miércoles , noviembre 13 2019
Home / Daniela Blancas / Menor inflación, no implica mayor consumo

Menor inflación, no implica mayor consumo

El nivel de inflación podría llevar a pensar que el consumo se puede reactivar proximamente, pero hay pocas razones para mantener este optimismo.

Daniela Blancas

Por segundo mes consecutivo, la inflación general se ubicó en 3% anual en octubre, niveles mínimos no vistos en tres años. El componente no subyacente (el más volátil) es el principal responsable para esta menor inflación, mientras que la inflación subyacente, la más importante para la política de Banxico, se mantiene estancada en niveles más altos. De manera muy generalizada, esta desaceleración en los precios podría llevarnos a concluir (erróneamente) que el consumo se puede reactivar en los siguientes meses. Sin embargo, analizando a mayor detalle veo pocas razones para mantener este optimismo hacia el cierre del año.

La importancia radica en analizar los datos correctos de la inflación. Por ejemplo, en lo que va del año, la inflación general bajó 1.34 puntos porcentuales (pp) y la no subyacente cayó 5.8pp. Inversamente, la subyacente subió menos de 1pp.

Al analizar los componentes de la inflación subyacente, los precios de las mercancías crecen por encima de los niveles de inflación general con tasas promedio de 3.76% (vs 3% de la general), – inclusive en el año ha subido moderadamente. De igual manera, la inflación de servicios se ubica en promedio en 3.66% en el año. La primera razón que suele explicar esta persistencia, es el movimiento del tipo de cambio sobre los precios. Sin embargo, este año la volatilidad del peso ha caído a casi a la mitad y la moneda se fortalece 3% hasta ahora, por lo que este no ha sido un factor a juego. A diferencia, el incremento en el salario mínimo que el gobierno implementó a principio de año y el propio impacto en las estructuras salariales de la economía, parece explicar en mayor medida esta persistencia de los precios. La evidencia apunta a que el alza de los salarios ha ayudado poco al consumo y, por el contrario, ha puesto cierta resistencia a que los precios bajen más.

Asimismo, desde un ángulo más corporativo y utilizando los reportes trimestrales de empresas de consumo, la gran mayoría presentó cifras sólidas, lo que resulta contra intuitivo con la desaceleración del consumo. Sin embargo, al interior de la recuperación de las ventas de varias empresas, se observó un repunte en precio y no en volumen, lo que va en línea con el movimiento de la inflación en mercancías y con un consumo castigado.

Todo esto señala a una recuperación del consumo muy limitada hacia el cierre del año. Tanto la temporada de descuentos como un posible mayor gasto del gobierno, ayudarán a revivir el consumo moderadamente; sin embargo, estos efectos no cambiarán la tendencia hacia inicios del 2020. Las estimaciones de crecimiento del PIB para este año siguen estando muy deprimidas. En la última encuesta Citibanamex las expectativas se revisaron de 0.3% de crecimiento a 0.1% y para el siguiente año bajaron sólo 0.1pp a 1.2%. A mi parecer estas expectativas siguen estando optimistas y volveremos a ver una ola de revisiones a la baja conforme comienza el siguiente año.

Daniela Blancas

Te recomendamos leer

Daniela Blancas

La voz de la sociedad

El Estado necesita ser consciente de que manifestaciones no se mitigan con enfrentamientos, sino con políticas que suavicen los impactos económico