Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

Distanciamiento de CFE hacia energías renovables podría afectar calificación: Moody’s

La falta de una política clara de México en este tema implicaría un menor acceso al mercado de deuda

Publicado

el

Valor agregado de empresas públicas se contrajo 2.7% en 2018, cambio climático

Moody’s advirtió que el distanciamiento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) hacia las energías renovables podría no tener implicaciones crediticias en el corto plazo, sin embargo, sí podría afectar su calificación—Baa1 negativa— en el largo plazo.

En un reporte, la agencia abundó que por ahora, la nota de la empresa productiva del Estado no sería afectada por el desinterés hacia la energía limpia, pues en su plan de negocio sólo toma en cuenta las plantas de generación de ciclo combinado y el mantenimiento de algunas hidroeléctricas.

No obstante, “sí podría haber riesgos en los próximos tres a cinco años”, pues “las políticas internacionales sobre carbono, incluyendo objetivos de energía limpia, probablemente requerirán inversiones adicionales, lo que podría dar lugar a un mayor apalancamiento, un factor crediticio negativo”.

“Las cuestiones ambientales son cada vez más importantes para los acreedores, por lo que la falta de una política clara de México y la CFE hacia las energías renovables y la reducción de emisiones de carbono implicaría un menor acceso al mercado de deuda.

“Además, consideramos que la CFE enfrenta riesgos derivados de residuos y contaminación relacionados con la generación de energía nuclear, o a través de carbón y combustóleo”, indicó la calificadora.

Cabe mencionar que, en su Plan de Negocios, la Comisión tiene previsto construir seis plantas de generación eléctrica alimentadas con gas natural (ciclo combinado), lo que agregará alrededor de 4.3 GW de capacidad al sistema.

De acuerdo con Moody’s, a diciembre de 2020, más de 60% de la generación dependía del gas natural, y estas nuevas plantas aumentarán aún más la dependencia de la compañía de las importaciones de gas natural.

A lo anterior se añade la falta de almacenamiento de gas natural en México, lo que “plantea un riesgo continuo” para la estrategia, dado que las reservas existentes de gas natural del país equivalen a menos de tres días de suministro.

“En nuestra opinión, esta estrategia no reducirá la exposición de la CFE a la volatilidad de los precios del gas natural y a eventos ambientales o sociales, como el estado de emergencia meteorológica en Texas”, indicó la agencia.

Por otro lado, la calificadora destacó que el plan de la empresa estatal para la transición del país a energías limpias implica modernizar ocho plantas de generación hidroeléctrica para añadir una capacidad de generación de 530 MW para 2025 y reducir las emisiones de CO2 en un 42% (de 530 g/kWh a 308 g/ kWh para 2024).

Sin embargo, advierte que “este plan está en riesgo a causa de sequías y podría implicar mayores costos para la CFE”.

“Dado que la escasez de agua limita la capacidad de generación de energía hidroeléctrica, este déficit deberá compensarse mediante otras fuentes de energía.

“Debido a la falta de generación de otras fuentes de energía renovable diferentes a la hidroeléctrica, las opciones disponibles para la CFE incluyen fuentes de combustible de mayor costo, como el diésel o combustóleo. Esto no sólo aumentará los costos de la electricidad, sino que también obstaculizará el objetivo de México de generar el 35% de la electricidad a partir de fuentes renovables para 2024”.

er

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad