martes , octubre 15 2019
Home / Daniela Blancas / Divergencia en mercados financieros en 2019

Divergencia en mercados financieros en 2019

Es altamente probable seguir viendo comportamientos erráticos y divergentes entre los diversos activos

Daniela Blancas

En lo que va del año, los mercados financieros globales han pasado por cambios relevantes. Los tres factores que más han influenciado esta volatilidad y direccionalidad han sido las disputas comerciales entre China y EUA, la expectativa de una dinámica económica menos optimista y el primer recorte de tasas de la Reserva Federal en siete años.

Los mercados accionarios globales, aunque han tenido fluctuaciones altas, acumulan ganancias de doble dígito en lo que va del año. El S&P500 gana 17%, el NASDAQ 20% (ambos marcando máximos históricos), el Euro Stoxx 50 14% y el DAX en Alemania 12%, por nombrar algunos. Los sectores más beneficiados en el año han sido los de tecnología, el inmobiliario y el consumo discrecional, los tres con ganancias de más de 20%. Por su parte, el sector energético ha sido el único con pérdidas en el año, aunque muy moderadas de 0.4%.

En contraste, los mercados accionarios emergentes han tenido movimientos mixtos con el índice de MSCI al borrar todas las ganancias que alcanzaron en su nivel máximo en abril y opera casi sin cambio con respecto al inicio del año. Este comportamiento ha sido más afectado por la incertidumbre alrededor de la guerra comercial con China y un crecimiento económico menos benéfico.

Por su parte, las tasas de interés han tenido fuertes caídas, influenciadas por políticas monetarias más relajadas (menores tasas). En EUA, la tasa del Tesoro a 10 años ha caído más de 100 puntos base (pb) en el año, a su nivel más bajo desde 2016, mientras que las tasas a corto plazo – siguiendo el primer recorte de la Fed – bajan 95pb a mínimos de dos años. Este movimiento ha creado una inversión en la curva estadounidense, donde las tasas largas son más bajas que las cortas. Como he comentado en otras columnas, en gran parte de las ocasiones, este movimiento anticipa una recesión económica por materializarse en promedio 12 meses después de la inversión. A diferencia de los mercados accionarios, el fenómeno de la baja de tasas ha sido mucho más generalizado a lo largo de economías emergentes tanto en la parte corta como larga.

Dentro de las economías avanzadas, EUA ha sido la economía que mejor desempeño ha tenido y a pesar del recorte de tasas, el dólar ha sido la moneda favorita este año. Consecuentemente, las monedas emergentes han tenido rendimientos negativos. Excluyendo la disruptiva moneda argentina, la lira turca, el won coreano y el real brasileño han sido las grandes perdedoras (8% promedio) en 2019..

Los commodities han tenido un año positivo, en su mayoría. El petróleo WTI ha subido 25% y el Brent 13%. Dado varios episodios de riesgo, el oro, usado como refugio recupera casi 20% en ocho meses.

En México, aparte de los factores globales que influyen en el sentimiento, el componente idiosincrático local ha jugado un rol relevante en el comportamiento del mercado. Con el reciente anuncio del acuerdo entre el gobierno y las empresas relacionadas con los gasoductos, el sentimiento hacia el mercado accionario local ha mejorado notoriamente y borra las pérdidas que se acercaron a 11% en su punto más bajo hace escasas semanas. De momento, el índice opera con una marginal ganancia de menos de 1% en lo que va del año (caída de 2% en dólares). A raíz del primer recorte de Banxico, el peso ha buscado un nivel de equilibrio más depreciado, regresando a operar por encima de los 20 pesos, por primera vez desde diciembre pasado. No obstante, la moneda se ubica muy cercana a la caída promedio de sus pares emergentes. Las tasas han seguido el fenómeno global de bajas generalizadas, inclusive en México, la curva también está invertida. La tasa a 2 años acumula una baja de 125pb (7.25%) y la de 10 años una caída de 163pb (7.0%).

Los mercados globales seguirán debatiéndose entre la Fed, la guerra comercial y el ritmo de desaceleración económica, por lo que es altamente probable seguir viendo comportamientos erráticos y divergentes entre los diversos activos. Aunado a esto, para México influirán las políticas de la actual administración, la presentación del Paquete Económico a principio de septiembre y su correspondiente compromiso con la salud de las finanzas públicas y la rapidez del ciclo de Banxico. De volver a tener tensiones entre el sector empresarial y el gobierno, se ve difícil que la bolsa presente un repunte relevante, mientras que el peso seguirá buscando un equilibrio más débil.

Daniela Blancas

Te recomendamos leer

Daniela Blancas

Las tensiones geopolíticas como el mayor riesgo hacia el cierre del año

La resolución de los conflictos no está totalmente incorporada en los mercados financieros, por lo tanto, la volatilidad se mantendrá alta conforme se desenvuelvan