba un voto de castigo mucho más fuerte. Como lo comentó Van Jones en CNN en la noche de la elección: “hay una victoria moral y una victoria política y mucha gente discriminada, esperaba ver una victoria moral […] no hubo un voto de repudio ante la dirección de Trump”. Y en efecto, la victoria política llegó para Biden, pero no la moral. No hubo un voto de rechazo a todo lo que Trump representa.

El mandato de Trump deja poco más de la mitad del prometido muro en la frontera con México, la actualización del extinto TLCAN, el encarecimiento de productos importados de China con un acuerdo comercial en “fase 1” (del que no quedan claros aún los beneficios), una menor regulación ambiental, una Corte de Justicia mucho más conservadora, menores impuestos y reglas más estrictas de migración, entre otros. Más preocupante aún, deja abierta la puerta del racismo, del sexismo, del mal trato a los reporteros que no comparten sus ideas, de la agresión, la desacreditación a la ciencia, a la diplomacia y a las instituciones. Y para cerrar, deja cerca de 22,510 declaraciones falsas o confusas en 1,323 días (según The Fact Checker). Y sí, por increíble que parezca, 73 millones de votantes quisieron seguir con ese rumbo.

No sé si Biden y Harris (quien tendrá un rol muy activo) lograrán tener un mandato exitoso, pero lo que sí tengo claro es que el discurso de odio, de mentiras, de rompimiento social y de agresión, terminó. Difiero completamente de aquellos que creen que ambos candidatos eran igualmente malos. Biden y Harris profesan un mayor respeto por el ser humano sin importar raza, educación, religión o ideología, por las estructuras políticas, las instituciones y la diplomacia. Y eso ya hace una gran diferencia.

Uno de los puntos de análisis que más llamó la atención fue el voto latino, el cual históricamente ha estado ligado a los republicanos, en especial en Florida, y esta vez, no fue la excepción. Sin embargo, ahondando en las razones de este voto, descubrí que varias encuestas reflejan que un porcentaje importante de hombres latinos ven a Trump como la persona exitosa, poderosa y al macho que puede decir lo que quiere sin disculparse ni arrepentirse. ¿Es acaso que el machismo sigue tan fuertemente arraigado a la cultura latina que Trump se vuelve un modelo a seguir? Me inclino a pensar que sí y no sólo en la cultura latina. Esto nos hace reflexionar que sobre la importancia de inculcar a las siguientes generaciones una mejor versión del rol masculino del siglo XXI.

Otra de las principales razones del voto a Trump radicó en la aparente fuerza que le dio a la economía, de nuevo la idea del exitoso hombre de negocios manejando un país. En los primeros tres años de Trump (excluyo la pandemia para mejor comparación), la economía en EUA creció 2.5% promedio anual, ligeramente superior al crecimiento de los últimos tres años de Obama (2.3%). En realidad, no fue muy superior en su gestión, sino que mantuvo la inercia que tenía. La recuperación económica será uno de los factores que determine el éxito de la administración de Biden-Harris. 

Para México, la situación será más incómoda. AMLO y Trump trabajaron muy poco juntos, a pesar de que ambos profesan ideas similares: la desacreditación del Covid y la ciencia (uno propuso unas estampitas como protección y el otro sugirió inyectarse desinfectante), la desaprobación de las energías limpias, la estigmatización de periodistas con los que no comulgan ideológicamente y un discurso autoritario de choque y división. De hecho, The Guardian ubicó a AMLO como uno de los líderes de derecha populista que se pueden ver afectados por el triunfo de Trump.

Con este nuevo gobierno AMLO se tendrá que sentar a negociar no sólo sobre migración, sino sobre seguridad, inversión, cambio climático, salud, diplomacia, infraestructura, lucha contra el narcotráfico, entre otras. En ninguno de estos temas queda AMLO bien parado. Es posible que Biden represente el necesario contrapeso y ofrezca situaciones menos cómodas. Ante esto, es claro que AMLO no haya querido felicitar a Biden, estrategia que, sin importar de dónde venga, me resulta irracional y miope.

 

POR Daniela Blancas

Sígueme en Twitter: @danielovab

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas las opiniones aquí expresadas son a título personal y no representan la visión de Citibanamex ni de ninguna otra Institución.

Fortuna y Poder

Marco Mares
La revolución digital de las inversiones, el trading social.
Mensaje de Presidencia José Medina Mora
 ÚltimoVariaciónVar. %
IPC46,458.02565.741.23
FTSE BIVA952.6510.711.14
DJ30,814.26-177.26-0.57
NDQ12,998.50-114.14-0.87
S&P 5003,768.25-27.29-0.72
MezclaUSD 51.05
CompraVenta
Dólar$19.07$20.19
Euro$23.78$23.79
Centenario$25,000.00$45,000.00