viernes , agosto 23 2019
Home / Daniela Blancas / ¿Se avecina una tormenta en los mercados?

¿Se avecina una tormenta en los mercados?

Disfrutan de un buen inicio de año pese al nerviosismo por guerras comerciales, sin embargo, varias señales desvelan cautela hacia los siguientes meses

Daniela Blancas

Los mercados financieros disfrutan de un buen inicio de año en medio del nerviosismo sobre las guerras comerciales, la incertidumbre de Brexit y el desempeño económico. Sin embargo, hay varias señales que desvelan cautela hacia los siguientes meses. En las últimas semanas, los mercados han puesto particular atención a la inversión de la curva de rendimientos en EUA. Actualmente la curva estadounidense tiene una pendiente negativa (estructuralmente tiene que ser positiva), es decir, las tasas a 3 meses y 2 años son mayores o casi iguales que las tasas de mayor plazo como la de 5, 7 y 10 años. En otras palabras, el mercado tiene distorsiones que usualmente anticipan recesiones económicas, como sucedió en 2007, previo a la Gran Recesión, y en el 2000, previo a la crisis de 2001.

Una de las razones de este movimiento ha sido el cambio de perspectiva de la Reserva Federal (Fed) en EUA. En diciembre pasado, la Fed subió por novena vez la tasa de interés de referencia hasta su máximo en 11 años a 2.50%, con la finalidad de normalizar tasas y evitar un sobrecalentamiento de la economía. Asimismo, la expectativa en ese momento era que la Fed subiría tasas al menos dos veces más en 2019. No obstante, para su decisión de marzo, todo cambió. Ahora esperan un menor crecimiento (2.1% anual para 2019 desde 2.3%), mayor desempleo y ningún alza de tasas en lo que resta del año. De hecho, los mercados se han posicionado para recortes en los siguientes meses y dan una probabilidad de 50% para que el recorte se materialice dentro de los próximos seis meses.

Los datos económicos en el primer trimestre del año han estado por debajo de los estimados del mercado, lo que alimenta la idea de que EUA se acerca a una recesión económica. El indicador de sorpresas económicas de Citi (CESI), el cual mide la diferencia entre las expectativas del mercado y el dato real de diferentes variables económicas, está en mínimos de casi dos años. Aunado a lo anterior, la crisis comercial entre China y EUA, la duración de la actual recuperación económica (una de las más largas en la historia estadounidense) y la resolución de Brexit se suman a los factores que exacerban la incertidumbre sobre la dinámica económica en el futuro.

A pesar de este panorama, los mercados, en particular los accionarios, se mantienen optimistas. El S&P500 recupera todas las pérdidas observadas en el último trimestre del año pasado y está a poco menos de 2% de alcanzar sus máximos históricos. También, el índice de volatilidad (VIX) disminuyó fuertemente en lo que va del año, de 35 a 13 puntos. Si bien, la desaceleración parece cercana, no lo es como para que los mercados comenzaran una tendencia bajista (bear market). De hecho, tomando en cuenta las ocasiones anteriores en donde la curva se invirtió y la Fed se tornó más pesimista, los mercados subieron unos meses más antes de ajustarse a la baja (y de manera agresiva). Así, Wall Street aún parece tener espacio para subir moderadamente y marcar sus niveles máximos alrededor de mediados de año, antes de presentar una reversión y comenzar a caer.

Resulta difícil hacer una comparación para el caso de México, dado que los factores locales pesan sobre los inversionistas de manera relevante: baja confianza sobre planes de inversión, políticas de la actual administración que atentan contra el marco institucional y sobre algunos sectores económicos e incertidumbre sobre la posibilidad de crecer a tasas cercanas a 2%. Aunque el principal índice de la bolsa mexicana ha conseguido recuperar las pérdidas de finales de 2018, todavía se ubica cerca de 14% por debajo de los niveles máximos del año pasado. El mercado local atraviesa por un momento de apatía y cautela, esperando un catalizador para el siguiente movimiento. Y dado que el escenario global es optimista sólo en el corto plazo, el mercado local se vuelve altamente vulnerable hacia el siguiente trimestre del año.

Daniela Blancas

Te recomendamos leer

Daniela Blancas

¿Banxico empieza un ciclo de recortes?

La credibilidad y herramientas de comunicación de toda la Junta de Gobierno será clave en la segunda mitad del año