Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

Aumento al salario mínimo elevará 1.3% los costos laborales de empresas: Conasami

Las pyme en particular tendrán un impacto de 3%; no se esperan efectos negativos en el empleo

Publicado

el

Luis Felipe Munguía Corella / Conasami

El aumento de 22% al salario mínimo que regirá en 2022 tendrá un impacto acotado para la economía, ya que los costos laborales de las empresas aumentarán 1.3% en promedio en el país, por lo que tampoco se esperan presiones inflacionarias ni un efecto en los niveles de empleo, aseguró la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami).

Asimismo, el aumento al salario mínimo general del país y el salario mínimo general de la frontera norte solo está enfocado específicamente en los trabajadores que ganan sueldos equivalentes al salario mínimo, en aras de reducir las brechas salariales entre la planta laboral del país, de modo que las empresas “no están obligadas a pagar un aumento de 22% a sus trabajadores con sueldos mayores al mínimo”, aseguró Luis Felipe Munguía Corella, presidente de la Conasami.

En una videoconferencia para explicar el anuncio que se dio a conocer este miércoles sobre los salarios mínimos generales y profesionales que regirán en 2022, el funcionario explicó que la fórmula que han utilizado la Conasami y el Consejo de Representantes obreros y empresariales que la conforman consiste en otorgar al salario mínimo un ajuste en términos porcentuales más un Monto Independiente de Recuperación (MIR).

En la negociación para 2022, el ajuste fue de 9% más un MIR de 25.45 pesos para el salario mínimo de la frontera norte y de 16.90 pesos para el salario mínimo del resto del país. La variación de 9% consideró la inflación actual, de 7%, más dos puntos porcentuales adicionales.

Con base en este método, el salario mínimo general será de 172.87 pesos diarios y el salario mínimo de la frontera norte se ubicará en 260.34 pesos.

“Lo más adecuado es incrementar el salario con un piso de al menos la inflación actual, más uno o dos puntos porcentuales, así no se pierde el poder adquisitivo”, recomendó Munguía Corella, sobre los aumentos que pueden considerarse en el resto del sistema de salarios del país, tales como los sueldos contractuales y los sueldos manufactureros.

En su balance sobre la reciente negociación, que tardó poco más de una semana, el funcionario insistió en que el salario mínimo de México acumula un rezago histórico que es pertinente recuperar, además de que el mercado laboral “no es muy competitivo” ya que existe un abundante fuerza de trabajo disponible y una menor cantidad de puestos de trabajo en oferta.

De modo que otorgar un trato preferente a los salarios mínimos, como se ha hecho en la presente administración, no causa presiones inflacionarias, incluso hoy día que la inflación está en 7%.

Te puede interesar: Celebra AMLO consenso para aumento del salario mínimo en 2022

A partir del 1 de enero, cuando entrarán en vigor los nuevos salarios mínimos generales y profesionales, Conasami ha calculado que las empresas en general verán que sus costos laborales aumentarán 1.3%, aunque en la zona de la frontera norte –donde el monto del salario mínimo es mayor— el impacto será de 2.1%.

Sin embargo, Luis Felipe Munguía matizó que en la franja norte ese ajuste en los costos laborales se verá compensado con el beneficio fiscal que tienen las personas morales y físicas en aquella región del país, ya que pagan menos tasas de Impuesto Sobre la Renta (ISR) e Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Asimismo, las pequeñas y medianas empresas (pyme) presentarán un incremento de 3% en sus costos laborales, frente al 0.3% esperado en las grandes compañías con más 1,000 trabajadores. Lo anterior, porque las pyme concentran a la mayoría de los trabajadores formales del país que perciben uno o hasta dos salarios mínimos.

Munguía Corella también descartó que el incremento al salario mínimo tenga alguna implicación negativa para el empleo, al comentar que actualmente se han recuperado 993,855 empleos formales –con base en los registros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)— respecto al cierre del año pasado, además de que la cantidad de asalariados cotizantes al Instituto ha superado en 154,000 personas los niveles de antes de la pandemia del Covid-19.

Al presente, el presidente de la Consami estima que los salarios mínimos generales y profesionales del país han recuperado 72.9% de su poder de compra, respecto a su pico máximo de 1976, lo que implica que al presente estos salarios tienen el mismo poder adquisitivo que tenían en 1984.

GC

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad