sábado , abril 20 2019
Home / Daniela Blancas / Los retos de 2019

Los retos de 2019

Si creímos que nos enfrentábamos a un año complicado en 2018, la lista de retos que los mercados financieros atravesarán este año es mayor.

Daniela Blancas

Si creímos que nos enfrentábamos a un año complicado en 2018, la lista de retos que los mercados financieros atravesarán este año es mayor. Es complejo anticipar con exactitud el tiempo en el que los mercados comenzarán a incorporar y reaccionar a estos eventos y, más aún, prever el resultado de los mismos. El grupo de análisis político Eurasia considera que la probabilidad de que ocurran eventos extremos que generen una catástrofe en el mundo en 2019, es la más elevada desde la fundación del grupo en 1998. No es para menos. El mundo atraviesa por una crisis de identidad política, con líderes que ofrecen mensajes extremos, raciales, de confrontación, populistas y de división. Nos encontramos en el límite constante de una guerra comercial entre las dos potencias más grandes del mundo, la separación (o no) de Reino Unido de la Unión Europea, ataques cibernéticos, una mayor expansión de grupos terroristas, entre otros. También, la crisis humanitaria de mayor marginación y los problemas de migración se han intensificado en todo el mundo.

Por su parte, las perspectivas de crecimiento global se han reducido de 3.4% a 3.0% en los últimos meses. Esto proviene de diversos factores que, al combinarse, podrían desatar nuevamente una crisis. De acentuarse la guerra comercial entre China y EUA – el nombrado mayor riesgo de 2019 – generaría una desaceleración global, donde los países y las empresas más dependientes al comercio serían las más vulnerables. Además, se anticipa que la economía estadounidense, la cual acumula uno de sus ciclos expansivos más longevos de su historia, comience a desacelerarse hacia finales de año. No obstante, se espera que, de venir un ajuste, éste se produciría con más fuerza en 2020. Existen otras señales que comienzan a vaticinar un crecimiento más moderado, por ejemplo: i) el diferencial de las tasas de corto y largo plazo en EUA se ha reducido (e inclusive se ha invertido en algunos plazos), lo que suele asociar a una desaceleración en la actividad en el mediano plazo; ii) en la última encuesta del WSJ, los economistas consideran que la probabilidad de que haya una recesión el siguiente año es de 25%, el nivel más alto desde octubre de 2011; iii) el fuerte ajuste a la baja en las utilidades esperadas y en el margen de operación de las compañías del S&P500 y, por tanto, el correspondiente ajuste accionario a finales de 2018.

Asimismo, y sin profundizar demasiado, la continuación del alza de tasas por parte de la Fed, una crisis en la zona euro, la caída de los precios del petróleo, el alto endeudamiento de algunas economías y empresas, entre otras, se suman a la lista de riesgos económicos y geopolíticos actuales.

Bajo este contexto, la vulnerabilidad o fortaleza de las economías emergentes será fundamental para hacer frente al nuevo episodio de volatilidad. El fortalecimiento institucional, la responsabilidad hacendaria, el posicionamiento sólido de las reservas internacionales, los niveles controlados de inflación y de bajo endeudamiento recobran importancia para hacer frente a condiciones financieras más restrictivas. ¿Dónde está México?

Por un lado, la economía se mantiene creciendo a un ritmo razonablemente sólido, la inflación se ha ido desacelerando (aunque a un ritmo lento), los niveles de deuda con respecto al PIB han disminuido y el nivel de reservas internacionales se mantiene adecuado. No obstante, la incertidumbre y ambigüedad alrededor de las políticas de la nueva administración sitúa a México en una posición más endeble para hacer frente a los riesgos globales. Con la cancelación del aeropuerto, el recorte presupuestario a órganos autónomos, la estrategia difusa sobre proyectos de inversión, las propuestas sobre mayor control hacia ciertos órganos de gobierno y sectores productivos y un estado más paternalista, debilitan el marco institucional. Existen otras economías emergentes que, aunque también conllevan riesgos, ofrecen mayor certidumbre a los inversionistas, lo que da mayores ventajas frente a México. Por lo tanto, los activos financieros mexicanos no sólo enfrentan los riesgos globales sino también un escenario interno menos favorable, que podría traer mayores problemas para la actual e inexperta administración de López Obrador.

Daniela Blancas

About Daniela Blancas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.