sábado , abril 20 2019
Home / Daniela Blancas / El reto perpetuo de PEMEX, ¿AMLO tiene la solución?

El reto perpetuo de PEMEX, ¿AMLO tiene la solución?

Uno de los principales riesgos de la administración Amlista se materializó esta semana...

Daniela Blancas

Uno de los principales riesgos de la administración Amlista se materializó esta semana. Un día después de que el gobierno anunciara el programa de apoyo a PEMEX y algunas semanas después de una visita a inversionistas a NY, Fitch Raitings recortó dos escalones la calificación crediticia de PEMEX a ‘BBB-’, manteniendo el panorama ‘negativo’. Esta calificación está sólo a un escalón de perder el grado de inversión. Fitch justifica el movimiento por el “continuo deterioro crediticio ante la generación negativa de flujo de fondos libre y la subinversión en exploración y producción”. En otras palabras, la constante salida de flujos hacia el gobierno federal, aunada a la baja inversión e ineficiencia, dio pie a la menor calificación.

Dado que era ampliamente conocida la posición de AMLO frente al sector energético y la importancia dentro de su agenda política, los mercados ya esperaban un posible recorte, inclusive los bonos de PEMEX ya reflejaban mayores riesgos. Ante este escenario, los mercados presentaron reacciones moderadas tras el anuncio de Fitch. El peso retrocedió 0.7% en un día donde la mayoría de las monedas ganaron frente al dólar. Las tasas de interés, en especial las de largo plazo subieron 15 puntos base (pb) y el riesgo de los bonos de PEMEX (medido como el diferencial entre las tasas de largo plazo en dólares de PEMEX y los bonos del gobierno federal) subió 40pb en los últimos cuatro días, aún por debajo de sus máximos.

¿Cómo impacta esto a la calificación crediticia del país? México tiene calificación ‘BBB+’ con perspectiva ‘estable’ por parte de S&P y ‘negativa’ por Fitch, mientras que Moody’s tiene una calificación más alta en ‘A3’ con perspectiva ‘estable’. Analizando un símil del riesgo país (CDS a 5 años), México ya opera en niveles cercanos o por encima de países con calificaciones dos escalones más bajo (mayor riesgo) como Colombia, Indonesia e India. Esto sugiere que el mercado ya está anticipando también un recorte en la calificación del soberano. No obstante, es posible que, de venir un ajuste, éste venga hacia finales de año o hasta 2020, cuando las calificadoras tengan más información sobre la disciplina fiscal que el gobierno logre. Es importante destacar que cualquier administración tarda en ejecutar el gasto en su primer año de gobierno dada la inexperiencia y la curva de aprendizaje de los actores políticos, algo todavía más pronunciado en esta administración, lo que dará espacio a las calificadoras antes de tomar alguna acción.

La posición de AMLO sobre el sector energético ha sido muy clara desde el principio: está en contra de la reforma energética y a favor de un estado más intervencionista con menos órganos autónomos. Si bien es cierto, los problemas de PEMEX no son causados por la actual administración ni por la pasada, sino por varias atrás. Sin embargo, Fitch claramente reconoce que el gobierno corporativo de la empresa se está debilitando por la modificación a la ley de PEMEX que propone Morena y podría ser procesada en este periodo ordinario del Legislativo. El objetivo es tener mayor control en las decisiones de la empresa. Por ejemplo, en lugar de que los nombramientos de la dirección (no la del director general) sean designados por el consejo independiente, se propone que sean electos por la misma administración. Esto debilita la “independencia” de la compañía, merma la confianza de inversionistas y opaca la transparencia en la toma de decisiones. Y esto sí será responsabilidad de la administración Amlista.

El gobierno tiene diversas opciones para evitar un deterioro mayor en PEMEX como: hacer explícita la garantía del gobierno sobre la deuda (parcial o total), inyectar capital, recortar gastos, hacer más eficiente la estructura laboral, entre otros. Posiblemente una combinación de lo anterior, sea lo más prudente para evitar un escenario más negativo. Lo que decida hacer el gobierno con PEMEX y el sector energético será fundamental para la perspectiva de mediano plazo, tanto para la empresa como para el país. De no tener una clara estrategia (algo a lo que hace alusión Fitch en su comunicado), que promueva la inversión y sanee las métricas financieras de la empresa, toda inyección de capital será desperdiciada y la situación de PEMEX seguirá siendo insostenible.

Daniela Blancas

 

About Daniela Blancas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.