Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

AMLO insistirá en fortalecer a CFE, porque la reforma eléctrica fue la de más calado

El gobierno perdió la mayoría calificada en el Congreso, pero el sector privado no puede confiar en que “se suavisará” la política energética

Publicado

el

Conferencia sobre política energética / CFE

Después de las elecciones, en las que el partido gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) perdió la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, comienzan a vislumbrarse algunas señales en el sentido de que el gobierno federal “será más amable” con la inversión privada en los tres años que restan del sexenio; sin embargo, las empresas del sector energético no pueden confiarse.

“Hay señales que nos dicen que la segunda etapa del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador será más amable con la inversión, pero no nos garantiza nada. Hay que buscar, desde la sociedad civil y desde el sector privado, una forma de presionar a los legisladores para cambiar la narrativa” adversa hacia las empresas, aseguró Alejandra López Martínez, directora de Estrategia y mensaje en La Agencia, empresa de comunicación.

Si bien López Obrador se reunió con los líderes de las empresas más grandes del país, a quienes les dijo que no iba a haber aumento de impuestos y que iba a reactivarse la inversión en infraestructura, también ha dicho que impulsará tres reformas constitucionales en lo que resta de su mandato, relativas al fortalecimiento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), garantizar la independencia del Instituto Nacional Electoral (INE) y la incorporación de la Guardia Nacional en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Si algo ha dejado en claro el presidente López Obrador es la firmeza en sus convicciones, porque lo que dice, lo mantiene, incluso sus errores, así que él seguirá impulsando sus iniciativas”, comentó Alejandra López, al agregar que el mandatario conservará su estilo “presidencialista” de ejercer control sobre la bancada de su partido –Morena— en el Congreso de la Unión, actitud que ha sido correspondida con la “disciplina” del partido.

La especialista hizo estos comentarios en la videoconferencia “Panorama del sector energético tras las elecciones del 6 de junio”, en la que también participaron como ponente Andrea Arias, gerente de Desarrollo de Negocio de Schneider Electric, y como coordinador de la mesa, Arturo Carranza, consultor independiente del sector energético.

A la pregunta de por qué el presidente López Obrador insiste en promover una reforma constitucional en materia de energía eléctrica y no en materia de hidrocarburos, Andrea Arias respondió que la reforma energética del sexenio pasado “no fue tan agresiva como originalmente se había planteado”, de modo que “salvo las rondas petroleras” y el interés que tiene la presente administración en combatir al robo de combustible o “huachicoleo”, “la reforma energética no le afecta en sus objetivos” al gobierno federal.

En opinión de esta experta, en los años pasados, “lució mucho la reforma energética en materia de hidrocarburos, pero la verdad es que en materia de electricidad, la reforma fue de un calado mucho mayor”.

Andrea Arias expuso que la apertura de la industria eléctrica al sector privado permitió la participación de empresas particulares en la generación y la comercialización de electricidad, lo cual facilitó a la gran industria o consumidor calificado adquirir energía eléctrica a precios más competitivos con los proveedores privados que con CFE.

“Esta fue una reforma realmente importante y de gran calado que es la que más se va a intentar modificar”, añadió la especialista.

Los tres participantes de la videoconferencia coincidieron en que, si bien la reforma energética impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto “no era perfecta”, tuvo el mérito de insertar a México en las tendencias mundiales que caminan hacia el desarrollo de las energías renovables; sin embargo, destacaron que tuvo una falla de “no saber comunicar los beneficios a la población”.

Alejandra López consideró que el sexenio pasado falló al explicar la reforma con conceptos técnicos, inentendibles para las mayorías, por lo cual se conformó una “percepción elitista” de la reforma, que hacía pensar que los beneficios solo llegarían a unos pocos.

Te puede interesar: AMLO promoverá otra reforma eléctrica; se enfocará en CFE y será constitucional

En cambio, Andrea Arias reconoció que la política energética de López Obrador ha tenido un acierto en sus mecanismos de comunicación hacia la población abierta. “La comunicación del gobierno es eficaz y asertiva, lo que quiere comunicar lo hace y, para la audiencia que recibe ese mensaje, lo recibe, lo recuerda y lo reproduce”.

La actual administración ha sabido aprovechar a su favor “la creencia de que somos un país petrolero y que dependemos de empresas paraestatales –Pemex y CFE—, que se ven como símbolos de identidad nacional, lo cual es difícil de combatir cuando se dice que no apoyar a estas empresas es atentar contra la identidad nacional”, concluyó la experta.

GC

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad